una descripción

La nota de un español que revolucionó las redes argentinas

En un tono de despedida cariñosa, un periodista de la BBC contó cómo son los argentinos, según su mirada de extranjero. Mirá la nota que todo el mundo comparte.
jueves, 07 de enero de 2016 · 16:12

Ignacio de los Reyes fue el corresponsal de la BBC Mundo en Argentina durante un par de años. Su nota de despedida se hizo viral y todos comentan cómo este "gallego” retrató mejor que cualquier argentino lo que somos. Volvé a leer "12 cosas que aprendí siendo corresponsal en Argentina”. 


 

12 cosas que aprendí siendo corresponsal en Argentina

Después de casi tres años en Argentina, este corresponsal regresa a Europa.

Gracias a las canciones de Joaquín Sabina sabía lo que era La Doce, dónde quedaba San Telmo y qué era un colectivo, pero cuando llegué a Buenos Aires un 21 de abril de 2013 conocía poco sobre este país, que aún estoy intentando descifrar.

Lo que sigue no es más que un compendio muy subjetivo (y algo nostálgico) sobre algunas cosas que puede aprender un periodista extranjero de Argentina. Del trabajo y de la vida.

De los paseos por la Avenida Corrientes, de los piquetes en la 9 de Julio, de las caminatas por la Patagonia, de los calores de Misiones y de los coyas de Salta:

1. El tango es patrimonio nacional, pero la verdadera música que reina en la calle argentina es la cumbia.

Pareja bailando Tango
Image captionGardel y Piazzolla son grandes maestros del tango. Gilda, Nene Malo y Agapornis son los dueños de la calle.

2. El mundo se divide entre Boca y River, entre Charly y Gustavo, entre Macri y Cristina, entre el interior y la capital, entre los que dicen "publicidad" y los que dicen "propaganda", entre el periodista Jorge Lanata y el programa kirchnerista 6,7,8, entre las rochas y las chetas, entre las divas televisivas Mirtha Legrand y Susana Giménez.

3. En Argentina, el fin del mundo siempre parece a la vuelta de la esquina, pero rara vez suele llegar.

Tan acostumbrados están los argentinos a vivir al borde del precipicio que han inventado un arte, el del "atado con alambre", que ha vuelto a este país creativo e ingenioso, sobreviviente y con una capacidad infinita de adaptarse a la montaña rusa que es este fascinante lugar.

Avenida CorrientesImage copyrightBBC World Service
Image captionTener la oficina en pleno Microcentro porteño parecía buena idea... salvo por las protestas que pueblan la Avenida Corrientes cada día.

4. La vida es vertiginosa y el ritmo político de Argentina, más.

Lo que hoy es seguro puede cambiar radicalmente al día siguiente. Y esa es una lección que aprendió a golpes este periodista, que se equivocó muchas veces y al que le costó entender que muchas cosas no son lo que parecen y que muchas otras necesitan buena dosis de perspectiva y contexto.

El político que parece un líder indiscutible en enero puede no ser nadie el diciembre. Y viceversa.

El equipo que arranca con dudas un Mundial de fútbol puede llegar a la final del campeonato.

El "default técnico" que muchos temían en julio de 2014 no trajo el apocalipsis al país.

Y cuando pensabas que jamás podría gustarte el mate o el fernet, sucumbiste. Todo cambia.

Choripán
Image captionAquí, el causante de la baja forma de este corresponsal... y de su felicidad.

5. El choripán no es un pan con chorizo. Es un ícono pop y un símbolo político. Más allá de eso, en Argentina siempre hay que darle un aplauso al asador.

6. Y el tema del dólar "es complicado". Pero el del Peronismo, aún más.

Unos días los argentinos creen que éste es un "país de mierda", que en algún momento de su historia se frustró su destino de potencia mundial o que no hay manera de ser "normal", pero a mí me gustan más cuando desafían al resto del mundo: "Decíme que se siente".

Oficina en JujuyImage copyrightBBC World Service
Image captionAquella vez en la que parecía una buena idea mudar la corresponsalía de BBC Mundo a la tranquilidad de Cachi, en el norte del país.

7. El argentino es humilde, amable y familiar, reparte abrazos y dice te quiero a menudo. Se interesa por saber más de quien viene de fuera.

Son mujeres y hombres para los que el asado del domingo es sagrado, que golpean cacerolas para protestar y para celebrar, que han hecho un arte de la costumbre de hacer fila y esperar, para los que la amistad está por encima de todo.

Fileteado porteñoImage copyrightAFP
Image captionFilete porteño, patrimonio de la Humanidad.

No importa que en realidad seas manchego y que nunca en tu vida hayas pisado Galicia. Si eres español, el argentino te llamará "gallego".

8. Ah, la "interna". Una de esas palabras que todo periodista extranjero debe aprender para entender que detrás de cada historia hay un conflicto, una rivalidad, una tensión, a menudo entre grupos que buscan fines similares.

La interna peronista, la interna del sindicato, la interna de la asociación de víctimas… El reflejo de una sociedad que ama el debate y la discusión y una trampa para el que crea que en este paístodo es como parece.

Espera en Plaza de MayoImage copyrightBBC World Service
Image captionEl arte de hacer fila en Argentina.

9. Cuando tienes una duda no pides que te la aclaren, preguntas "si puedes hacer una consulta".

10. Llegas a Argentina y te causan gracias los chamuyos (el arte nacional del piropo), pero detestas el drama y el histeriqueo (ahora me gustas y después no, ahora que me buscas ya no te quiero).

Ahora te cansa el chamuyo, pero te has convertido en un dramático histérico y vivirás con esa divertida maldición por el resto de tu vida.

11. Besos. Besos por todos lados.

Besos en Argentina
Image captionEn la fila del mercado, besos. En el cine, besos. Y cuando te presentan a alguien nuevo... besos.

12. Los argentinos no responden al estereotipo de seres arrogantes ni se creen superiores.

Los argentinos tienen las cataratas de Iguazú y el glaciar Perito Moreno, los cerros del Norte y los picos de la Patagonia, los vinos de Mendoza y las ballenas del sur.

Los argentinos tienen el dulce de leche, la carne, la mano de Maradona, a Ricardo Darín y a Las Leonas, la noche de Palermo, Relatos SalvajesEsperando la Carroza y las páginas de Borges.

El argentino no es arrogante, es sólo que es consciente (y perdón por el porteñismo que estoy a punto de soltar) de que vive, sin lugar a dudas, en uno de los mejores lugares del mundo.

 

 

Fuente: BBC Mundo 

Comentarios