Tecnologías digitales

Cómo afectará a la Argentina el fin de la neutralidad en Internet decidida en EE.UU.

Clarín consultó a expertos para anticipar el impacto que podría tener en el país la reciente medida.
viernes, 15 de diciembre de 2017 · 15:37

Esta semana, la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos (FCC) eliminó la "neutralidad de internet". Este principio prohibía a los proveedores de acceso a internet (ISP) discriminar el tráfico que circula por sus redes. Así, desde ahora --si la medida logra superar los obstáculos judiciales que se le presentarán--, los ISP estadounidenses podrán limitar, favorecer o condicionar ciertos contenidos.

El rol central de EE.UU. en la red informática mundial dispara en seguida la pregunta: ¿Cómo podría afectar este cambio a las empresas y los usuarios de Internet del resto del mundo? ¿Y a los argentinos?

La mayoría de los expertos consultados por Clarín coincidió en que la eliminación de neutralidad en internet es una noticia preocupante. En sintonía con numerosas voces que se alzaron en todo el mundo contra la medida, apuntaron que podría atentar contra la diversidad de contenidos, contra la cultura de la innovación, dar lugar a actos de censura y hasta generar aumentos de precios.

Sin embargo, mirando el lado amable del asunto, algunas especialistas indicaron también que las nuevas reglas de juego podrían generar alguna ventaja competitiva para todos los países que mantengan la neutralidad en internet, situación en la que está la Argentina.

Santiago Vallés, director de la carrera de Ingeniería Informática del ITBA, afirmó que como los ISP mayoristas, los que venden capacidad en las redes a los ISP argentinos, están en EE.UU., los precios de las conexiones a internet locales podrían verse afectadas.

Por su parte, Enrique Carrier, titular de Carrier y Asociados, consultora especializada en nuevas tecnologías, señaló que para conocer el alcance real que tendrá el fin de la neutralidad en internet habrá que esperar a ver qué hacen los diferentes actores.

Que los ISP puedan privilegiar contenidos o cobrarles a algunas empresas por usar sus redes no significa que lo vayan a hacer y si lo hacen está por verse de qué modo lo harán. Hay que tener en cuenta que el no restringir tráfico, aún pudiendo hacerlo, podría transformarse en una herramienta para competir, señala Carrier.

En ese sentido, el experto explicó que establecer limitaciones en el tráfico puede ser un arma de doble filo, "pero tener carriles con velocidad diferenciada parecería razonable". Y se explicó comparando internet con la red vial: así como quien quiere ir rápido por un autopista paga un peaje, y a la vez existe una colectora para quien no quiera pagarlo, no es descabellado que un ISP le cobre más a un usuario que ve varias horas de Netflix al día en relación a otro que usa su conexión para controlar el e-mail. En todo caso, será el mismo ISP el que sufrirá el disgusto de sus clientes por las restricciones que imponga.

"De todos modos, yo creo que por un tiempo no va a pasar gran cosa y, en principio, no debería impactarnos tanto (a los argentinos)", dice Carrier.

Carrier y Vallés coinciden en que la aplicación de restricciones por tipo de contenidos en las redes en EE.UU. podrían desalentar la innovación. Las nuevas ideas de contenidos o servicios online encontrarían en ese país un obstáculo y un costo adicional. Eso podría beneficiar, dijeron los especialistas, a otros países en los que la red mundial siga siendo un espacio neutro.

Qué dice la legislación argentina

Desde el punto de vista estrictamente legal, la modificación en las normas de EE.UU. solo afecta a los ISP de ese país. En la Argentina, la neutralidad en la web está reglada por la Ley 27.078 ("Argentina digital"). En su artículo 57, esta norma expresamente se prohíbe a los prestadores de servicios de tecnologías de la información "bloquear, interferir, discriminar, entorpecer, degradar o restringir la utilización, envío, recepción, ofrecimiento o acceso a cualquier contenido, aplicación, servicio o protocolo salvo orden judicial o expresa solicitud del usuario".

La misma norma también se pronuncia contra la posibilidad de que los ISP fijen el precio de acceso a internet en virtud de los contenidos, servicios o aplicaciones para los que se usen las redes.

Para Beatriz Busaniche, presidenta de la Fundación Vía Libre, dedicada a la difusión del impacto de las nuevas tecnologías en los ciudadanos, señala que esta norma no se la está haciendo cumplir. Eso queda demostrado con el ostensible caso de violación de la neutralidad en Internet que llevan a cabo los operadores de telefonía celular cuando ofrecen WhatsApp sin cargo, en detrimento de otros mensajeros instantáneos.

Busaniche también llama la atención sobre cómo el fin de la neutralidad en internet podría afectar la libertad de expresión, ya que los ISP podrían beneficiar a un medio de comunicación en desmedro de otro, lo que restringiría los canales de información "en un mundo ya hiperconcentrado", explica.

Comentarios

Otras Noticias