Elecciones 2021

La pipa de la paz en Rawson

El 1 de julio el peronismo logró una foto de unidad inédita. Hubo tensión pero también un llamado a dejar el 2023 para más adelante.
domingo, 4 de julio de 2021 · 10:54

Por Daniel Tejada

Canal 13 San Juan

Cada uno llegó por su lado. El intendente Rubén García, escoltado por su gente. Aparte, el diputado Juan Carlos Gioja con el presidente del Concejo Deliberante, Juan Carlos Salvadó. Más allá también asomó el Defensor del Pueblo, Pablo García Nieto. Todos habían sido convocados por el presidente de la Junta Departamental del Partido Justicialista, Marcos Andino, en la plaza de Villa Krause en memoria de Juan Domingo Perón. La tensión inicial se fue moderando con el correr de los minutos. Fue la primera ronda de la pipa de la paz imprescindible para el segundo semestre electoral.

La escena sucedió el jueves 1 de julio, con motivo de los 47 años de la muerte del fundador del movimiento justicialista. Andino había tomado nota del mensaje que bajó Sergio Uñac  el martes previo en una reunión del Consejo Provincial del PJ. En ese encuentro virtual estuvieron todos los sectores y el gobernador en su calidad de conductor llamó a la unidad. Lo interpretó el vicegobernador Roberto Gattoni la mañana siguiente en Banda Ancha: 'La interna se terminó, como justicialismo tenemos un adversario y estamos todos encolumnados'.

Decir que las diferencias están zanjadas puede sonar prematuro, pero hay evidentes esfuerzos por dejarlas de lado, en la comprensión de que la cita electoral es compleja y el menor desliz podría impactar en los guarismos del 12 de septiembre, cuando se llevarán a cabo las primarias.

Rawson es tal vez el mejor laboratorio donde se expresan las diversas corrientes peronistas forzadas a convivir. Por eso la efeméride se presentó como el kilómetro cero para dejar atrás el pasado, aunque más no sea transitoriamente, y juntar cabezas. No es asunto consumado, en absoluto, pero al menos consiguieron trazar una línea de largada sin ausentes. Fue un primer buen paso.

Desde la Junta Departamental reconocieron la predisposición de los actores. Evidentemente las palabras de Uñac en la víspera sirvieron para allanar las cosas. No queda demasiado tiempo para que deban empezar a coordinar trabajo territorial en campaña. En la informalidad, un altísimo dirigente partidario describió que ‘en Rawson tienen más caciques que indios’. La metáfora grafica a la perfección el desafío que representará amalgamar las tribus.

Estas legislativas de mitad de mandato podrían facilitar la tregua, porque hay relativamente poco en juego en términos departamentales. En realidad el ojo está puesto en 2023, cuando finalice el primer mandato de Rubén García y se abra la chance de barajar y dar de nuevo. Es el distrito más importante del Gran San Juan para el justicialismo por población y por caudal electoral. Ese mar de fondo está presente desde ahora. Si son capaces de posponer las aspiraciones municipales y armonizar intereses en 2021, eso solo se sabrá con el correr de los días.

Inevitablemente hay una vinculación entre 2021 y 2023, desde que el propio Uñac planteó este comicio como un plebiscito para sí mismo y para los intendentes. Si el oficialismo triunfa de manera holgada en Rawson, ¿quién saldría favorecido por el resultado? ¿Se lo apropiará Rubén García como jefe comunal? ¿Y si el guarismo no fuese tan positivo? ¿Quién cargaría con la responsabilidad/culpa?

No son preguntas retóricas. En el acto homenaje a Perón, se habló explícitamente del asunto. Lo hizo Andino, en un breve discurso pensado para la ocasión y elaborado para los invitados especiales. Dijo que ‘el triunfo electoral de Rawson no debe tener beneficiarios en lo individual’.

Entre líneas, apuntó que cualquier especulación sobre beneficiar o no al intendente, terminará perjudicando a Uñac. En esta instancia, el mayor temor es que algunos decidan sentarse y no trabajar en la campaña o patear en contra para que Rubén García pague el costo de un resultado pobre. La única manera de evitarlo es comprometerlos a todos en las buenas y en las malas mucho más.

Rubén García tiene aspiraciones a ser reelecto. Lo admitió en vivo en Canal 13, sin rodeos. Empezó a gestar su propia agrupación que periodísticamente y en este medio fue bautizada como ‘rubenismo’. Se ha distanciado del giojismo que le dio origen y su vínculo tanto con  Juan Carlos Gioja como con Salvadó está frío.

