Tensión en la cárcel

Refuerzan la seguridad en el Penal del Chimbas por malestar de los presos tras las restricciones

Los reos están disconformes por la prohibición de las visitas y las salidas transitorias. Ya hubo dos motines en Santa Fe que dejaron cinco muertos.
miércoles, 25 de marzo de 2020 · 22:29

La prohibición total de las visitas y las salidas transitorias, enrareció el clima dentro del penal de Chimbas. Los presos hicieron saber su malestar y esto puso en alerta a los guardiacárceles, que reforzaron las guardias por temor a que se produzcan motines como los ocurridos el martes último en dos cárceles santafesinas que dejaron el saldo de cinco muertos.

Fue imposible obtener la palabra Javier Figuerola, el director del Servicio Penitenciario Provincial, pero fuentes oficiales informaron que tomaron medidas para contener posibles motines. Reforzaron con más hombres la guardia permanente del GOT (Grupo de Operaciones Tácticas), el encargado de actuar en caso de revueltas. También recargaron al resto del personal penitenciario y se cambió los horarios de trabajo con el fin de contar con más uniformados en las guardias. Fue así que pasaron de cumplir turnos de 12 horas de guardia por 36 de descanso a turnos de 24 horas de guardia por 24 horas de descanso, explicaron las fuentes.

Carlos Munisaga, el Secretario de Seguridad, confirmó la versión. “estamos trabajando junto al personal penitenciario y a toda la dirección para mantener las condiciones de seguridad y de orden en el penal. Se dispuso estas medidas no solo para garantizar la seguridad, como lo están haciendo todas las fuerzas en todo el territorio provincial, sino también para que el virus no circule dentro del penal, para que tengamos las mejores condiciones y no detectemos ningún caso sospechoso entre los internos”, aseguró el funcionario.

El clima dentro de los pabellones del penal de Chimbas no es el mejor. Ya había intranquilidad  con la reducción de visitas, la primera medida que dictó el Gobierno provincial el pasado 17 de este mes en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus. Esta situación se pronunció el fin de semana último con lo dispuesto por el juez Ramón Alberto Caballero,  a cargo del Primer Juzgado Correccional y quien hasta esa fecha estuvo provisoriamente al frente del Juzgado de Ejecución del Penal.

A partir de que el Gobierno Nacional decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, el Poder Judicial extremó las medidas. Así fue que el juez Caballero ordenó oficialmente la prohibición de salitas transitorias para los presos que gozaban de ese beneficio y restringió de toda las visitas. Es decir, ya no entra ningún familiar a ver a los internos.

Esto último no cayó bien en la población carcelaria ni a sus familiares, que mostraron su malestar a los guardiacárceles. Y la tensión puede ir creciendo a medida que pasen los días. Los jefes penitenciarios no pasan por alto esto, fue así que redoblaron las guardias y reforzaron la seguridad en toda la cárcel ante el temor de alguna revuelta o motín.

El antecedente más próximo es lo que sucedió en Santa Fe. Este martes, los internos de las cárceles de Coronda y Las Flores se levantaron en protesta por la situación de hacinamiento y en reclamo de medidas de prevención contra el coronavirus. Esos motines dejaron el trágico saldo de cinco muertos y decenas de heridas. También hubo revueltas en los penales de Florencio Varela y Batán, en Buenos Aires, donde solo hubo heridos leves.

Comentarios