Tremendo

Macabras similitudes entre el sangriento ataque en Angaco y el femicidio de Médano de Oro

En febrero de 2018, Mariano Valdéz asesinó a cuchillazos a Myriam Morales del mismo modo en que Ariel Omar Pérez agredió a su ex pareja, quien milagrosamente sobrevivió.
martes, 14 de enero de 2020 · 17:55

Una mujer de Angaco fue salvajemente atacada por su ex marido, quien la acuchilló unas cinco veces y de milagro no le quitó la vida, al igual que lo hizo Mariano Valdéz con Myriam Morales en el 2018, aunque este episodio sí terminó con la muerte de la mujer en Médano de Oro. Si bien uno y otro caso corresponden a la cruenta realidad que presenta la violencia de género por estas latitudes, comparten macabras similitudes y algunas de ellas deberían encender las alarmas. 

Myriam Morales, asesinada por su ex en febrero de 2019 en Médano de Oro

Premeditación

Ariel Omar Pérez, el agresor de Angaco que permanece prófugo, sorprendió a la madre de sus cuatro hijos en la puerta de su casa el viernes último por la madrugada. El sujeto la atacó a traición y le dio cinco cuchillazos, mientras que la víctima se cubrió como pudo y escapó hacia la calle donde por causalidad fue auxiliada por un policía que pasaba en auto.

La forma por cómo la esperó -sabiendo que llegaría sola- da espacio a las especulaciones sobre una posible premeditación del hecho, del mismo modo en que el femicida de Morales planeó el asesinato. El hombre que la mató de nueve puñaladas siguió a su víctima los días anteriores hasta sorprenderla en el interior de la casa de sus padres. Con su marido y su padre en el trabajo y su madre y su hijo de viaje, Valdéz sabía que su ex pareja no tenía a quién acudir.

La investigación judicial que lo procesó indicaba que tiempo antes al homicidio, el ahora detenido en el Penal de Chimbas estudió los movimientos de la mujer cual cazador a su presa. Incluso se instaló en un terreno cercano a la casa donde cometió el ataque.  

La fecha y su significado

El prófugo que propició su agresión en la Villa Sefair lo hizo nada más y nada menos que en el día del cumpleaños de la víctima, con quien compartió una relación de pareja que duró hasta octubre de 2018. La fecha en que perpetró la sangrienta embestida resulta un dato no menor y, probablemente, haya algún tipo de significado. 

El femicidio ocurrido el año pasado también se produjo cerca de una fecha especial: fue el 15 de febrero, un día después de San Valentín. No fue una casualidad pues en la escena del crimen se encontró una torta de regalo que decía 'Myriam te amo', a pesar de que ya no estaban en pareja hacía muchos años.  

Los antecedentes 

Tanto una como otra víctima habían sido atacadas con anterioridad por su ex y por ello lo denunciaron ante las autoridades. Sin embargo, para uno y otro la intervención de la justicia con la prohibición de acercamiento no fue suficiente y fueron por más. Morales denunció a Valdéz quien estuvo preso durante un tiempo hasta obtener la libertad.

Por su parte, la víctima que sobrevivió al ataque -en enero de 2019- increíblemente sufrió otro intento de asesinato: el mismo hombre la agarró en la calle y la llevó en moto hasta el complejo San Ceferino, en San Martín, la ahorcó y acuchilló. Por ese hecho estuvo detenido casi un año, aunque no escarmentó y volvió por más. La acosó la última semana en varias oportunidades hasta llevar adelante el violento ataque. 

El arma y la brutalidad

Los episodios de extrema violencia que ofrecen escenarios similares también tienen en común el arma blanca con la que sorprendieron a sus víctimas, así como también la brutalidad y el ensañamiento se presentan. En el caso del Médano, el homicida lo hizo con un cuchillo tipo Tramontina que se halló en la escena, en la cocina de la casa. Luego de darle varios puntazos la degolló, aunque para ese entonces ya había fallecido por la cantidad de sangre que perdió. 

Pérez, por su parte, también acuchilló a su ex pero, afortunadamente, sus cinco puñaladas no fueron certeras y, pese a que dañó seriamente a la mujer, ésta sobrevivió.  

La fuga

Como el sujeto de Angaco que no logró su cometido, Valdéz escapó del lugar y permaneció doce días prófugo hasta que fue hallado y apresado por las fuerzas de seguridad. Al cabo de una minuciosa investigación, la Policía dio con el paradero del asesino y lo atrapó.

Con el pedido de captura de Pérez que ordenó el juez que interviene, quien después de acuchillar a su ex mujer se marchó por los yuyales, las autoridades lo buscan intensamente.    

 

 

Comentarios