Caso estremecedor

Antes de caer por golpear a su pareja, el boxeador sanjuanino era buscado por otro episodio de violencia

Carlos "Bebe" Sardinez tenía un pedido de captura del 2º Juzgado Correccional por amenazar verbalmente a una ex pareja.
lunes, 13 de enero de 2020 · 21:54

Carlos “Bebe” Sardinez es un conocido boxeador sanjuanino, una promesa del deporte de San Juan. El 29 de diciembre el nombre del deportista se ubicó en el centro de la escena pero no precisamente  por escribir una página dorada dentro de su carrera sino porque cayó detenido por golpear a su pareja y amenazarla con un arma de fuego. ¿Por qué le dictaron prisión preventiva al boxeador hasta que se resolviera el caso en el fuero flagrancia? La Justicia revisó sus antecedentes y allí saltaron dos pedidos de captura: uno por robo del 1º Juzgado de Instrucción, el segundo por amenazas a una mujer con la que estuvo involucrado sentimentalmente, tramitado en el 2º Juzgado Correccional. Este último antecedente fue clave para que se determinara que lo mejor era que Sardinez permaneciera tras las rejas hasta que se dictara sentencia. 

Mientras duró el proceso, la pareja del boxeador –la víctima- dijo en los medios que la obligaron a radicar una denuncia por violencia de género a pesar de que el médico legista cuando la revisó le encontró un hematoma de varios centímetros en la zona auricular. Al panorama se le suma un dato más: esta sentencia por violencia de género habría dejado afuera a Sardinez de una competencia internacional de boxeo, a disputarse en Estados Unidos. 

El caso del boxeador recayó en flagrancia porque portaba un arma de fuego pero fue juzgado por la tenencia ilegal del arma y los golpes a pesar de que flagrancia aún no juzga violencia de género. La tía de la víctima llamó dos veces al 911 para pedir ayuda. Cabe destacar que la víctima vive en el mismo predio que su tía. Es por esto que es testigo de primera mano del episodio de violencia que arrancó con una agresión física y que concluyó con Sardinez subiéndose a un Renault 9 con un arma en la cintura y amenazando a la jovencita, madre de su hija de un año y medio. El deportista no iba solo en el vehículo, pero cuando fue detenido por la Policía su "compañero" se dio a la fuga. 

La sentencia a Sardinez vino después de una audiencia en la que no hubo acuerdo entre la defensa y la fiscalía. Luego, en el juicio Sardinez admitió ante todos haber sido el autor de todos los hechos que se le imputaban, razón por la cual le dictaron tres años de prisión en suspenso, tratamiento psicológico y una restricción de acercamiento a la víctima. 

En cuanto a las pruebas que tenía la fiscalía estaban las dos llamadas de la tía de la víctima, el informe del médico legista con el hematoma en la zona auricular, el informe psicológico de ambos y los antecedentes de Sardinez. A esto se le sumó su propia confesión. 

Fuentes judiciales informaron que la jovencita víctima de violencia se mostró todo el tiempo con miedo, negando haber sufrido violencia, incluso recorrió los medios de comunicación de la provincia para desmentir lo que las pruebas demostraron. Además indicaron que la chica estaba preocupada por la carrera del boxeador, que no irá a una competencia en Estados Unidos después del episodio de violencia, de acuerdo a lo indicado. 

Comentarios