ESPOSA Y PRESUNTA ASESINA

¿Amigos de Pamela apretaron a vecinos tras el crimen de su marido minero?

Un vecino habló con Tiempo de San Juan y contó que les golpean la puerta en la madrugada, les zapatean el techo y que dijeron a otro vecino “cuidado con lo que declarás”. El juez Flores dice que a él no le consta oficialmente. Por Gustavo Martínez Puga.
lunes, 27 de julio de 2015 · 08:40
Por Gustavo Martínez Puga

Que llegaron en tres motos; que las pararon en la puerta del departamento de la calle Corrientes al 21 Norte, a metros de Benavidez, donde cayó muerto el 13 de julio último Jorge Moreno (28); que se dividieron en grupos y fueron golpeando las puertas de las casas de los vecinos; que iban a cara descubierta; que les dijeron lo mismo: "Cuidado con lo que declarás”. Así se habría producido el apriete a los vecinos del minero asesinado de un tiro, quien murió sangrado, y en el que su esposa Pamela Carrizo está directamente vinculada al homicidio. Así se lo hicieron saber a la madre de la víctima, María del Carmen Argañaraz, pero en el lugar nadie lo reconoce oficialmente, aunque todos temen al entorno de la viuda.

En el vecindario parece haber un pacto de silencio para hablar del presunto apriete. Pero se sabe que se habría producido a las 48 horas del crimen, en la noche del miércoles 15 de julio.

Tras incurrir en algunas contradicciones, hubo un vecino que se animó a contar en estricto anonimato.

"Te golpean la puerta en la madrugada. Acá es una ley que se no se le abre la puerta a nadie. Te zapatean el techo. Y… son mensajes que te meten mucho miedo. Si te ven hablando con un policía o un periodista, al rato pasan y te dicen que tengás cuidado con lo que hablás. Acá no se jode, saben a qué hora entrás y a qué hora salís. Si hablás demás, te aparece quemado el auto o la casa”, aseguró el vecino.

Según informaron en ese lugar, ese episodio le fue informado al juez Pablo Flores, quien lleva la causa del crimen. Y también a un oficial de Policía de la Seccional 17 que lleva el sumario, a quien los vecinos le habrían dicho que no se sentían protegidos con su promesa de protección.

Pero el magistrado negó terminantemente el episodio: "Ningún testigo me ha hecho saber que los hayan apretado. De haber algo así, yo habría tomado las medidas correspondientes con la policía”.

Lo que ningún vecino duda en asegurar públicamente es que tienen mucho miedo. Tampoco ninguno duda en afirmar que Pamela "organizaba fiestas todas las noches, estuviera o no su marido”.

Un almacenero aseguró que "si alguien viene diciendo una cosa así –por el apriete- lo agarro del jopo y lo saco a los piques, porque quiere decir que ése sabe algo. Acá no vino nadie”.

La vecina del departamento pegado al de Jorge Moreno y su esposa Pamela Carrizo, quien fue la primera en llamar a la policía, aseguró que "acá no vino nadie a decirme nada”.

Esa mujer sí sigue sosteniendo que pasó "un rato” entre que "se escuchó un ruido fuerte, como un portazo –las puertas son de chapa- y entre que la chica me golpeó la puerta pidiendo auxilio. No le sé decir qué cantidad de tiempo, pero no fue inmediatamente. Llamé a la policía y cuando fui, él –por Jorge Moreno- ya estaba como desvanecido”.

Junto al departamento de la tragedia hay funciona una iglesia evangélica. Y la casa que sigue, por calle Corrientes, nadie atendió al llamado de los periodistas. Más adentro de la Villa El Salvador, todo es oscuro y se divisaron grupos de jóvenes que observaban distantes.

Del otro lado de la avenida Benavidez, pegado al canal, también se divisaron grupos distantes de jóvenes que bebían y fumaban en el barrio Costa Canal. 

Mientras tanto, en la vereda del departamento en el que recibió un tiro Jorge Moreno, aún están los carbones del asado que Pamela Carrizo había hecho con un grupo de amigos, previo a la discusión con su marido que arrancó a la medianoche y terminó con un estampido, un silencio profundo y el joven trabajador minero muriendo sangrado por la perforación de una bala que le entró por el hombro, desde arriba hacia abajo, y le provocó heridas fatales en su organismo.

Comentarios