El intendente tampoco tiene cercanía con la Junta Departamental, porque de hecho fue candidato en la interna peronista por la lista giojista y perdió con el uñaquismo. Así fue como quedó Andino al frente del partido en la jurisdicción. Es una particularidad de Rawson, que no coincidan en la misma persona ambos roles como sí sucede en Chimbas, donde Fabián Gramajo además de intendente es el conductor del distrito. La verticalidad del Norte del Gran San Juan contrasta con la diversidad del Sur.

Entre las efemérides peronistas, el 1 de julio tiene un valor simbólico incluso mayor al 17 de octubre, al menos para quienes han seguido la liturgia partidaria históricamente en Rawson. El año pasado cada uno hizo su homenaje por separado. Rubén García en un turno. Marcos Andino en el otro. La interna del 15 de marzo era todavía muy reciente y las heridas no habían cicatrizado. Hubo invitaciones cruzadas pero ninguna prosperó. Por eso la foto de 2021 simbolizó un relanzamiento de las relaciones, apremiados todos por el compromiso electoral.

Aunque cada uno llegó por su lado y el aire se podía cortar con cuchillo, lentamente fueron bajando las guardias. Vinieron a la memoria anécdotas militantes que ayudaron a distender los ánimos y hasta soltar una carcajada. Quedaron en juntarse en los próximos días. Hablaron de la necesidad de sumarse al menos para la coyuntura. Por ahora el responsable de la convocatoria fue Andino, como presidente de la Junta Departamental. ¿Los más veteranos le reconocerán las jinetas para coordinar? Por ahora solo se puede expresar como interrogante.

El joven dirigente tiene amistad con García Nieto, de manera que cuenta con el espacio ‘Rawson Nuevo’. No debería representar un camino cuesta arriba. Pero le queda seguir suavizando su rivalidad con Rubén García. Por lo pronto, el joven justicialista procuró nunca criticar la gestión municipal. No al menos en público. Lleva anotado este gesto político para ponerlo sobre la mesa cuando tenga la oportunidad de sentarse cara a cara con el intendente. Con Juan Carlos Gioja será capítulo aparte y por separado. El diputado sigue teniendo predicamento en el departamento y su regreso al palacio de Villa Krause siempre es una posibilidad.

‘Este año nos necesita a todos juntos’, insistió Andino hacia adentro. Su planteo es dejar que cada uno trabaje sin molestar al otro y, más cerca de 2023, en el último tramo, poner en la balanza los atributos, quién es el  mejor instalado y cuál es la estrategia que entonces defina Uñac. Para eso falta bastante.

Por fuera del justicialismo pero por dentro del Frente de Todos hay otro actor protagónico que tendrá participación en 2021 e indudablemente en 2023 también: el secretario de Estado de Seguridad y Orden Público, Carlos Munisaga. Fue convocado por Uñac para integrar su gabinete al comenzar su segundo mandato en diciembre de 2019. Venía de una diputación por el ibarrismo y había accedido a declinar su candidatura a intendente. Ese renunciamiento le valió el reconocimiento y la designación con rango ministerial.

Con la función encarrilada, Munisaga retomó el territorio. Su blanco sigue siendo Rawson, donde es otro de los aspirantes para 2023. El gobernador le pidió aplacar las ansiedades, pero con seguridad se espera de él que pueda acoplarse al resto de los caciques departamentales para hacer la mejor elección legislativa.

Rawson, junto con Chimbas, son los distritos donde el peronismo logra la diferencia para despegarse de la oposición. Con padrones muy numerosos y porcentuales de acompañamiento muy por encima del promedio, alcanzan para compensar las paridades del eje Este-Oeste, donde Juntos por el Cambio tiene mejor rendimiento: Santa Lucía, Capital y Rivadavia.

Este aspecto es conocido lo suficiente como para entender que una interna sangrienta podría poner en riesgo no solo el resultado en el distrito, sino a escala provincial. El jueves 1 de julio, luego de que el peronismo rawsino hubiera dado esa muestra de conciliación, Uñac encabezó el cierre de una capacitación política en el PJ de calle 25 de Mayo. Ahí volvió a pedir unidad. Reconoció a su antecesor en la conducción partidaria, al presidente y a la vicepresidenta de la Nación. Como dice el nombre: Todos.

Comentarios