Fallo en la Sala II de la Cámara Penal

Mató a su amigo por creer que lo delató y le dan perpetua

Omar Gerardo 'Niki' Muñoz, de 28 años, recibió la condena por haber matado de un disparo el 16 de agosto del año pasado a Maximiliano Darío 'Peto' Quiroga, de 23.
miércoles, 18 de noviembre de 2015 · 09:10

Omar Gerardo Muñoz (26), alias "Niki”, recibió la máxima condena por parte de la Sala II de la Cámara Penal luego de que aceptara un juicio abreviado por matar de un disparo a su amigo y cómplice Maximiliano Darío "Peto" Quiroga, de 23.

El hecho ocurrió el 16 de agosto de 2014 cuando "Niki" le dio un tiro en el costado derecho de la parte trasera de la cabeza a la víctima luego de creer que su amigo lo había delatado en un robo. 
 
Finalmente el juez Juan Carlos Peluc Noguera le aplicó el máximo castigo, la cadena perpetua. 

 

 Esta es la nota publicada sobre el caso en Tiempo de San Juan: 

 

FALLO DEL JUEZ ORTIZ

Lo procesaron por matar su amigo a traición por venganza

Robaron una estación de servicios hace 7 años y uno zafó por ser menor. El otro purgó condena. Cuando salió lo ejecutó de tiro en la cabeza y por la espalda. Irá a juicio por homicidio doblemente agravado.

Lo procesaron por matar su amigo a traición por venganza

El procesado. Omar Gerardo Muñoz, alias "Niki”, de 26 años.

Por Gustavo Martínez Puga

Omar Gerardo Muñoz (26), alias "Niki”, sumó un pesado delito a su historial: el de homicidio doblemente agravado por asesinar a sangre fría a su amigo en un claro acto de venganza. Así lo entendió el juez Benito Ortiz, a cargo del Primer Juzgado de Instrucción, quien lo procesó con prisión preventiva por ese delito que podría llegar a costarle la pena máxima como prisión o reclusión perpetua.

La víctima fue Maximiliano Darío Quiroga (23), alias "Peto”, quien recibió un tiro en el costado derecho de la parte trasera de la cabeza. Eso ocurrió el 16 de agosto de 2014. Su cadáver quedó sentado sobre una silla en la vereda de una calle proyectada, en la numeración 1266, en el ingreso al barrio Martín Fierro, en Chimbas.

"Niki” Muñoz y el "Peto” Quiroga se conocían muy bien. "Niki” había sido condenado el 12 de junio del 2009 por el delito de robo con participación de un menor, en un atraco que cometieron en la estación de servicios ubicada en Matías Zavalla y Lateral Sur de Circunvalación. Ese menor era el "Peto”, quien zafó de ir preso por su edad. "Niki” siempre creyó que él lo delató y que por su culpa pasó preso cinco años en la cárcel.

Todo ese historial criminal fue tenido en cuenta por el juez Ortiz a la hora de hacer el auto de procesamiento.
Dice el juez en su fallo: "El testimonio de Balmaceda (dueño de la casa donde fue el crimen) y Ximena Frasson (pareja de Balmaceda) fueron contestes que Muñoz trataba a Quiroga de buchón, botón, policía. Estos testimonios, aunados a la planilla de antecedentes del encartado,  son pruebas indicativas del móvil del  inculpado para matar a Quiroga; esto es venganza por un acto de delación que creía que la víctima había realizado en su contra,  por un hecho ilícito en que participaron ambos, y donde el inculpado fue condenado a pena de prisión efectiva”.

Para llegar a esa conclusión, el juez Ortiz se basó en testimonios que le permitieron reconstruir que desde la tarde del 15 de agosto de 2014, "Niki” Muñoz estuvo junto a su amigo "Peto” Quiroga. Desde la noche y hasta las 3.45 de la madrugada del 16 de agosto, estuvieron tomando cerveza en la casa de Balmaceda.

Cuando éste último fue llamado por su mujer, quien le pidió que sus amigos se fueran de la casa porque los niños no podían dormir por el ruido que hacían y por la música, fue cuando "Niki” Muñoz se quedó solo con su amigo "Peto”. A traición, aprovechó y lo ejecutó de un disparo en la cabeza por la espalda.

Además de los testimonios mencionados, el juez Ortiz citó pericias técnicas que incriminan directamente a "Niki” Muñoz en el homicidio.

CORTA DISTANCIA
Una de ellas es el informe del médico forense: "Las lesiones observadas en autopsia en cabeza en región frontal derecha una lesión redondeada de aprox. 0,5 cm de diámetro compatible con orificio de entrada de arma de fuego calibre 22, con un ángulo de incidencia oblicuo de acuerdo al plano corporal del cadáver y de atrás hacia adelante, presentando área de quemadura. Sobre la distancia desde la cual se dispara, fue un disparo de corta distancia, debido a la presencia de área de quemaduras”.

El arma homicida nunca fue encontrada por los investigadores policiales.

Otro peritaje clave en la investigación judicial fue el dermotest, el cual arrojó la presencia de pólvora en la mano de "Niki” Muñoz.

Ante ese cuadro, el juez Ortiz decidió procesar a Omar Gerardo Muñoz por el delito de homicidio doblemente agravado, por alevosía y por el uso de arma de fuego.

En el caso de la alevosía, el juez Ortiz concluyó que "Muñoz no solo pudo dirigir sus actos y comprender la criminalidad del hecho que se le imputa, sino que para ello se munió de un arma de fuego y con conductas solapadas y subrepticias recuperó la confianza de su antiguo compinche, para de esa manera asegurar el resultado muerte,  sin riesgo para sí, como finalidad de su venganza”.

Además, por el uso del arma de fuego el juez Ortiz también procesó a "Niki” Muñoz por el delito de portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal.

Por otro lado, el juez Ortiz trabó un embargo en bienes de "Niki” Muñoz hasta cubrir la suma de 200.000 pesos.

Cómo sigue
1-Ahora el procesamiento del juez Ortiz podrá ser apelado por la defensa de "Niki” Muñoz.
2-Por las pruebas testimoniales y técnicas, es difícil que el fallo del juez Ortiz sufra un revés.
3-De quedar firme el auto de procesamiento, la causa irá a la Cámara Penal para el juicio.

 

Comentarios