INFORME ESPECIAL

Droga sintética: en 4 meses vendieron 26.000 pastillas con recetas truchas

Por ejemplo, la “droga de la violación” es comprada en las farmacias a 1,70 pesos el comprimido y en la reventa le sacan entre 100 y 130 pesos. Salud Pública ya hizo seis denuncias este año. La nueva ley apunta al médico y a las farmacias. Por Gustavo Martínez Puga
sábado, 24 de octubre de 2015 · 11:13

Entre junio y septiembre, sin contar octubre, se detectó oficialmente que en la provincia se vendieron no menos de 26.000 pastillas de droga sintética mediante el uso de 413 recetas truchas, en las que falsificaron el nombre y el sello a 20 médicos. Así se desprende del control aleatorio a 19 farmacias que hizo la división Farmacia del ministerio de Salud Pública.

Sólo para dimensionar el negocio ilegal detrás de las drogas sintéticas, un solo comprimido de Flunitrozepam, llamada la "droga de la violación” (porque además de hacer perder el conocimiento actúa como un relajante muscular), tiene un precio de venta al público de 1,72 pesos; y cada comprimido es revendido al público a valor que va de los 100 a los 130 presos, según la información de Salud Pública.

La marca comercial más conocida de esa droga es Rohypnol. Viene en cajas de 1 miligramo por 30 comprimidos, cuyo precio de venta al público es de 51,78 pesos.

De todas maneras, esa es la más barata de las drogas sintéticas que adquieren en el mercado negro con recetas truchas.

La mayoría de las recetas ilegales detectadas en las farmacias fueron para adquirir la droga Alprazolam (la marca comercial más conocida es Alplax), en su dosis de mayor concentración: 2 miligramos por cajas de 60 comprimidos, cuyo precio actual de venta al público es de 184 pesos.

También se detectó una gran cantidad recetas truchas con la droga Clonazepam (la marca comercial más conocida es Rivotril), también con dosis de 2 miligramos por 60 comprimidos, cuyo precio de venta al público es de 106,49 pesos.

En el mar de recetas truchas detectadas, aún Salud Pública no precisó cuántas de ellas eran de cada una de las drogas mencionadas. Por lo que aún no se pudo obtener una cifra estimativa del valor económico de esas 26.000 pastillas que se vendieron ilegalmente.

La reventa de esas pastillas no tienen un valor estable en el mercado negro: todo depende de la cara del cliente, del lugar donde se lo esté comercializando y de la necesidad del vendedor. De lo que no hay dudas es que este tipo de drogas sintéticas tiene un alto impacto en las clases sociales bajas. Por ejemplo, se sabe que es una de las peores adicciones que sufren los internos del Penal de Chimbas; o que es común que quienes son atrapados cometiendo delitos contra la propiedad les comenten a los jueces que estaban "empastillados”.

Este tipo de remedios se llaman científicamente psicotrópicos, los cuales actúan sobre el sistema nervioso central, provocando cambios temporales de la percepción, el ánimo, el comportamiento y el estado de conciencia.

Esos compuestos son las llamadas drogas sintéticas, ya que, a diferencia de la cocaína o la marihuana, no tienen un origen vegetal sino que se producen en laboratorios.   

Por ese motivo en las farmacias deberían venderse al público sólo con la receta de un médico, ya que se trata de medicamentos que tienen como destino legal producir mejoras en la salud de las personas con diferentes problemas.

Sin embargo, en la práctica eso no ocurre. Salud Pública ya clausuró una farmacia que vendía esas drogas sintéticas en negro, sin receta. Y esa modalidad promete un dolor de cabeza aún más grande para las autoridades, por lo difícil que resulta detectar esa práctica y combatirla.

Lo que por ahora sí se está combatiendo es la adquisición de esos medicamentos con recetas truchas, gracias a las farmacias que trabajan legalmente en colaboración con Salud Pública, quienes dan aviso inmediato cuando aparece un sospechoso y se pone en marcha el chequeo oficial de la receta.

Mediante ese sistema, en lo que va del año la división Farmacia del ministerio de Salud Pública de la provincia, a cargo de Mario Carmona, realizó seis denuncias penales en la división Defraudación y Estafas de la Policía de San Juan por el delito de falsificación de documentos.

Eso arrojó como resultado dos detenciones, una de ellas es una enfermera del Hospital Rawson y el otro un cordobés. Ambos están excarcelados Mientras que en el 2014 llegaron a producirse siete detenciones a raíz de estos controles oficiales.

Por ahora el trabajo de control es muy artesanal y el negocio ilegal está concentrado en la prescripción y en la reventa callejera de los comprimidos. Las esperanzas están puestas en una nueva legislación, la Ley 1.306 Q, la cual tendrá más control sobre los médicos y evitará el papel como receta, ya que hoy en día el negocio en negro de la droga sintética está en la prescripción y en la reventa callejera.

Receta electrónica

El 30 de abril último, los Diputados aprobaron la Ley 1.306 Q, llamada Ley Provincial de Psicofármacos. Ya está promulgada y falta que se termine la reglamentación, por lo que se estima que en diciembre entrará en vigencia. Como es pionera en el país, la ANMAT (Asociación Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) la tiene publicada en su página web.

Entre los cambios más importantes que introducirá esa legislación, está la receta electrónica. Eso obligará a que los médicos tengan que registrar su firma electrónica y empezar a usar ese sistema para evitar la falsificación del papel. Las farmacias deberán exigir el DNI del paciente y tendrá digitalmente la receta a su nombre, por lo que no podrán vender más de la cantidad prescripta y todo estará debidamente registrado en una base de datos oficial.

Además, los médicos estarán obligados a prescribir la droga del medicamento y no la marca comercial, como hacen ahora, favoreciendo a determinadas marcas de la industria farmacéuticas.

Las denuncias

En lo que va del año, la división Farmacia de Salud Pública hizo seis denuncias por las recetas truchas. Una a una, los jueces que las tienen y las fechas que fueron hechas.

El juez Adárvez, en el Tercer Juzgado de Instrucción, tiene las denuncias del 1 de abril, del 15 de agosto y del 20 de agosto.

El juez Flores, del Segundo Juzgado de Instrucción, tiene la denuncia del 31 de julio.

Y el juez Blejman, del Cuarto Juzgado de Instrucción, tiene las denuncias del 1 y del 17 de septiembre.

 

 

 



Galería de fotos

Comentarios