historia

Eva Perón: esa mujer

En esta biografía podés encontrar, todo lo resumida que su apasionante vida lo permite, la vida de una de las figuras centrales de la historia política argentina.
martes, 7 de mayo de 2019 · 07:36

María Eva Duarte, más conocida como Evita, nació el 7 de mayo de 1919 en Los Toldos, provincia de Buenos Aires. Tras vivir unos años en Junín, migró a los quince años a la ciudad de Buenos Aires para incursionar en el mundo de la actuación. A lo largo de más de 10 años, fue desarrollando su carrera en la radio, el cine y el teatro. Formó parte de organizaciones gremiales del medio como la Asociación Argentina de Actores y la Asociación Radial Argentina, entidad de la que fue fundadora y elegida presidenta en 1944.

En 1944 conoció a Perón, entonces secretario de Trabajo y previsión, en un acto a beneficio de las víctimas de un terremoto ocurrido en la provincia de San Juan. Se casaron al año siguiente y tras la asunción de éste como presidente se convirtió en primera dama.

En 1947 realizó una extensa gira internacional con el objetivo de presentar la posición exterior argentina y promover la firma de acuerdos comerciales y políticos. Sin ocupar cargos oficiales, y en un contexto que resistía la presencia femenina en espacios de poder, Evita fue desarrollando novedosas formas de dirección política y liderazgo.

Fue una ferviente promotora de los derechos políticos de las mujeres y protagonista de la sanción de la ley de sufragio femenino en 1947. Fundó y presidió el Partido Peronista Femenino, profundizando la participación de la mujer en distintos ámbitos políticos y sociales.

Desarrolló una amplia acción social a través de la Fundación Eva Perón, expresada en la construcción de hospitales, escuelas, viviendas, hogares de ancianos y de tránsito. Impulsó el turismo social creando colonias de vacaciones, gestionó soluciones a problemas de salud, desamparo, o laborales de personas que no estaban alcanzadas por la cobertura estatal y otorgó pensiones a la vejez. La ayuda solidaria a más de treinta países le valió a Evita el reconocimiento a nivel internacional, siendo condecorada por diecisiete países.

Adoptó una posición activa en las luchas por los derechos sociales y laborales, y se constituyó como un vínculo directo entre Perón y los sindicatos. En 1951, en vista a las elecciones presidenciales, el movimiento obrero propuso a Evita como candidata a vicepresidenta. Sin embargo, debido a las presiones políticas y las resistencias que presentaba su figura en ciertos círculos de poder, el 31 de agosto ella anunciaba por radio su renuncia a la candidatura.

Falleció el 26 de julio de 1952, a la edad de 33 años. Recibió honores oficiales, siendo velada en el Congreso de la Nación y en la central sindical (CGT), lugar donde se llevaron adelante los trabajos de preservación de su cuerpo y donde permaneció hasta 1955. La dictadura cívico-militar que derrocó a Perón, secuestró y profanó su cadáver, manteniéndolo oculto hasta 1971. En 1974, sus restos fueron repatriados y trasladados a una capilla privada de la Residencia Presidencial de Olivos. Finalmente, en 1976, tras el último golpe de estado, el cuerpo fue enviado a la bóveda familiar en el Cementerio de la Recoleta

Comentarios

Otras Noticias