BUROCRACIA JUDICIAL

Súplica al minero abusador antes de que lo liberen: ¡No te fugues!

Está probado que abusó sexualmente de sus tres hijos. Pero lo liberarán porque pasó preso 3 años sin una condena, tal como ordena un fallo plenario de la Corte local. Hay una excepción legalizada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación. La pregunta del millón: ¿Por qué no la aplican?. Por Gustavo Martínez Puga.
domingo, 01 de noviembre de 2015 · 10:47
Por Gustavo Martínez Puga

Alfredo Gabriel Villegas Montaño tiene 41 años y es prácticamente seguro que el día que le hagan el juicio lo condenen a pasar en prisión entre 8 y 50 años, debido a las pruebas que hay en su contra para demostrar legalmente que durante seis años abusó sexualmente de sus tres hijos biológicos.

Así y todo será puesto en libertad en las próximas horas porque pasó tres años en prisión y el Poder Judicial de San Juan no fue capaz de realizarle un juicio y dictarle una sentencia en todo ese tiempo.

Esa regla del máximo de 3 años fue establecida en un fallo plenario de la Corte de Justicia de San Juan. Parece palabra santa, a pesar de que se supone que en Derecho la analogía no se aplica y no todos los casos son iguales. Y a pesar de que la ley 24.390 (la cual regula la prisión preventiva) prevé en su artículo 3° una excepción cuando el delito sea especialmente grave. En este caso, está en juego la integridad sexual de tres menores.  
Además, la máxima autoridad judicial del país, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, legalizó excepciones para casos puntuales también mediante un fallo plenario.

Sin embargo, no se conocen casos en San Juan de personas que hayan estado más de tres años en prisión sin una sentencia.

Por eso que todo indica que Villegas será puesto en libertad los primeros días de la semana que viene.

Una sola cosa podría permitirle al ex obrero minero no volver al calvario de la prisión: que no lo condenen.

Para que eso ocurra, todo indica que lo único que podría hacerlo zafar es que no se haga el juicio.Eso sería muy sencillo para el acusado: si se da a la fuga, el juicio no podrá realizarse porque el sistema penal argentino no permite juzgar a una persona en su ausencia.

Entonces, aunque cueste creerlo, la Justicia dependerá del abusador para hacerle el juicio.

Cuando le den la libertad, más allá de imponerle restricciones de acercamiento a la casa o a la escuela de sus hijos, Villegas será un hombre libre para moverse por dónde y cómo le dé la gana.

Por lo tanto, las tres víctimas, la madre de los niños y todos los sanjuaninos que esperan que se haga justicia con este aberrante caso, sólo dependen de que Villegas no se fugue cuando sea puesto en libertad.

Y después de eso, de su buena voluntad, de que vaya todos los días caminando a Tribunales el día que le hagan el juicio.

Es difícil pensar que una persona en esa situación pondría en riesgo años de libertad. Más aún cuando ya fue liberado y vuelto a atrapar por ese mismo hecho: cabe recordar que un juez lo procesó y la Corte de Justicia lo liberó al anular ese procesamiento. Eso fue hace un año y el caso fue un escándalo social.

Tres días después de aquella polémica decisión, una fiscal ordenó detenerlo de nuevo. En esa oportunidad Villegas no se presentó voluntariamente a la Justicia. Aun sabiendo que lo estaban buscaban por todos lados, pasó otros tres días escondido hasta que lo atrapó la policía. Lo encerraron y lo procesaron por segunda vez.
Hasta ahora los dos jueces de primera instancia entendieron que las pruebas son contundentes para meter preso a Villegas.

Mientras todo eso ocurría, el tiempo fue pasando. El segundo fallo fue apelado y la causa durmió siete meses en la Sala II de la Cámara Penal.

Llegó un momento en que la burocracia acorraló a la Justicia de San Juan contra sus propias normas: Alfredo Villegas fue detenido el 30 de octubre de 2012. El último viernes se cumplieron 3 años de prisión sin sentencia. A eso le agregan los días fue liberado por la Corte, por lo cual, en las próximas horas, harían efectiva su libertad.
Sin entender nada eso, María Angélica Andrada, la madre de los tres niños abusados, está desconsolada por la falta de respuesta de la Justicia de San Juan. "Ese hombre les robó la inocencia a mis hijos y encima ahora son ellos los que van a vivir con miedo”, dijo, llorando, ante las cámaras de Canal 13 San Juan.

