informe especial / reos en la mira

El 2015 lleva la mayor cantidad de convictos evadidos en 8 años

Son números oficiales del Juzgado de Ejecución Penal. Un crimen y un robo pusieron a los presos con beneficios legales para salidas en el ojo de la tormenta. Por Gustavo Martínez Puga
sábado, 25 de julio de 2015 · 08:57

Hasta el 24 de julio último, hubo 10 convictos que violaron las condiciones que les habían impuesto para salir de su celda de la cárcel y volver provisoriamente a las calles sanjuaninas. Por lo tanto, pasaron a ser considerados prófugos y recae sobre ellos un pedido de captura de la jueza de Ejecución Penal, Margarita Camus, por lo cual debieran ser atrapados por la policía.
De esa manera, lo que va de este año catapulta al 2015 como el año con más cantidad de convictos evadidos de la cárcel mediante el sistema de beneficios legales y es el año con más condenados prófugos en los últimos 8 años. Se toma como referencia ese periodo de tiempo porque es cuando empezó a funcionar el Juzgado de Ejecución Penal.
Al 2015 con 10 casos de convictos prófugos por evadirse de los beneficios legales, le sigue el 2014 y el 2013 con 8 evadidos prófugos; el 2012 y el 2011 con 3 condenados prófugos; el 2008 y el 2007 con 4 casos y el 2009 y el 2010 con 1 convicto evadido y aún no hallado.
Del 2013 a la fecha oficialmente se registró un total de 80 convictos que violaron los beneficios carcelarios y se evadieron. Treinta y seis fueron recapturados. Y hay dos casos que se evadieron y se les venció la condena cuando estaban prófugos, por lo que ya no podrán volver a juzgarlos y estuvieron ilegalmente más tiempo en libertad que el que debían. Los 42 restantes son los convictos evadidos que están libres. 
El sistema de beneficios legales para salir de la cárcel que tienen los presos con condenas firmes  quedó en el ojo de la tormenta en los últimos días con dos casos ocurridos consecutivamente: el homicidio en ocasión de robo del trabajador penitenciario Rubén Elizondo, muerto de un tiro en el estómago en el asalto a un comercio en Capital. Eso ocurrió en el atardecer del viernes 17 de julio. Tres días después, en la mañana del lunes 20 de julio, un distribuidor de carne sufrió el robo de 400.000 pesos en Rawson.
En los dos hechos los investigadores policiales detuvieron a tres convictos como presuntos responsables.
Por el homicidio cayó el convicto Franco Emanuel Villareal, apodado "Bicho”, un sanjuanino que estaba evadido del Penal de San Luis desde el 5 de mayo último. En la provincia vecina estaba condenado  a 7 años de prisión por robo agravado y portación ilegal de arma de guerra. La Brigada de Investigaciones Norte le secuestró un revólver calibre 22 y una tumbera.

Por el robo de los 400.000 pesos cayeron dos convictos. Uno es León Esteban Ovalle Vázquez, apodado "Mortadela”. Y Damián Barrios (42), apodado "Salteño”.
De los tres casos de convictos vinculados a hechos delictivos, Ovalle es el único caso que depende del Juzgado de Ejecución Penal de San Juan. Barrios Martínez depende del Tribunal Oral Federal de San Juan, donde está condenado a 6 años de prisión en una causa por tráfico de drogas. Y Villarreal depende de San Luis.
"No somos adivinos para saber si van a delinquir o no”, aseguró Margarita Camus, la jueza de Ejecución Penal que autorizó la salida de Ovalle.
Para respaldar su decisión de darle salidas a Ovalle de la cárcel de Chimbas, la jueza de Ejecución se respaldó en el informe hecho por el equipo de profesionales del Servicio Penitenciario Provincial, el cual lleva la firma final del mismo Director.
Allí dice que la "Propuesta” que le hacen al Juzgado de Ejecución en el caso de Ovalle es "Favorable”. Esto quiere decir que también para el Penal el condenado que vinculan al homicidio  reunía las condiciones para tener salidas de la cárcel y volver a la sociedad sanjuanina.
El periodo de rehabilitación social al que se somete a una persona con condena firme en el Servicio Penitenciario Provincial consta de tres patas: observación, tratamiento y prueba. La jueza Camus criticó cómo está funcionando el sistema de reinserción social de los presos (ver vinculada).
Ovalle había sido condenado a 15 años y 5 días en una pena unificada por la Sala I de la Cámara Penal. Cumple la totalidad del castigo el 15 de marzo de 2019. Como tenía buen comportamiento y reunía las condiciones de rehabilitación impuestas en el Penal, a partir del 26 de agosto de 2014 empezó a tener Salidas Transitorias (dos días a la semana), bajo la tuición de su madre y su pareja.
A partir de diciembre de 2014, como respondía con las obligaciones impuestas, Ovalle empezó a salir transitoriamente dos días a la semana "bajo su palabra de honor” de cumplir con las obligaciones de no salir de su domicilio familiar, no beber, no drogarse y no delinquir. Las planillas muestran que salía después de las 7 de la mañana y volvía a las 21. Nunca violó ese régimen.
Hasta ahora, cuando la policía lo detuvo en la noche del martes 21 de julio cuando regresaba a dormir al Penal de Chimbas y quedó vinculado al robo de los 400.000 pesos ocurrido en la Villa Hipódromo. 



Galería de fotos

Comentarios