LUIS ARMANDO BALAGUER

Contactos, política, vuelo sanitario, el chamuyo del ex juez estafador

Actualmente tiene un pedido de captura nacional. Es porque se llevó tres portarretratos de alpaca de un bazar valuados en $ 5.000. El golpe bajo: se abusó de la necesidad de un trasplante. La víctima se enteró de quién era por Tiempo de San Juan. Por Gustavo Martínez Puga.
sábado, 03 de octubre de 2015 · 10:44
Por Gustavo Martínez Puga

Esta vez sí que cayó muy bajo la humanidad del sanjuanino que llegó a ser juez federal de Bahía Blanca por gestión del gobierno menemista. Es que Luis Armando Balaguer (60) se valió hasta de la necesidad de un vuelo sanitario para el trasplante de un pulmón para poder hacerse de tres portarretratos de alpaca valuados en 5.000 pesos.

Por ese hecho delictivo que protagonizó el miércoles 2 de septiembre último, ahora Balaguer tiene un pedido de captura nacional hecho por la Policía de San Juan, a lo que se sumará otro pedido igual del juez correccional Eduardo Agudo, quien investiga el hurto.

La víctima del hurto es Mario Guerrero, dueño del bazar ubicado en Mitre antes de Alem, en Capital. Ésa persona está en lista de espera en el INCUCAI para poder recibir el trasplante de su pulmón izquierdo. Por ese problema de salud, Guerrero debe usar una mochila para complementar su respiración.

Y, como toda persona en esa situación de salud, sus expectativas por cómo se desarrollarán las cosas al momento en que lo llamen para trasplantarlo, es un tema que lo desvela.

Justamente por allí le entró el ex juez federal Luis Armando Balaguer. "Al verme con la mochila, me empezó a preguntar que qué problema de salud tenía, que él tenía contactos en el INCUCAI. Yo le paré el carro y le dije que con eso no se jodía. Entonces me empezó a decir que tenía contactos nacionales en la Fuerza Aérea para conseguirme el vuelo sanitario cuando me salga el trasplante, me empezó a nombrar a uno y a otro… también me dijo que tenía contactos en el gobierno de la provincia, me dio nombres”, recordó Mario Guerrero.

Guerrero, además de ser docente en la Facultad de Ingeniería, es un apasionado de la política: es un militante del Justicialismo, partido con el que fue candidato a diputado departamental por 9 de Julio, y con el que llegó a ser Director del Área de Fronteras y de Telecomunicaciones en la gestión de Escobar. Y entre el ´99 y el 2000 fue director de Promoción de Nuevas Fuentes en la Dirección de Energía de la Nación.

Esa fue otro frente de chamuyo que tuvo el ex juez Balaguer para hablarle largo y tendido, si hasta le contó que el contacto para ser nombrado juez fue un amigo político riojano en común que tenían: el ex súper ministro menemista Antonio Erman González (F.).

Guerrero no se daba cuenta pero, de esa manera, había empezado a ganarse su confianza para el objetivo final: tomar tres portarretratos (uno de 34 por 44 centímetros y dos de 30 por 35) y escaparse del lugar de un momento a otro, sin darle la posibilidad a Guerrero de darse cuenta que estaba siendo blanco de la habilidad dialéctica y delictiva de Balaguer.

"Me engrupió con su forma de hablar, es una persona culta… hermano de un médico al que conozco mucho. A la hora de pagar me dijo que se había olvidado de la tarjeta, me dio el número de celular de su mujer, todo fue muy rápido. Eso fue al mediodía y aprovechó que había mucha gente en el negocio. Después me cayó la ficha, cuando estaba almorzando. Entonces entré a internet y puse su nombre. Ahí me saltó la nota de ustedes, de Tiempo de San Juan, y me di cuenta que me habían estafado. Ahí nomás fui a la Centra de Policía y radiqué la denuncia”, explicó Guerrero.

Espera vital

Mario Guerrero está en lista de espera para recibir el trasplante del pulmón izquierdo. Desde hace años lucha contra una enfermedad que ya le costó varias operaciones. Actualmente espera el llamado desde la Fundación Favaloro para recibir el órgano que le puede cambiar su vida. "Desde que me llamen porque me salió un donante, hasta recibir el trasplante, tengo un tiempo máximo de cuatro horas. La obra social me cubre los costos. Por eso me preocupa que en ese momento pueda tener el vuelo sanitario”, comentó Guerrero.

Las condenas

Luis Armando Balaguer empezó a trabajar en la Justicia dentro de la fiscalía de Jáchal. Allí terminó de malas maneras y luego apareció nombrado juez federal de Bahía Blanca en 1989. Duró poco: en 1992 lo suspendieron. Y en 1993 lo destituyeron. No era para menos: siendo juez federal había chapeado con esa influencia para sacar sin pagar autos cero kilómetros de una agencia de esa localidad bonaerense. En 1996 fue condenado a seis años de prisión por esos delitos. Luego apareció por Salta, donde fue condenado a un año de prisión efectiva por comprar muebles con cheques truchos.

Galería de fotos

Comentarios