indec

Debut sexual: en Cuyo, los chicos demoran más que en el resto del país

Una escena en la serie “Juego de tronos” desató la polémica sobre la edad de la “primera vez”. Influye la educación y la clase social. ¿Qué dicen los expertos?
jueves, 25 de abril de 2019 · 19:12

El domingo, durante un capítulo de la serie “Juego de tronos”, se mostró una relación sexual de un personaje al que muchos consideraban aún como una niña. Y aunque ni en la vida real ni en la representada en la serie la protagonista es menor de edad (tiene 22 años y 18 en la serie), abrió un inesperado debate que sirve para anclarlo con la realidad.  

En este sentido, la hasta ahora última Encuesta Nacional sobre Salud Sexual y Reproductiva llevada adelante por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) en 2013 señala que la edad media de inicio las relaciones sexuales es de 17,9 años para Cuyo, la más tardía del país, cuya media es de 17,3 años.  

El sexólogo Germán Morassutti dijo que no deben sorprender los datos oficiales de la edad de inicio sexual, pero que sí es importante clarificar qué entienden los adolescentes por esto.  

“Las estadísticas pueden ser variables porque hay que ver qué es lo que considera el adolescente como el comienzo de la relaciones sexuales. Hay estilos de relaciones que no se consideran específicamente encuentros sexuales, pero sí siguen siendo prácticas riesgosas, no porque lleguen a embarazo, sino porque están expuestos al contagio de enfermedades”, explicó.  

Una adolescente consultada al respecto dijo que la edad que marca la encuesta parece adecuada a la realidad, al menos para la clase media o alta. “La edad para empezar a tener relaciones sexuales parece ser esa. Si se da antes de los 18 influyen otras cosas, como la cultura”, indicó.  
 
La edad es relativa

Laura Schuster, psicóloga especializada en salud sexual, señaló que no es lo mismo el inicio sexual de una niña de 14 que de una adolescente de 18. Y esta última, aun considerada adulta, en algunos casos también es una niña.  

“Puede que choque menos en el caso de la de 18, pero mucha gente desconoce el marco legal y si vos decís que una piba de 14 puede ir sola a un centro de salud, pedir un preservativo,  pedir un turno o  tomar decisiones que no ponen en riesgo su salud y que una de 16 puede tomar decisiones como un adulto... van a seguir pensando que es una nena. Y tienen razón, es una nena, sólo que hay derechos civiles que la amparan y la acompañan”, explicó la especialista.  

Schuster recalcó que de todas formas no está en condiciones de asegurar cuándo una persona es apta para iniciarse en la sexualidad porque no es la cronología lo que marca este momento sino por cuestiones de “cabeza”, de estar parado en otro lugar o haber recorrido un camino más largo que una de 14.  

“Decir que a los 18 es mejor y a los 14 es peor resulta relativo. Lo que sí estamos haciendo es trabajar con chicos de 13 y 14 porque consideramos que estamos llegando tarde”, advirtió Schuster, añadiendo que hablar de sexualidad no es sólo de hablar de relaciones sexuales.  

“Lo sexual tiene que ver con un modo de enfrentar las situaciones porque no escapa al resto de los modos de vida. Pero podemos tener a un chico de 17 con pensamiento mágico, que cree que nada le va a pasar, ligado a un tema de inmortalidad, a un futuro lejano. Y por otro lado tenemos a gente de 40 con movimientos o comportamientos similares al del adolescente”, remarcó.  
 
La importancia de la ESI

El inicio de las relaciones sexuales en un adolescente tiene que ver con un comienzo de exploración. Por eso, para Morassutti es importante que sea de la forma segura, con información adecuada, y por eso tiene vital importancia la educación sexual integral (ESI).

“La postura de un chico que recibió ESI no es la misma a la de uno que no la ha recibido. Lo mismo sucede con generaciones anteriores que no la recibieron. Es importante brindar esta información en las escuelas. Más allá de que hable un padre de sexualidad, no tiene la formación porque habla desde la propia experiencia y a veces se comparten mitos que no tienen fundamentos teóricos”, remarcó el sexólogo.  

