En Tucumán

Motochorros le dispararon y su celular le salvó la vida

“Me tiraron a matar”, describió Nancy, la docente de 26 años que fue abordada por los delincuentes mientras esperaba el colectivo.
jueves, 25 de abril de 2019 · 16:45

Nancy salió de su trabajo en Famaillá (Tucumán) muy contenta. Después de varios meses de angustiosa espera por fin había cobrado el sueldo que tanto necesitaba y, con una sonrisa imborrable, comenzó a caminar rumbo a la parada del colectivo. La alegría se diluyó dos cuadras más tarde cuando en un puñado de segundos una moto frenó a su lado para robarle. Un motochorro se bajó y trató de quitarle el celular. Hubo un forcejeo, un disparo y algo que jamás podría imaginarse la mantiene aún con vida: la bala fue detenida por el celular.

Estuvo a centímetros de morir y, a pesar del terrible susto que se llevó, sólo se llevó algunos raspones. "Sólo fue un susto, tengo unos raspones en el abdomen y en el brazo", relató este jueves la mujer de 26 años en TN.

Todavía alterada por el duro momento que le tocó vivir, describió: "Yo salía del trabajo, iba hacia la parada (que está a dos cuadras), cuando estaba llegando me interceptaron dos sujetos que venían en moto. El que venía atrás se bajó, se tropezó pero yo nunca pensé que quería robarme. Entonces se reincorporó me miró y se me vino encima con una pistola en la mano".

En ese momento ella reaccionó sin pensar y trató de evitar el robo: "Me apuntó, no me dijo nada e intentó quitarme el teléfono. Yo no se lo entregué y me puse a forcejear. Me llevó el celu a la altura del abdomen pero, como no me lo pudo quitar, me disparó".

El celular también se quemó por el impacto.

El celular también se quemó por el impacto.

Aterrada, Nancy gritó, una pequeña llama le quemó la ropa, pero no sintió nada más. Los hombres escaparon en la moto y su vida, por centímetros, se había salvado. "Sentí el impacto, pegué un grito por el ruido y la llama que se hizo pero no sentía nada. Ni siquiera me sentí la herida que se me hizo. Fueron dos tiros porque tengo otra herida en el brazo", explicó la docente tucumana.

El celular detuvo la bala y quedó destruido.

El celular detuvo la bala y quedó destruido.

Todavía guarda el teléfono que quedó obsoleto y tiene un agujero pequeño donde se alojó la bala. El fuego le quemó la ropa, ella todavía no entiende cómo el motochorro tomó esa decisión: "Se me quemó una campera, un buzo y un jean. Me tiró a matar".

La ropa de la mujer quedó quemada.

La ropa de la mujer quedó quemada.

Sobre la inseguridad que se sufre en la zona, Nancy destacó la trágica situación que se vive: "Toda la provincia está en una situación crítica, no se puede salir, uno no es dueño de nada". 

La mujer fue trasladada al hospital de la ciudad. La Fiscalía de Turno del Centro Judicial de Monteros ordenó que el celular quede secuestrado, al igual que la ropa de la joven, para que sean peritadas.

Fuente: Clarín

Comentarios

Otras Noticias