Policiales

Los trágicos finales de dos hermanos sanjuaninos signados por la delincuencia

Entre los dos cometieron varios crímenes en Pocito y otros rincones de San Juan. Uno de ellos quedó atrapado en una chimenea y tuvo que ser rescatado. El otro se lastimó con un vidrio cuando intentaba robar una vivienda y murió desangrado en un baldío.
miércoles, 29 de enero de 2020 · 13:44

Los hermanos Aciar no solo compartían lazos sanguíneos, sino también su afán por apropiarse de lo ajeno. En ambos casos contaban con varios delitos en su contra y fueron las mismas vueltas de la vida las que terminaron desembocando en la tragedia y la más insólita detención.

Se trata de Javier Aciar y Agustín Maicon Aciar, oriundos del departamento de Pocito. En el primer caso hablamos del ladrón que intentó entrar a una casa de fin de semana, ubicada en calle Chacabuco antes de Calle 8, en Pocito. Lo curioso del hecho delictivo fue que, al no poder ingresar por las puertas y ventanas, el intruso intentó hacerlo por la chimenea y quedó atrapado durante horas, pidiendo ayuda a los gritos.

En tanto que su hermano Maicon fue el delincuente que robó una vivienda del Quinto Cuartel, también de Pocito, durante el mes de enero del año 2018, y que en la huida se cortó con un vidrio y murió desangrado.

Ambos adoptaban la metodología de robar casas de fin de semana, y ambos tuvieron una vuelta de giro inesperado. Lo que muchos amantes de la astrología atribuirían a las vueltas cósmicas del mismo karma. Agustín Maicon Aciar, a pesar de que tenía 18 años ya contaba con un frondoso prontuario de antecedentes penales y su repentina y trágica muerte fue justamente en el contexto de un escruche a una casa quinta en Pocito. "El Tin" como todos los conocían vivía en el Lote Hogar 27 y junto a un cómplice –menor de edad- ingresó durante la noche de un martes a una quinta en el callejón Tavani y luego de patear una puerta de vidrio sufrió una herida en una arteria de una de sus piernas y murió en un descampado a metros del lugar.

Según fuentes judiciales, que intervinieron en la investigación, el joven falleció a los 50 metros de la finca y fue asistido en un primer momento por el casero hasta que llegó personal médico que comprobó que el joven prácticamente murió de inmediato. El panorama en el que encontraron el cuerpo "fue terrible", oscuridad, lluvia y barro fue el escenario en el que los policías tuvieron que realizar las pericias que luego aportarían al juez que instruye en la causa, según relataron quienes llegaron al lugar. Su cómplice fue liberado por ser menor de edad.

En tanto que el hecho más reciente, tiene que ver con su hermano Javier que quedó atrapado en la chimenea de una casa el pasado martes 21 de enero. El mismo estuvo varias horas sin poder movilizarse hasta que el dueño de la vivienda en cuestión decidió dar aviso a la policía y bomberos para poder sacarlo. Quienes trabajaron en el caso recuerdan que el ladrón estuvo más de 4 horas atrapado hasta que rompieron la chimenea para liberarlo y luego ponerlo en manos de la Justicia. El mismo estaba en calzoncillos con las piernas llenas de hollín y su traje de baño a un costado para no mancharlo.

Este episodio sucedió alrededor de las 7 de la mañana del mismo martes, un vecino escuchó gritos de auxilio desde el interior de la vivienda y dio aviso al casero. Éste se hizo presente y según cuentan testigos del vergonzoso episodio, el trabajador le dijo “te voy a dejar que seques como una pasa”. Y fue así que lo dejó atrapado por más de 4 horas. Luego, cuando le pidió agua, lo roció con orina y fue luego de un largo periodo de tiempo que decidió ayudarlo porque Aciar argumentaba que tenía hijos.

Más de

Comentarios