Por qué es histórica esta tapa?

miércoles, 26 de agosto de 2015 · 23:00
Hay celebrities que no muestran a sus hijos, que no exhiben sus casas, que odian el asecho de los papparazzi, pero pocas son las no conceden ni una sola entrevista.

Una ¿maña? de los artistas más añejos, podría decirse, pero lo cierto es que siempre algún cantante que odie a la prensa brinda a prestigiosas publicaciones al menos una entrevista de manera anual.

No es el caso de Beyoncé, una de las cantantes más populares de la Tierra. 

La destacada revista Vogue lleva en su tapa, por primera vez en la historia, a un personaje sin encontrar una entrevista suya entre sus páginas.

Ni una palabra. Ni una breve entrevista online transcripta. Ni un cuestionario tipo pin-pong. Nada. Absolutamente, nada. 


Beyoncé es la chica de portada de la revista femenina más deseada del universo, el número de septiembre de Vogue US. Pero no hay entrevista de la diva del pop.En su lugar, solo un ensayo acerca de su persona escrito por la ganadora del Pulitzer, Margo Jefferson. 

Si bien en términos periodísticos, el hecho marca un antes y un después en la historia de la revista, ya que nunca antes la protagonista de la portada había logrado eludir ‘entrevista de portada’. Ni siquiera ella misma en sus dos anteriores portadas (en 2009 y 2013) había escpado esta obligación, cuenta ElPaís.


Con este mutismo, "Bee" aporta un granito más de arena al mito que la dibuja como una mujer hiper controladora de su trabajo y de su imagen.

Estamos definitivamente ante una estrella que mide mucho sus apariciones públicas, ya que lleva más años huyendo de las entrevistas televisivas en directo y prefiere las grabadas. Quiere que le envíen los cuestionarios para revistas por mail y responderlos online. Evita la espontaneidad hasta el punto de registrar en video sus entrevistas cara a cara. Así lo hizo con Vogue en marzo de 2013. En aquella ocasión sí accedió a dar una entrevista conectando una videocámara para registrar cada segundo. Tres meses después, en junio de 2013, posaba para la portada de GQ, con una de sus últimas entrevistas antes de encerrarse en su particular silencio verbal.


Según dicen los que saben, si bien Beyoncé no huye de las cámaras y deja que fotografíen a su hija Blue y su marido Jay-Z, al filtrar al extremos las entrevistas no deja otra opción al público que concentrarse en su música, y no en frivolidades, algo que no necesitan sus fans. 

Valorar noticia

Comentarios