Tremendo caso de violencia de género

El sujeto que pegó a la pareja con un palo y fugó, iba a ser juzgado por otra brutal golpiza

Es Gabriel Tovares, quien está prófugo. Tenía una causa anterior por otra feroz golpiza contra la misma chica. Estaba procesado y en diciembre último el fiscal pidió que lo lleven a juicio.
miércoles, 15 de enero de 2020 · 23:57

El sujeto que golpeó a la madre de sus dos hijos con un palo hasta dejarla casi desmayada en una casa de Santa Lucía y que ahora es buscado por la Policía, iba a ser juzgado por otro brutal ataque contra la misma joven cometido en 2017. Gabriel Tovares, quien está prófugo desde el viernes último, estaba procesado por ese violento episodio en el cual arrastró de los cabellos, golpeó e intentó ahorcar con un cinto a la muchacha.

Este dato pone de relieve la peligrosidad de Gabriel Alejandro Tovares, el joven que golpeó de forma salvaje a esa chica de 26 años el viernes último en una vivienda de Villa Urquiza, en Santa Lucía. Además de que estaba procesado por la anterior agresión, el sujeto tenía prohibido acercarse a no menos de 300 metros de la vivienda o a todo aquel lugar al que concurriera la víctima. Esa orden judicial fue impuesta por la jueza Carolina Parra, con la intervención de la secretaría a cargo del doctor Francisco Nicolía, del Segundo Juzgado Correccional.

En ese mismo juzgado ahora se investiga el último hecho ocurrido el viernes a la tarde. El joven albañil, sobrino del máximo dirigente local de la OUCRA, llegó borracho y comenzó a insultar a la joven. Está llamó a la madre del muchacho porque temía que la golpeara, pero éste se puso más furioso y la tomó a trompadas, después la pateó en el piso y hasta le pegó con un palo de escoba, según la denuncia. Todo esto en presencia de su madre y de sus dos hijos. Los gritos de las víctimas alertaron a los vecinos que se agolparon en la puerta de la vivienda intentando auxiliarla, quienes vieron cuando la chica salió toda ensangrentada y se desplomó en la entrada. Ese día, Gabriel Tovares se subió en una moto y escapó del lugar. La víctima radicó la denuncia y, aunque la Policía buscó al muchacho, hasta el momento continúa prófugo.

Todo esto complica la situación de Tovares, que ya estaba en la cuerda floja por la causa anterior en la que está acusado de los delitos de lesiones leves agravadas por el vínculo y amenazas. Ese hecho sucedió el 13 de junio de 2017. Tovares la insultó como otras veces, en esa ocasión porque no le preparó la comida. Después la tomó de los cabellos, la tiró sobre la cama, la tomó a golpes y la ahorcó con un cinco, de acuerdo a la causa. El hijo mayor de ambos vio todo. “Te voy a cagar matando. Ya vas a ver, ni tu hijo te va a salvar hija de mil p… Queres ver cómo te mato?”, le gritó, según el expediente. Cuando ella perdió el conocimiento, él dejó de agredirla y se marchó de la casa. Al rato la chica llamó a su hermana y radicó la denuncia.

Tovares también estuvo prófugo tras ese hecho y recién lo detuvieron en febrero de 2019. Para ese entonces ya había vuelto a convivir con la misma joven a la que agredió. Estuvo preso hasta marzo del año pasado y en octubre último fue procesado por la juez Parra, que mantuvo la orden que le prohibía acercarse a la víctima. En diciembre, el fiscal del caso pidió elevar la causa a juicio. Nada de ese preocupó a Tovares, que continuó viviendo con la víctima hasta el viernes pasado cuando la atacó de nuevo.

 

Comentarios