Morassutti comentó que no debe dejarse de lado que la sexualidad está atravesada por la cultura y los estratos sociales. Entonces, debe hablarse de diferencias entre adolescentes con creencias religiosas conservadoras y los que no las tienen. Lo mismo con el estrato social al que pertenecen.  

Temor

Schuster, en tanto, señaló que a veces el miedo, en un sentido positivo, a iniciarse sexualmente es preventivo en muchos casos. “Cuando he trabajado con adolescentes de barrios o escuelas marginales me he dado cuenta, por comparación, que los chicos del centro tienen más miedo. Porque el miedo es preventivo y los ayuda a posponer un poco algunas decisiones, cuidarse un poco más. Es miedo que viene de la información”, advirtió Schuster.  

Por otro lado, dijo que debe ser “miedo acompañado”, porque hay un adulto detrás que tiene una palabra con algún peso: “Hoy la figura de los adultos está desdibujada, por eso tratamos de trabajar con equipos de salud, para que no les pongan barreras en los centros, donde los chicos pueden hacer una primera consulta, una consejería. Si se encuentran con una barrera no vuelven más”.
 
Bajo uso de métodos de anticoncepción

La encuesta señala que es en la región integrada por Mendoza donde se observa uno de los usos más bajos de métodos anticonceptivos (61,1) en la primera relación sexual, muy por debajo del Gran Buenos Aires (74,8). Si se habla de edades en el uso de los métodos anticonceptivos, las mujeres de 14 a 19 años utilizan más alguno de estos métodos (86.9%) que las mayores de 40 (41.4) en su primera relación sexual. “Esto daría cuenta de que el uso de anticonceptivos está mucho más difundido en la actualidad que en el pasado”, infomaron.
 
La escena que provocó el debate

Una vez que se conoció el último capítulo de la serie “Juego de tronos” (“Game o Thrones” las redes replicaron los sucedido con Arya Stark (interpretado por Maisie Williams), protagonista de este debate.

Juan, un fanático, opinó que lo sucedido no es casual en la trama. “Es un gesto que la humaniza, que la hace más terrenal. Indignarse o escandalizarse es bastante naïf. Más si se piensa que es un personaje sangriento, con pocos escrúpulos y un altísimo nivel de venganza. No dejó un miembro de los Frey vivo y nos vamos a escandalizar por algo que es bueno y merecido”, señaló.

Florencia, en tanto, aseguró que lo que sucedió con Arya generó polémica por dos aspectos: “El primero, su edad (en la serie los presentan más grandes que en los libros, con el tiempo transcurrido ella debería seguir siendo niña y en realidad ha crecido y es una mujer); es un personaje al que se lo vio crecer y pasar por muchas situaciones muy violentas, pero ninguna en el ámbito sexual”, remarcó. Por otro lado, indicó que es un personaje que el público “protegía” y que no estaba acostumbrado a verlo en ese lugar. Florencia dijo que el otro aspecto es que ella tomó la decisión. “Ella busca a su amante y le dice que van a morir pronto, por lo que toma la iniciativa, y le indica que busca sentir placer y no es sólo para satisfacerlo a él”.  

“En nuestra sociedad las mujeres que deciden a plena conciencia sobre su vida sexual, es como que chocan, molestan. Creo que en eso se basó la polémica. En lo personal, la escena me pareció un poco forzada, pero con una actitud muy propia del personaje”, opinó.

Nicolás comentó que no debería haberse armado tanto revuelo, sobre todo porque en la serie se dan otras situaciones, por ejemplo incesto o violaciones, mucho más fuertes que esta escena.  “Además, dentro del mundo medieval ella perdió su virginidad mucho más tarde de lo que era habitual”, destacó Nicolás.

Fuente: Los Andes