DESDE ADENTRO

Así operaba la “Banda de las Embarazadas”: estafadoras del mensaje de texto

Con un marido desde adentro del Penal de Cruz del Eje, en Córdoba, y ellas dos afuera, estafaron a los sanjuaninos desde la comodidad de su hogar y mientras esperan la llegada de sus hijos. Les sacaron 12, 15 y hasta 35 mil pesos. Por Agostina Montaño
sábado, 31 de octubre de 2015 · 11:01

Que una compañía de telefonía satelital los había premiado con 100 mil pesos. Sí, 100 mil pesos, así de arriba y de la nada porque ellos ni siquiera tenían un teléfono satelital. Sin embargo, para cobrarlo había que depositar plata en concepto de impuestos, cosa que también es difícil de creer. Pero ellos lo creyeron y fueron con toda la ilusión a depositar el dinero para ganar un premio que podía ayudarlos a salir de deudas y comprarse alguna cosa con la que siempre soñaron.

Así operaba la "Banda de las embarazadas”, integrada por dos cordobesas encargadas de cobrar la plata y por dos cordobeses, uno desde adentro del Penal que enviaba los mensajes a sanjuaninos que se dieron cuenta del engaño cuando ya era demasiado tarde.

Todo saltó a la luz cuando un abuelito de 65 años de apellido Oyola fue a la División Defraudaciones y Estafas de la Policía de San Juan para radicar una denuncia porque lo habían estafado por mensajes de texto que provenían desde Córdoba. En tres veces, el hombre depositó un total de 12 mil pesos en una cuenta y luego le llamaron para pedirle que entregara un televisor.

Fue ahí donde fallaron las cordobesas. Ese 15 de octubre fueron a retirar la encomienda y se encontraron con la policía de aquella provincia que ya había sido alertada sobre la maniobra. ¿La sorpresa? Ambas mujeres cursan un embarazo de 6 meses y sus panzas llamaron la atención a los uniformados.

Se trataba de Catalina Arcelia Núñez de 41 años y Yanela Fernanda Vázquez, de 24, según informaron fuentes policiales. Días más tarde la policía detuvo a otro cordobés, Matías Adrián Leiva, de 27 años, que trabajaba con las mujeres.

A medida que la policía comenzó a investigar y secuestró los celulares de las mujeres descubrió que algunos de los mensajes de texto salían del Penal de Cruz del Eje, donde está preso por robo agravado Guillermo Leiva esposo de Catalina Arcelia Núñez, una de las estafadoras embarazadas.

Pero la estafa al abuelito no era la única que habían logrado concretar en San Juan las cordobesas sino que empezaron a aparecer causas que llevaban meses en los juzgados pero por las cuales aún no había detenidos.

LAS OTRAS ESTAFAS

A Montaño Rubén Segundo, oriundo de Iglesia, le dijeron que se había ganado una camioneta 4X4 y que debía abonar un dinero en gastos de patentación. Por eso el hombre le pidió plata a sus parientes y llegó a juntar 35 mil pesos que depositó en una cuenta a nombre de una de las cordobesas. Obviamente la camioneta nunca llegó y Montaño puso la denuncia de la estafa que ahora está siendo investigada en el Cuarto Juzgado de Instrucción, que hasta el momento no tenía detenidos.

Otra víctima fue un hombre de Angaco al que también le dijeron que eran de una compañía de teléfono satelital y lograron sacarle 15 mil pesos.

La forma de coaccionar a las víctimas para que siguieran entregando dinero se basaba en amenazas. Es más, una vez desbaratada la banda a Oyola le seguían llegando mensajes de texto diciéndole que si no depositaba más dinero la AFIP iba a investigarlo y a embargarle todos sus bienes. La policía cree que estos mensajes salían del Penal de Cruz del Eje, donde está el marido de una de las embarazadas, que parece que hasta ese momento aún no se enteraba que todo su plan de había desmoronado.

Ahora ambas cordobesas están detenidas en la División Delitos de la Central de Policía y los efectivos a cargo del subcomisario Sombra ya empezaron a llamar gente. Se trata de posibles víctimas cuyos números de teléfono están en las 80 hojas de sábanas de mensajes de texto entre las que hay varios sanjuaninos, según informaron desde la policía.

Otra estafa de cordobeses con autos 0km

El caso salió a la luz en diciembre de 2014 y se trataba de una empresa fantasma que supuestamente estaba radicada en Córdoba.

Tres cordobeses llegaron a la provincia ofreciendo planes de pago para comprar autos 0km pero la gente entregaba el dinero y los autos nunca aparecían. La propuesta era tentadora, cuotas fijas, la posibilidad de acceder a vehículos último modelo por un bajo precio y una fecha de entrega que era estipulada por el comprador. Según llegó a establecer personal de Defraudaciones y Estafas, este grupo de cordobeses alcanzó a estafar a 300 familias sanjuaninas por un monto total que alcanzaría los 5 millones de pesos. Sin embargo, los cordobeses fueron excarcelados y la causa aún no fue resuelta.

 


 

Comentarios