Video nota exclusiva

"Nos arruinó la vida para siempre y está libre": crudo, el padre del bebé golpeado por la niñera

Tras el fallo que libra de culpa a la mujer que cuidaba al pequeño con severas consecuencias físicas y neurológicas producidas por golpes, su familia pegó el grito en el cielo.
miércoles, 6 de marzo de 2019 · 17:00

En abril de 2017, un padre y una madre recibieron el llamado desesperado de la niñera que cuidaba a sus hijos en el que alertaba que uno de los pequeños estaba descompuesto. De inmediato, llegaron hasta su domicilio y lo llevaron a la primera Guardia que encontraron; más tarde tuvo un paro y fue entubado en Terapia Intensiva. Hasta ese momento, desconocían que podría haber desencadenado semejante cuadro, ya que se trataba de un niño de 8 meses sano. Una tomografía indicaría, luego, que tres fracturas en el cráneo de la criatura fueron las que provocaron todo. 

A partir de ello, Luis Maldonado y su mujer iniciaron acciones legales contra la mujer que tenía a cargo el bebé y tras cursar más de un año en la Justicia, la causa tuvo una resolución de primera instancia: el juez que investigó procesó a la denunciada Noelia Velazquez por lesiones culposas. Sin embargo, para los padres del pequeño que hasta hoy sufre secuelas de los golpes que recibió la determinación de Benito Ortíz es errada pues "le quita culpa y responsabilidad a la acusada".

Es que en su defensa, la denunciada por maltrato infantil explicó que el chiquito se cayó y por eso se le provocaron las heridas. Como estaba bajo su custodia, el magistrado del Primer Juzgado de Instrucción la imputó por imprudencia o negligencia, por impericia en su arte o profesión y quedó en libertad, aunque nunca estuvo presa, hasta el inicio del juicio en su contra.

Estudios de las fracturas del pequeño, por las que debieron operarlo de la cabeza dos veces para drenar el líquido

Por el contrario, la familia del chiquito que hoy tiene 2 años y que todavía no puede caminar como consecuencia de los golpes que recibió en su cabeza el acto de Velazquez no fue culposo sino doloso, pues "tuvo la intención". "¿Cómo un niño se cae del cochecito y se hace tres fracturas en la cabeza? ¿Se cayó tres veces? No hay ningún fundamento, es una locura este fallo", manifiesta indignado el padre del bebé. 

El niño sufre consecuencias por el daño neuronal que tuvo como así también una hemorragia ocular que podría haberlo dejado ciego.. "Con una parte muy pequeña de su cerebro, hoy puede ver pero no sabemos cuánto y hasta cuando. Esta mujer nos arruinó la vida para siempre, la nuestra y la de nuestro hijo y ella anda libre como si nada. Es una vergüenza esta Justicia", expresa Maldonado.      

Enojados por la resolución judicial que -por supuesto- apelaron y ahora será la Cámara de Apelaciones la que definirá qué pasará con el caso (puede dar vuelta el fallo y que se siga investigando en otro juzgado o bien respaldar la decisión de Ortíz y que se encamine al juicio), los padres del pequeño que balbucea algunas palabras sostienen que los mismo médicos del Hospital Rawson los mandaron a hacer la denuncia. 

Cicatrices del horror. En su cabeza, el chiquito tiene las marcas de las intervenciones que tuvo

"Los médicos han sido un apoyo muy grande desde lo profesional y humano con nosotros, estamos agradecidos. En confianza nos aseguran que es imposible que semejante lesión sean producto de una caída. Al menos lo golpearon tres veces contra la pared", asevera el padre y agrega: "Mi hijo más grande que fue testigo cuenta que le pegó a su hermano. Y hasta esa mujer nos ha pedido disculpas, o sea que lo reconoce". 

Según indican los padres, la hemorragia ocular que compromete la vista del niño fue causada por un zamarreo violento y las fracturas craneales -que serían de varios golpes- le originaron que no haya desarrollado normalmente su parte izquierda. Su mano la mueve apenas y su pie izquierdo no puede ser asentado, por lo que no se mueve de forma independiente como un niño de esa edad. 

El bebé de 2 años no puede caminar por el daño neurológico que sufrió de los golpes. Su parte izquierda, afectada.

"Hoy salimos de un especialista para entrar a otro, todo para que mejore y tenga la vida que se merece y no la que vive por culpa de esta mujer. No me entra en la cabeza que le haya causado tanto daño, ¿qué puede hacer un bebé para molestar tanto a alguien? ¿qué clase de persona hace algo así?", manifiestan. 

A la espera de que el caso sea revisado y designado a un nuevo juez, los padres de L. piden Justicia y advierten que no van a parar hasta ver a la acusada tras las rejas.      

Comentarios