Caso Aisha

El testigo que conocía el movimiento de los presuntos secuestradores con el que nadie habló

Ernesto Córdoba es la única persona que conocía la rutina de las personas que tenían a Aisha de manera ilegal. El mismo vio a la niña en más de una oportunidad y contó detalles que ni siquiera conoce la policía
miércoles, 19 de febrero de 2020 · 07:06

Tiempo de San Juan pudo conocer de manera exclusiva la palabra de uno de las personas que conocía todos los movimientos de Roxana Teresa Varela (44) y de Rodolfo Tejada (30), los presuntos captores que se llevaron de su propia casa a Aisha Ruíz el pasado lunes.

Mencionada persona es Ernesto Córdoba, un comerciante que tiene un kiosco en calle Roque Saénz Peña en Alto de Sierra, casi enfrente de la vivienda de los involucrados en la naciente causa. Este sitio solía ser el lugar donde Varela y Tejada acudían a comprar víveres, a pedir agua o algún insumo como frazadas, ya que ellos vivían en una precaria casa de adobe sin ningún tipo de servicios, en un terreno que está abandonado hace más de 10 años según los vecinos.

“La mujer (Varela) apareció ayer en la tarde y venía con la niña, dijo que era la hija más chica pero me resultó muy raro porque sé que esa mujer tiene problemas mentales y no convive con sus hijos que son 6” sostuvo Córdoba a este diario sobre el primer momento donde notó la presencia de Aisha. Luego el kiosquero dijo que “el hombre (Tejada) andaba con otro muchacho, vinieron a comerse un sándwich y luego se fueron. Y la mujer andaba con la niña sola, se acercaron a pedirme agua fresca y después como a las 11 de la noche se fueron por la calle en dirección al este pero no sé a hasta donde, en ese momento también estaba el hombre con ellas” afirmó.

En cuanto a los movimientos de estas personas que aparecen involucradas en el presunto secuestro, el comerciante que era su único vecino dijo que “ellos venían a tomar agua, de cada tanto aparecía uno que otro acompañándolos y en general andaban cirujeando. Luego venían a esa finca que está abandonada hace 10 años y le daban el uso que se ve” comentó especificando que “se cometían muchas irregularidades no solo de estas personas, sino de otros que vienen y hacen lo que quieren”.

Una de las últimas veces que se vio a la pequeña Aisha fue a metros de su casa, cuando la vendedora de verduras, Yanina Tapia vio cómo se marchaba la presunta captora junto con la niña por calle Salta. Fue gracias a esto y al aporte de otro testigo, que la policía pudo reconocer a Varela y lograr su detención, como así también la recuperación de la niña en horas de la madrugada. “La policía entró sin hacer ruido, había una gran cantidad de efectivos, pero nunca nadie vino a preguntarme lo que vi en ese día” dijo Córdoba al respecto.

Interviniente el Tercer Juzgado de Instrucción y hasta el momento los involucrados siguen detenidos. Hasta ahora no se conoce en profundidad los motivos que impulsaron a la que la mujer se llevó a Aisha por más de 8 horas.  

 

Galería de fotos

Comentarios