Luego del episodio de la hornalla

Los otros casos de maltrato infantil que conmocionaron a San Juan

En la historia reciente hubo varios hechos de violencia contra niños que impactaron a la provincia. Desde rebencazos hasta atados al sol. Repasalos.
viernes, 20 de septiembre de 2019 · 09:50

Este jueves salió un caso de maltrato infantil que conmocionó a los sanjuaninos. Según denunciaron e investiga la Justicia, se trata de una madre que le quemó las manos con una hornalla de la cocina a su hijo de siete años, por haberle quitado el celular y $20 a su hermano. Pero tristemente este no es el único caso en San Juan de maltrato infantil que involucra directamente a los familiares o personas que debían protegerlos. Repasamos tres de ellos.

Agarró a rebencazos al hijo hasta dejarlo sangrando, por no ir a misa

Por no ir a misa, simplemente por eso, un hombre castigó de una manera cruel a su hijo de 10 años pegándole con un rebenque hasta dejarle la espalda ensangrentada.

Fuentes de la investigación señalaron que el niño tenía al menos 6 grandes marcas que atravesaban a todo lo largo y lo ancho de la espalda, en parte del cuello y en un brazo. Eran prácticamente surcos, que llegaron a sangrar, describieron.

El niño apenas tiene 10 años y es el único hijo de este sujeto cuyas iniciales son L.V. –no se difunde su identidad para preservar a la víctima-, de más de 65 años que vive en Albardón. Al parecer, no era la primera vez que lo golpeaba. Su hermano mayor, de 21 años e hijo de la primera pareja de la madre, relató que sabía que “este viejo loco”  le pegaba siempre. Sin embargo, en esta ocasión el sujeto  fue demasiado lejos. Y todo porque el pequeño no quiso ir a la Iglesia. El domingo 4 de marzo de 2019 en horas de la tarde, su mamá le dijo que fuese con ella a misa, pero como él no tenía ganas se quedó con su hermano mayor a ver televisión.

Algo tan normal e irrelevante para la gran mayoría; por el contrario, desató la bronca sin sentido del papá, que llegó a la casa a eso de las 20 y se enfureció al ver niño frente al televisor. “¡Qué haces acá!”, gritó el hombre, según relató el hermano mayor de la víctima. Y después llegó lo peor. El sujeto tomó del cabello al chico, le pegó una patada y con un rebenque empezó pegarle una y otra vez en la espalda, el cuello y los brazos. Por si fuera poco, el golpeador sacó a la calle al niño y lo correteó para que fuese a la Iglesia. Lo siguió en la moto.

El chico llegó lagrimeando a la Iglesia Evangélica y ahí se encontró con su madre. El hombre luego volvió a la casa. Cuando terminó la ceremonia religiosa, el chico contó a su madre lo sucedido y le mostró las heridas sangrantes en su cuerpo. El pastor y otros miembros de la Iglesia tomaron conocimiento de la situación y acompañaron a la familia a denunciar la feroz golpiza en la Seccional 18va. Así fue que tomó intervención la jueza Ana Carolina Parra, del Segundo Juzgado Correccional, que ordenó detener al sujeto. Estuvo preso más de un mes y medio.

Las heridas fueron constatadas por el médico legista. El niño también declaró en Cámara Gesell. Por su lado, el agresor no se dio por aludido, dijo no recordar el hecho y minimizó lo sucedido. A la vez refirió sentir culpa y arrepentimiento por lo ocurrido con el niño, aunque no fue muy demostrativo. El psicólogo que lo entrevistó reveló que el hombre es peligroso y reacciona de manera violenta.

La jueza Parra puso énfasis en las fotos tomadas al cuerpo del niño, que figuran como prueba. “La imagen es representativa de la crueldad con  que el propio progenitor se dirigió hacia su hijo y cuantifica, por decirlo de algún modo, la ira que descargó en la víctima únicamente por no haber cumplido con sus designios. Resulta además totalmente contradictorio que el castigo por no haber concurrido a misa, lugar donde se ve supuestamente patentizada la espiritualidad de las personas, sea tan despiadado y desnaturalizado”.

