caso leslie

La fecha del juicio por el tremendo siniestro vial en Circunvalación, otra vez postergada

La nueva defensa de la conductora que atropelló y mató a Leslie Arustizia presentó estudios de parte que cambiarán lo estipulado en el Segundo Juzgado Correccional.
martes, 15 de octubre de 2019 · 13:22

Si bien fuentes judiciales del Segundo Juzgado Correccional confirmaron que la fecha del juicio contra Irma Sánchez, la mujer que atropelló y mató a Leslie Aristizia tras conducir en contramano por Circunvalación el 8 de septiembre de 2016, había sido establecida, la defensa presentó un nuevo informe que inevitablemente postergará el debate. 

Al cabo de tres años de espera, los familiares de la víctima fatal del insólito choque que provocó la mujer de 74 años que permanece bajo prisión domiciliaria creían que la Justicia llegaba para la joven que viajaba en moto junto a su novio Franco Ontivero, cuando recibió la sorpresiva embestida de frente del vehículo que comandaba Sánchez.

Era el 17 de octubre el 'Día D', pero el pedido de estudios psicológicos, físicos y psiquiátricos por parte del defensor oficial extenderán los plazos. "La enfermedad que presenta Sánchez ha ido evolucionando en detrimento de su salud mental, por lo que no estaría apta para ser juzgada", sostuvieron desde la defensa y agregaron: "Ahora no comprendería las consecuencias de sus actos de aquel entonces". 

Es que la mujer procesada por homicidio culposo que se encuentra tras las rejas pero en su propia casa padece la enfermedad de neurosífilis y ello afectó su salud mental, convirtiéndola -para su defensa- en inimputable, sin ser capaz de soportar una instancia de juicio oral. Fue por ese motivo que una junta médica la analizó y confirmó que estaba en sus cabales, que no tenía una alteración y comprendía a la perfección lo que había sucedido, al punto de mostrarse más preocupada por los daños económicos que iba a ocasionarle el accidente, que por  haber terminado con una vida.  

Sin embargo, desde la defensa ahora aseguran que cuando fue revisada era imputable, pero el deterioro mental fue irreversible. Desde un principio, solicitaron el sobreseimiento de la jubilada pues sostenían que tenía un cuadro de ‘demencia’. 

Comentarios