el acusado, un policía

A un mes del presunto femicidio en Villa Hipódromo: "Hasta la muerte llevaremos el dolor de no tenerla"

Este miércoles 15 se realizará una marcha para pedir justicia por la joven que habría sido asesinada por su pareja quien permanece detenida. Sus padres quieren "que el caso no quede impune" y el ex oficial sea condenado a perpetua.
lunes, 13 de enero de 2020 · 14:17

Celeste Luna tenía 21 años, trabajaba y tenía pensado empezar a estudiar asistente social este 2020. Después de convencer a sus papás de que estaría bien, se mudó a la casa de su novio, identificado como Matías Mallea, un oficial de policía de apenas cuatro meses. Un confuso episodio en esa vivienda de Villa Hipódromo terminó con ella muerta y con él preso, sospechado de homicidio. Ahora la justicia investiga un presunto femicidio y la familia de la joven está convencida de que se trató de un asesinato, por lo que pide la máxima pena para el acusado. 

Este miércoles 15 de enero se cumple un mes de aquel fatídico hecho que tiene en el centro de las miradas al efectivo policial con cuya arma reglamentaria se efectuó el disparo que le  arrebató la vida a la muchacha. Es por ese motivo que los padres convocan a una marcha para ese día con el fin de acelerar la investigación judicial en el caso que tiene al acusado tras las rejas. Será desde las 10.30, con concentración en Plaza 25 de Mayo.

Detenido en el Penal de Chimbas, Mallea evitó declarar frente al juez Guillermo Adárvez que investiga el hecho y por eso para la parte querellante de la causa hay muchas dudas sin respuestas. 

"Queremos una explicación, saber qué pasó ese día. Mi hija ya no está para contarlo y por eso él tiene que decir la verdad. Estamos seguros de que la mató", manifestaron Vicente Luna y Rosa Tello.

Aún destrozados por la pérdida de la presunta víctima de violencia de género, sus padres confesaron el calvario que atraviesan: 

"Ya pasó casi un mes pero para nosotros fue una eternidad, una pesadilla, levantarnos todos los días y saber que nuestra hija ya no está es terrible". 

Con la voz carrasposa por el nudo en la garganta que tenía y con sus ojos visiblemente inundados por las lágrimas, el padre de la joven recordó el espíritu de Celeste para afrontar los desafíos, al igual que su madre, quien aseguró que era una joven llena de vida, con un carácter fuerte y con grandes aspiraciones.

"Hoy tratamos de estar fuertes, firmes para este proceso judicial que queremos que termine con el culpable condenado por la máxima pena, porque él algún día va a salir y nosotros no la tenemos nunca más. Hasta la muerte llevaremos el dolor de no tenerla. Confiamos en la justicia", aseguraron.

Aferrados al testimonio de una tía que habría escuchado una discusión dela pareja, los padres de Celeste aseveran que después de la pelea se escuchó la estampida del disparo. Lo raro para ellos es que ningún familiar que se encontraba en el mismo domicilio intervino antes o después. "Nunca nos contactaron. Decían que la querían como a una hija pero nadie dio la cara por lo que pasó. Creemos que intentaron ocultar lo que pasó", expresaron. 

Si bien al principio fue la misma Policía la que instaló que el hecho era un suicidio, con el transcurso de la investigación se planteó la duda y el magistrado del Tercer Juzgado de Instrucción ordenó detener al sospechoso e imputarlo por homicidio doblemente agravado por el vínculo y por violencia de género.

La versión informal, la que le ofreció a sus colegas -pues hasta que no declare en sede judicial su apalabra no será valedera-, indicaba que la joven manipuló la pistola y ésta se disparó. Sin embargo, una pericia balística puso el manto de sospecha en el episodio ya que halló restos de pólvora en las manos del efectivo como así también en las manos de la mujer. 

 

 

 

 

Comentarios