INSÓLITO

La historia del empresario sanjuanino que intentó “robarse” un colectivo

Tiene 41 años, es propietario de una lomoteca de la provincia y el pasado 7 de julio intentó robarse un colectivo de la empresa “El Triunfo” pero no pudo arrancarlo. Fue detenido y liberado esa misma noche, la policía cree que estaba borracho.
domingo, 26 de julio de 2015 · 17:39
"Solamente un desequilibrado mental podría intentar llevarse un colectivo”, así se refirió Ricardo Salvá, dueño de la empresa "El Triunfo”, al hombre que intentó llevarse un colectivo cuando el chofer se bajó a comprar el pasado 7 de julio. 
 
Cualquiera pensaría que un ladrón ordinario intentaría llevarse la recaudación o le robaría a los pasajeros, pero en este caso no sucedió así, sino que el rodado casi es robado por un empresario sanjuanino. 
Se trata de Alfredo Algarilla, de 41 años, dueño de la lomoteca 2001, ubicada en Mendoza pasando Circunvalación hacia el sur y, según la policía, también es propietario de varios departamentos que alquila en la provincia. 
 
Eran las 5.20 de la mañana y Fabián García, chofer de la línea 04, interno 53, de la empresa "El Triunfo” decidió bajar a comprar antes de comenzar con su largo recorrido. 
 
García estacionó el colectivo en la intersección de las calles España y Libertador, como lo hacía habitualmente, pero nunca imaginó lo que podía llegar a suceder. 
Algarilla, que transitaba por la zona a pie, se subió al colectivo, se sentó en el asiento del conductor y lo arrancó. Sí, así es, no se llevó dinero ni ejerció violencia, nada más intentó darse a la fuga con el rodado. Por supuesto, Algarilla no sabía manejar un colectivo y el freno de mano que el chofer había dejado puesto impidió que el empresario sanjuanino se lo pudiera llevar. 
 
García casi se muere del susto cuando vio que un hombre intentaba llevarse el vehículo, pero más se sorprendió al descubrir que el intrépido ladrón era un empresario de la provincia. 
Tras varias advertencias para que se bajara, García, tuvo que llamar a la policía porque, según testigos, Algarilla hizo un "berrinche” digno de un niño de 5 años y se instaló en el asiento del colectivo. 
 
Los efectivos de la base que custodia el Centro Cívico acudieron al lugar y tuvieron que bajar al empresario por la fuerza. 
 
 Algarilla fue detenido y trasladado a la Comisaría 4ta donde permaneció hasta esa misma noche y fue liberado. Días más tarde trascendió que la madrugada que Algarilla intentó robarse el colectivo había estado bailando con amigos en un conocido boliche de la provincia ubicado en el lateral de Circunvalación Sur, casi General Acha. 
 
"Fue a bailar en camioneta y cuando salió del lugar se fue a pie hasta el Centro Cívico. Ahí es donde se subió al colectivo y no se acuerda de nada más”, comentó un amigo de Algarilla que pidió reservar su identidad. Es más, el joven sostuvo que el empresario ni siquiera sabe cómo llegó hasta Libertador y España, sin la camioneta. 
La policía no sabe si el empresario estaba alcoholizado o simplemente desequilibrado, lo cierto es que fue protagonista de un intento de robo insólito y ahora tiene una causa por el delito de tentativa de hurto calificado. 

Galería de fotos

2
2

Comentarios