CUARTO JUZGADO DE INSTRUCCIÓN

Al sujeto que presuntamente quemó a su madre y escapó lo imputaron y lo busca hasta Interpol

Juan Eduardo Echegaray (27) es intensamente buscado por la policía, tras la orden de detención del juez Heredia Zaldo.
viernes, 28 de diciembre de 2018 · 15:58

A poco de cumplirse el mes del incidente en el que una mujer resultó gravemente herida con quemaduras en el 60% de su cuerpo, el juez que investiga el hecho ordenó la captura y detención del hijo quien presuntamente habría sido el culpable del estado de su madre. Es que después de que la damnificada, Liliana Loyola, ingresara al Hospital Marcial Quiroga y sus hermanos apuntaran contra su hijo Juan Echegaray, éste desapareció y hasta el momento se desconoce su paradero. 

Por ese motivo y ante las sospechas, el juez Martín Heredia Zaldo -del Caurto Juzgado de Instrucción- que instruye en la causa mandó a detener tanto en el territorio nacional como internacional al presunto autor del ataque a quien también lo imputó del delito de intento de homicidio. 

"Se ofició a la autoridades de la Policía Federal, Gendarmería, Migraciones, Policía Aeroportuaria e Interpol para la aprehensión de Echegaray", comentó el magistrado a Tiempo de San Juan. 

El hecho desató la controversia entre familiares, ya que la hermana del acusado y su padre (ex marido de la mujer herida) -nunca mejor dicho- pusieron las manos en el fuego por el denunciado, ahora buscado, y lo defendieron. Agustina y Eduardo Echegaray afirmaron que fue todo un accidente. "Mi mamá es muy creyente y siempre suele tener velas en su casa. Se le cayó una vela prendida al piso, prendió fuego el suelo, las paredes y así se quemó", declaró la hija. 

 Por su parte, su ex marido expresó que Liliana le dijo que "si no hubiese sido por el Juan -por su hijo- se quemaba viva, llegó en el momento justo". Sin embargo, los familiares de la mujer afirmaron que la incineró porque no le quiso dar el dinero que el joven le solicitaba. Según su relato, el muchacho ya la venía amenazando con que la iba a matar y ese día la roció con alcohol y la prendió fuego con una vela. Todo eso habría sucedido en la casa de la víctima en el barrio Aramburu, en Rivadavia.

El acusado estaba viviendo con una pareja en Chimbas pero hasta el momento no aparece. De confirmarse que fue su propio hijo quien la intentó asesinar y lamentablemente la mujer fallece, el hecho sería catalogado como un matricidio y le podría caber cadena perpetua. Por el momento, su señoría necesita pruebas y tenerlo cara a cara para contar con su versión, de modo tal de llegar a la verdad de lo que verdaderamente sucedió ese 29 de noviembre último. 

Comentarios