ANÁLISIS

Senatore: en 21 años de antecedentes sólo tuvo dos condenas

El historial del ladrón muerto en manos de su víctima es un claro ejemplo de cómo el sistema judicial permite que los delincuentes vayan zafando. Incluso él resultó damnificado: tal vez una condena le habría evitado la muerte.
domingo, 2 de agosto de 2015 · 09:15
A los 42 años Rubén Senatore murió en su ley: asaltando una casa. Su víctima le pegó un tiro certero cuando intentaba derribarle la puerta para entrar a robarle. Detrás de su muerte hay un increíble historial criminal que respalda la triste calificación de "conocido delincuente” que jueces, abogados y policías hicieron de él.
 
Su planilla prontuarial es lapidaria. Dice que arrancó delinquiendo hace 21 años, cuando él tenía esa edad, cuando empezó a tener entradas a las comisarías porque ya la policía lo vinculaba a distintos delitos, siempre contra la propiedad.
Sin embargo, en 21 años de detenciones, sólo dos veces lo condenaron.
 
En el 2002 la Sala II de la Cámara Penal lo condenó a 1 año y 20 días de prisión (una pena excarcelable), por el delito de hurto calificado en grado de tentativa.
Siete años después, ene l 2009, la Sala III de la Cámara Penal lo condenó a 3 años de prisión (también excarcelable) por el delito de robo agravado por efracción (es cuando se usa cierta violencia para cometer el hecho).
 
Mientras tanto, en más de dos décadas de robos, Senatore fue beneficiado 12 veces por la figura de la falta de mérito. Eso quiere decir que en 12 causas los jueces consideraron que no habían pruebas suficientes para procesarlo, pero tampoco para desvincularlo totalmente.
 
Eso fue lo que ocurrió la última vez que Senatore cayó preso. Fue en mayo último. La policía lo había vinculado al robo de un comercio en Coll y Sargento Cabral. Por ese hecho terminó procesado un yerno de Senatore, pero a él no lo procesaron porque no habían pruebas certeras para imputarle del delito. Así fue como volvió a zafar y recuperar su libertad antes del mes de haber caído preso.
 
Ese extenso historial de Rubén Senatore es una película que se repite en Tribunales: muchos delincuentes van obteniendo la libertad cuando son vinculados a delitos contra la propiedad que no tuvieron gran impacto social, debido a que los jueces le van dando prioridad a los hechos más graves o de mayor impacto, tal como les ordena el Código de Procedimientos de San Juan.
 
En este caso, hasta el mismo Senatore resultó ser una víctima del sistema: tal vez una condena lo habría sacado de las calles y no habría perdido la vida.

 

 

 


Galería de fotos

Comentarios