A 20 años, sigue igual

El disfrazado del robo a la financiera protagonizó la histórica fuga del Penal de Chimbas

Matías Bigorado tiene un largo historial delictivo en la provincia, pero sin dudas el más recordado fue el motín e intento de fuga en 1999, cuando secuestraron a periodistas y hasta a un juez.
viernes, 17 de mayo de 2019 · 08:04

El nombre de Matías Bigorado volvió a los medios sanjuaninos este martes y otra vez de la peor manera. El hombre oriundo de Buenos Aires era conocido en el ambiente delictivo por varios hechos, pero sin dudas el más tristemente notable fue su participación en el motín e intento de fuga de 1999 del Penal de Chimbas. Ahora, 20 años después de ese hecho, está de vuelta como el disfrazado y "enbigotado" del robo a la financiera en pleno centro. 

El incorregible fue uno de los tres asaltantes detenidos y cuando la policía lo iba a trasladar quedó retratado en un video que se viralizó. Es que el sujeto usó un bigote falso, cejas falsas y hasta pelo falso para camuflar su identidad. La preocupación por ocultar su verdadero rostro podía parecer extraña, hasta que el prontuario arrojó los datos más increíbles: ese delincuente, que había intentado robar la financiera al estilo Los Simuladores, con disfraces y trajes, era uno de los protagonistas del motín e intento de fuga más violento de la historia de San Juan. 

El hecho ocurrió el 3 de noviembre del '99, cuando primero un grupo reducido de presos y después toda una turba de internos tomó el control de la Unidad I del penal.  La rehenes incluyó a periodistas, un juez y dos funcionarios como víctimas. Además, la fuga masiva que provocó que el Gran San Juan estuviera sitiada toda una noche.

Bigorado estuvo entre ese primer grupo violento. Según la cronología de ese violento día, hubo pequeños enfrentamientos durante la mayor parte del día, pero la violencia explotó cuando un oficial, Pablo Mendoza, y su compañero Julio Molina fueron atacados por el reo Gabriel Algañaraz, quien tomó a uno e ellos por el cuello y amenazante le apoyó la punta de una “faca”. Atrás aparecieron los internos Oscar Naveda, Alberto Daniel “El Sandro” Almeida, Javier Peralta, Alberto Sánchez, Jorge Vicente Ibáñez, Matías Bigorado y otros. A los minutos redujeron al penitenciario Alejandro Andrada, otro de los celadores, y la revuelta se convirtió en una toma de rehenes.

La toma fue creciendo hasta que se convirtió en lo que hoy todos conocen como la peor fuga del Servicio Penitenciario de Chimbas. Tras tener a toda la provincia en vilo, los detenidos lograron irse con los rehenes. Eran las 21.30 cuando los fugados Jorge Vicente Ibáñez, Lucio Brizuela, Oscar Naveda, Juan Ortiz, Matías Bigorado y Alberto Sánchez apuntaron con el FAL y la ametralladora a Mario Gallo y a su familia y le robaron su auto VW Polo. Esos presos huyeron en el coche en dirección al Sur. A la misma hora, “El Sandro” Almeida y Javier Peralta tomaron cautiva a Zulma Marinero en la puerta de una casa de la manzana 28 de ese barrio.

A eso de las 23, los seis reclusos entre los que estaba Bigorado aparecieron en las calles 11 y América en Pocito. Le cruzaron el auto a la Toyota 4x4 que conducía Fernando Isnardo y lo obligaron a detenerse. Al hoy "enbigotado" le dieron 15 años de cárcel, que ya se cumplieron hace tiempo. 

El hombre tuvo otros desencuentros con la ley y ahora volverá a enfrentarse a la Justicia, tras el robo que protagonizó este miércoles. 


 

Comentarios