horóscopo

Cuáles son los tres signos del zodíaco más sensuales

La manera en que desarrollan sus vínculos es una característica compartida entre las personas de Escorpio, Aries y Leo.
viernes, 24 de septiembre de 2021 · 23:45

Todos los signos del zodíaco tienen características particulares en su perfil astrológico, relacionadas a tendencias en su comportamiento, formas de percibir el mundo y, fundamentalmente, la manera en la que despliegan sus vínculos.

La forma en la que se llevan a cabo las relaciones dice mucho sobre las personas y la astrología se esfuerza por comprender la capacidad vincular en cada lectura de carta natal que enfrenta.

La carta natal revela aspectos en cada área de la vida de las personas: el dinero, el trabajo, las metas personales y el amor, entre otras. Algunos signos solares dicen mucho sobre cómo las personas desarrollan determinado tipo de vínculo o su propia personalidad en relación a esa área de la vida.

La sensualidad tiene que ver con las sensaciones que se producen a través del estímulo de los sentidos, muy relacionadas con el placer y la sexualidad. Se trata de un rasgo que orienta a los vínculos en una dirección y explota esta herramienta como instrumento para la seducción, el goce y la conexión afectiva.

En tal sentido, algunos signos del zodíaco son más sensuales que otros, o utilizan esta herramienta en sus relaciones vinculares con mayor frecuencia. A continuación, cuáles son los signos más sensuales del zodíaco y de qué forma explotan esta característica.

Escorpio: el signo más sensual del zodíaco

Diversos estudios astrológicos respaldan que Escorpio es el signo del zodíaco con mayor sensualidad y gran disposición energética en el terreno sexual durante las relaciones vinculares.

Las personas de Escorpio también se caracterizan por ser muy abiertas en cuanto a sus deseos, los nuevos formatos de relaciones interpersonales y la sexualidad. No creen en reglas ni tabúes y son amantes de las fantasías, las ideas prohibidas y lo oculto.

Sin embargo, el torbellino de sensualidad y la creatividad sexual que los acompaña viene con un efecto contraproducente incluido: los y las escorpianas tienden a ser muy dominantes y posesivos en sus relaciones. Será cuestión de regular la intensidad y colocar el foco en el goce saludable y compartido.

Aries: qué rol ocupa el sexo en su vida

Aries es otro de los signos del zodíaco reconocido por su sensualidad y desempeño sexual. Para las personas de Aries el sexo es un elemento fundamental en su vida, por lo que tienden a tener conductas impulsivas, directas y espontáneas a la hora de concretarlo.

En ocasiones esto puede jugarles en contra: salir lastimados de relaciones que no prosperaron o encuentros sexuales frustrantes es algo que suele ocurrir.

Sin embargo, los riesgos les resultan excitantes, como sucede con todos los desafíos y la adrenalina en general para los y las arianas.

Deberán regular su necesidad permanente de control y ser más solidarios al momento de elegir posiciones, diálogos, lugares y todos los detalles de sus encuentros sexoafectivos.

Leo: sensualidad por naturaleza

La sensualidad forma parte de la naturaleza de todas las personas regidas por signos de fuego, pero en especial en Leo.

Los y las leoninas se caracterizan por una confianza en sí mismos muy aguda, lo que despierta interés en los demás, resulta atractivo y misterioso. Pero, como su fama siempre recuerda, el hecho de ser tan dominantes, controladores y egocéntricos los perjudica al momento de prosperar en los vínculos.

La necesidad de ser el centro de atención, el exhibicionismo y la promoción de sus conquistas es algo que los regocija, aunque no saben que arriesgan otros valores que les cuesta reconocer en dicho proceso.

La sensualidad en Leo aborda la dicotomía de disponerse en atraer a los demás, a la vez que sirve para fortalecer el amor propio. Las personas de Leo disfrutan del sexo individual en todas sus variantes y otras prácticas como el “sexting” a distancia.

Verse y sentirse bien es algo que les resulta excitante y que les brinda una fuente de energía única para desarrollar cualquier relación vincular.

Fuente: La Nación.

Más de

Comentarios