Si bien no pudo disponer la prisión preventiva, por la característica del delito y porque no tenía antecedentes penales, la magistrada dictó el procesamiento de este hombre por el delito de lesiones leves, agravadas por el vínculo. Además le ordenó la exclusión del hogar y la prohibición de acercarse a 500 metros a la redonda.

Encadenó a sus hijos con 40º en un parral

En febrero de este año, un grupo de vecinos se animó a denunciar un hecho estremecedor: un hombre ató a sus hijos, dos nenas y un varón, con 40º de calor en un parral del departamento 25 de Mayo.

Captura del video donde se ven los niños encadenados.

Los vecinos lograron captar las imágenes en un video y lo presentaron como prueba, ya que aseguraron que no es la primera vez que los menores de edad sufren maltratos.

En exclusivo con Tiempo de San Juan, la madre de los niños, Claudia Rojas, dijo que "Los niños no son maltratados ni por mi esposo ni por mí. Lo que pasó el sábado fue un juego entre los niños, entre los tres. Yo he hablado con ellos, pero no me saben decir nada ni cómo pasó. Sólo dicen que han estado jugando".

Sin embargo, el juez de Paz de 25 de Mayo y resolvió contra el padre: exclusión del hogar, prohibición de acercamiento,  trato vejatorio,  o comunicación de cualquier tipo por parte de V.C.G. hacia su grupo familiar directo y tratamiento psicológico para ambos progenitores.

Niñera acusada de fisurarle el cráneo a un bebé y causarle graves consecuencias

En abril de 2017, un padre y una madre recibieron el llamado desesperado de la niñera que cuidaba a sus hijos en el que alertaba que uno de los pequeños estaba descompuesto. De inmediato, llegaron hasta su domicilio y lo llevaron a la primera Guardia que encontraron; más tarde tuvo un paro y fue entubado en Terapia Intensiva. Hasta ese momento, desconocían que podría haber desencadenado semejante cuadro, ya que se trataba de un niño de 8 meses sano. Una tomografía indicaría, luego, que tres fracturas en el cráneo de la criatura fueron las que provocaron todo.

A partir de ello, Luis Maldonado y su mujer iniciaron acciones legales contra la mujer que tenía a cargo el bebé y tras cursar más de un año en la Justicia, la causa tuvo una resolución de primera instancia: el juez que investigó procesó a la denunciada Noelia Velázquez por lesiones culposas.

Noelia Velázquez. 

En su defensa, la denunciada por maltrato infantil explicó que el chiquito se cayó y por eso se le provocaron las heridas. Como estaba bajo su custodia, el magistrado del Primer Juzgado de Instrucción la imputó por imprudencia o negligencia, por impericia en su arte o profesión y quedó en libertad, aunque nunca estuvo presa, hasta el inicio del juicio en su contra.

Por el contrario, la familia del chiquito que hoy tiene 2 años y que todavía no puede caminar como consecuencia de los golpes que recibió en su cabeza el acto de Velazquez no fue culposo sino doloso, pues "tuvo la intención".

"¿Cómo un niño se cae del cochecito y se hace tres fracturas en la cabeza? ¿Se cayó tres veces? No hay ningún fundamento, es una locura este fallo", manifiestó indignado el padre del bebé a Tiempo de San Juan.

Según indican los padres, la hemorragia ocular que compromete la vista del niño fue causada por un zamarreo violento y las fracturas craneales -que serían de varios golpes- le originaron que no haya desarrollado normalmente su parte izquierda. Su mano la mueve apenas y su pie izquierdo no puede ser asentado, por lo que no se mueve de forma independiente como un niño de esa edad.

Enojados por la resolución judicial que -por supuesto- apelaron y ahora será la Cámara de Apelaciones la que definirá qué pasará con el caso (puede dar vuelta el fallo y que se siga investigando en otro juzgado o bien respaldar la decisión de Ortíz y que se encamine al juicio). 

Comentarios