A 5 AÑOS DESPUÉS DE LA DENUNCIA

Final escandaloso para el caso Brizuela: ahora la Corte lo absolvió

Había sido condenado a 16 años de reclusión por el abuso sexual de sus hijas. El caso llegó hasta la Corte Suprema de la Nación por un conflicto de competencia con San Luis generado por la Corte local. También dan marcha atrás con la inédita sanción a seis jueces y fiscales. Por Gustavo Martínez Puga
jueves, 10 de septiembre de 2015 · 12:31

Por el beneficio de la duda, la Corte de Justicia de San Juan decidió absolver al electricista puntano Carlos Brizuela (47) por la condena a 16 años de reclusión que le habían aplicado el 5 de abril de 2013 como autor del abuso sexual agravado contra sus dos hijas. Y con esa decisión promete llegar a su fin uno de los casos más escandaloso que hubo en Tribunales, cinco años después de hecha la denuncia.

La última resolución de la Corte tomó estado público en la mañana de este jueves y está firmada por el tribunal especial que debió armarse para resolver el caso después de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación le diera un revés a los cortistas locales y determinara que era San Juan y no San Luis quien debía resolver sobre si Brizuela cometió o no abuso sexual.

El tribunal especial de la Corte estuvo formado por Silvia Peña –jueza de la Sala I de la Cámara Penal-, y los cortistas Ángel Medina Pala y José Abel Soria Vega.

Además, la Corte dijo en la parte resolutiva que queda "sin efecto” la inédita sanción que había aplicado a cuatro jueces y dos fiscales, el cual consistía en un apercibimiento administrativo que les había ensuciado su carrera.

Los jueces ahora beneficiados son: María Inés Rosellot –jueza de primera instancia, ahora jubilada-, quien procesó a Brizuela; y el tribunal de la Sala II de la Cámara Penal que lo condenó, integrado por Juan Carlos Peluc, Ernesto Kerman y José A. Vega. Los dos fiscales ahora beneficiados son Daniel Guillén, fiscal de primera instancia, y Alicia Esquivel, fiscal de cámara que pidió la condena.

Según la Corte local, "la sanción queda sin efecto por orden de la Corte Suprema de Justicia de la Nación al expedirse sobre el conflicto de competencia suscitado”.

El escándalo se generó el 10 de septiembre de 2013, cuando la Sala II de la Corte de Justicia (Adolfo Caballero, Juan Carlos Caballero Vidal y Eduardo Balaguer) decidió dejar en libertad inmediatamente a Brizuela porque entendía que se había cometido una irregularidad gravísima: dijo en ese momento que se había violado el principio de la territorialidad, ya que la denuncia hecha por la madre de las dos menores (ex pareja de Brizuela) decía que el abuso se había cometido en San Luis y no en San Juan.

Esa decisión había dejado muy mal parado a los seis funcionarios judiciales de primera instancia por los que había pasado Brizuela, porque lo habían tenido más de tres años en prisión y no le habían respetado un principio constitucional.

Esos seis funcionarios judiciales de primera y segunda instancia habían dicho en sus fallos que estaban al tanto del principio de territorialidad, pero que por la Convención Internacional del Derecho del Niño, la que tiene vigencia constitucional en nuestro país, investigaban el caso Brizuela para evitar la posibilidad de que las dos menores siguieran siendo víctimas de un abuso.

Por eso es que después de aquel fallo de la Corte local de septiembre de 2013, todo el caso Brizuela fue enviado a San Luis, para que allí se investigara el presunto abuso sexual de las dos menores.

El Juzgado de Instrucción y Correccional N° 1 de la primera circunscripción judicial de la Provincia de San Luis se resistió a tramitar la causa, basada en la misma postura que los jueces de primera instancia de San Juan.

Allí es cuando se generó un conflicto de competencia federal y el caso Brizuela saltó a la máxima autoridad judicial del país: la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Desde esa institución le dieron la razón a los puntanos y a los seis funcionarios judiciales sanjuaninos de primera y segunda instancia: es la justicia sanjuanina quien debe resolver si Brizuela abusó o no de sus dos hijas.

Como tres de los cinco miembros de la Corte de Justicia ya habían intervenido en aquella decisión de septiembre de 2013, liberando a Brizuela y generando un conflicto federal, ahora la Corte debió integrar un tribunal especial para la Sala II, el cual terminó por "absolver por el beneficio de la duda a Carlos Alberto Brizuela por los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante y con acceso carnal reiterado agravado por el vínculo”.

Como no hay motivo de una nueva queja federal, es de esperar que este sea el capítulo final del caso Brizuela, el electricista que tras ser liberado en septiembre de 2013 por la Corte local se había mudado a La Rioja y luego nadie más supo de él.

Fue por el trabajo de la defensora oficial Mónica Sefair que el caso Brizuela llegó a la Corte de Justicia. Ahora esa defensora está de licencia médica y el puntano terminó obteniendo el beneficio de la duda representado por otro defensor oficial, Carlos Reiloba.

 

 

 Nota de Paren las Rotativas (viernes a las 22.30, canal 5 Telesol) del 4 de octubre de 2013

 

 DURO TESTIMONIO

Brizuela: "Todo lo que sufrí, por más que me pague el Estado, no tiene precio”

Se abrazó con Caballero. Al fin y al cabo, está libre por la Corte y a defensora oficial. Contó su infierno por estar preso por una violación que no cometió, y acusó gravemente a Eduardo Cáceres, uno de los que se encargaron de su defensa, al inicio del proceso.


El caso de Carlos Brizuela fue uno de los que tuvo a la Justicia en la boca de todos los sanjuaninos. Pasó tres años y medio en la cárcel hasta que la Corte Suprema de Justicia lo liberó luego de comprobarse que estuvo preso por una sentencia equivocada por la presunta violación hacia su hija.  

"Un año antes de que se inicie el juicio ya venía mi ex mujer y mi hija tratando que la escucharan para decir que no era verdad lo que habían denunciado; habían tenido un conflicto con mi mujer actual y por eso hicieron eso”, explicó Brizuela. 

Recordó cuando se lo llevaron detenido: "Estaba en cama jugando con mis hijos cuando la Brigada fue a casa, dijeron "nos tiene que acompañar porque queda detenido”; yo más o menos había escuchado que me habían denunciado; mi abogado me dijo que tenía que irme de San Juan porque era muy grave lo que me habían hecho”.

"Yo me pregunto todos los días cuando vi de nuevo a mis hijos prácticamente no los conocía; una cosa es vivir lo que pasa en la cárcel y otra es comentar el dolor que uno siente; en la cárcel mis hijos me decían "papá, no te quedés acá, vamonós”.  

"Había perdido la esperanza de salir, decidí más de una vez terminar con mi vida; dejé de creer en Dios y la Justicia”. 

Se refirió al abogado Alejandro Martín García, que renunció, y a Eduardo Cáceres que lo defendieron antes del juicio y "me abandonaron; de hecho mi familia le pidió explicaciones a Cáceres” y dijo que "les pidió dinero en mano para defender mi caso”. En el caso de Cáceres, aseguró que le pidió 25.000 pesos para seguir. 

Se refirió a la Defensora del Pueblo Mónica Sefair, que hizo llegar el fallo a la Corte de Justicia y le agradeció públicamente porque ella "me devolvió la vida”, dijo Brizuela. 

Finalmente sobre si iniciaría un juicio a la provincia por los años que estuvo preso manifestó que "todo lo que sufrí con mi familia, por más que me pague el Estado, no tiene precio”.


Galería de fotos

Comentarios