Cristina (21), la hija mayor (quien denunció a su padre tras haber sido abusada durante seis años), entre la desazón y el vacío, se preguntó: "¿Qué esperan los jueces para condenarlo? ¿Qué más necesitan? No entiendo nada”.

El abogado que se opuso a la libertad

Como no tiene dinero para pagar un abogado particular, María Angélica Andrada recurrió al defensor oficial Carlos Reiloba y se hizo parte querellante para representar a sus hijos (las víctimas) en el proceso contra Alfredo Villegas. Ése defensor oficial fue a contracorriente del fallo plenario de la Corte de Justicia y le pidió al juez Benedicto Correa que no libere al minero abusador, más allá de que cumpla los 3 años de prisión sin una sentencia.

Citando jurisprudencia local y nacional, el defensor Reiloba dijo que "no vengo a oponerme a la liberación en un delito de robo o hurto, sino que la oposición que realizo está fundada en la especial gravedad del delito que se investiga, en el cual resulta lesionada la integridad sexual de menores de edad”.

Qué dice la Corte local

Mediante el fallo plenario "contra Rodríguez M.E.”, del año ´99, la Corte de Justicia de San Juan impuso la norma de que nadie podía estar preso más de 3 años sin una sentencia. Y esa acordada impuso una política judicial dentro de Tribunales que parece intocable.

Qué dice la Corte nacional

Mediante el fallo plenario "Acosta, Jorge Eduardo y otros”, del 8 de mayo de 2012, la Corte Suprema de Justicia de la Nación determinó que el máximo de 3 años de prisión sin sentencia "no puede aplicarse de manera automática”. Cita el máximo tribunal judicial del país la excepción establecida en el artículo 1° de la ley 24.390 y dice que debe tenerse en cuenta a la hora de tomar una decisión "si la detención ha dejado de ser razonable”.
El caso Villegas reuniría esas condiciones: el delito es grave, pondría en riesgo a las víctimas su libertad y también está en riesgo su fuga y la posible no realización del juicio.
 
Cronología de un escándalo

De principio a fin, estas son las fechas más importantes del proceso judicial que concluirá en la liberación de Alfredo Villegas Montaño, a pesar de estar procesado por abusos sexuales contra sus tres hijos biológicos.

30-10-2012
Alfredo Villegas es detenido por policías de la Seccional 25. Fue a las 3.35 en la Terminal de Ómnibus.

6-3-2013
El juez Maximiliano Blejman, del Cuarto de Instrucción, procesó a Villegas por graves delitos contra la integridad sexual.

19-8-2014
La Corte anuló el procesamiento del juez Blejman por errores procesales: la orden de detención escrita del juez Vega (quien investigó al principio) fue hecha horas después de la detención de Villegas.

22-8-2014
La fiscal Teresa Ravetti pidió la detención de Villegas, por entender que ponía en peligro a la investigación.

25-8-2014
Tras estar escondido, la policía encuentra a Villegas y lo detiene por segunda vez.

31-10-2014
El juez Benito Ortiz, subrogando el Quinto Juzgado de Instrucción, procesó por segunda vez a Villegas.

10-7-2015
El abogado de Villegas apela el procesamiento y recién en julio de 2015 (después de 7 meses), la Sala II de la Cámara Penal resuelve "tener por desistido el recurso”, confirmando el procesamiento.

31-7-2015
La Sala II rechaza un nuevo pedido de la defensa de Villegas y el caso salta a la Corte de Justicia.

18-8-2015
La Corte le concede el recurso de casación a la defensa de Villegas y admite estudiar su pedido.

5-10-2014
La Corte resolvió que el recurso de apelación de la defensa de Villegas se había caído porque no tenía la firma de su abogado defensor. Así, volvió a confirmar el procesamiento.

14-10-2015
Todo el expediente baja al Quinto Juzgado de Instrucción para que el juez Correa cierre el caso y lo envíe a juicio.

30-10-2015
Se cumplen los tres años de Villegas preso sin una sentencia. Se le agregan los días que la Corte lo liberó. Es inminente que el juez Correa lo ponga en libertad por no haber una sentencia en ese plazo.

Galería de fotos

Comentarios