Historia

La extraña desaparición del médico sanjuanino procesado por realizar abortos ilegales

Horacio De Arrascaeta fue visto por última vez durante una práctica de buceo en el Caribe. Su compañero no lo vio más luego de que se sumergiera en el mar. Por Natalia Caballero.
miércoles, 03 de abril de 2019 · 23:02

El nombre del médico y entonces jefe del servicio de Ecografía del hospital Rawson Horacio De Arrascaeta ocupó todas las portadas de los medios de la provincia luego de que cayera detenido en agosto del 2014 por, presuntamente, intentar llevar adelante un aborto. En junio del 2018 la Cámara Penal confirmó el procesamiento del profesional por el delito de aborto en grado de tentativa, pero sin prisión preventiva. A fines de diciembre del 2018, es decir seis meses luego de su procesamiento y antes de la sentencia, De Arrascaeta desapareció.

Aún está pendiente la sentencia del juicio que lo tiene procesado, litigio en el que se lo puede encontrar culpable e ir a prisión entre tres a seis años de acuerdo al artículo 81 del Código Penal (cabe destacar que cuando el delito es en grado de tentativa se le reduce la pena al acusado). Si lo sentencian y el Tribunal lo encontrara culpable no habrá acusado porque desapareció. La última vez que lo vieron fue cuando se sumergió en las aguas del Caribe para bucear. Desde ese momento, no hay noticias sobre el médico. 

El hermetismo que rodea el caso es total. Ni su abogado, Sebastián Pontoriero, ni su familia quiere hablar. Pero Tiempo de San Juan tuvo acceso a fuentes muy cercanas al médico que confirmaron su desaparición. De Arrascaeta viajó al Caribe acompañado por dos colegas. Era común que el profesional se tomara este tipo de vacaciones, donde acostumbraba a bucear. 

La última persona que lo vio con vida dio su versión de los hechos. Aseguró que De Arrascaeta se metió en el mar para bucear pero que nunca más salió a la superficie. Hubo búsquedas pero ninguna tuvo resultados positivos. Nunca se encontró el cuerpo pero su familia presume que está muerto. Lo llamativo es que el médico no buceaba por primera vez sino que era una actividad que al menos practicaba una vez al año. 

En mayo de 2014, Nery Guzmán quedó embarazada y luego de ser persuadida por su entonces pareja, Rubén Torres, se contactó con el ginecólogo Horacio De Arrascaeta, quien la recibió en su consultorio y concertó una cita para llevar adelante un aborto. Esto sucedió a fines de julio de ese mismo año. Una duda y un enojo terminaron por convencer a la embarazada de poner a la justicia en conocimiento de la situación.

Un día antes de la cita concertada, la mujer en cuestión se arrepintió y decidió denunciar el hecho en la Comisaría 28 y luego en la Comisaría de la Mujer. Fue por ello que se armó un operativo encubierto, con cámara y micrófonos ocultos -que llevaba puestos la mujer- y que registraron de qué manera actuó el médico hasta que irrumpió la policía en el consultorio del profesional. 

El caso recayó en el Primer Juzgado de Instrucción. El juez Benito Ortiz lo procesó por aborto en grado de tentativa. Pontoriero apeló pero la Cámara Penal confirmó el procesamiento. Con el médico desaparecido, la causa en la Justicia queda en stand-by.

Los antecedentes 

Fuera de los consultorios, el doctor habría protagonizado una serie de delitos durante los años 2000 y 2001.Arrascaeta junto a Diego Rosas, tenían una empresa constructora con la que habrían estafado con cheques falsos y obras no entregadas en tiempo y forma a varias personas, según  fuentes judiciales. Este episodio habría sido el causal de un embargo al sueldo del médico, por el cargo de jefe del área Ecografía del Hospital Rawson.

El rubro automotor también habría sido un terreno con manchas en el historial del médico, quien habría tenido diversos problemas en una agencia de venta de autos ubicada en calle Laprida y Rawson. 

La historia no termina allí, sino que Horacio de Arrascaeta fue denunciado ante las autoridades del Hospital Guillermo Rawson por persecución laboral y discriminación en perjuicio de una de las empleadas, subalternas al médico.La denuncia fue presentada con fecha 27 de marzo del 2013 y en tal documento la denunciante expone que “trabajo con una gran presión y con nerviosismo debido a la demanda, burlas del profesional a cargo de ésta sección, respecto de mi trabajo y de mi persona”. 

Comentarios