Crimen del country

Trasladaron a Farré a una cárcel común

domingo, 20 de septiembre de 2015 · 10:37
El viudo Fernando Farré, detenido como autor del femicidio de su esposa Claudia Schaefer en el country Martindale de Pilar, fue trasladado a la Unidad 46 de San Martín del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), donde cumplirá su prisión preventiva. 

Farré estaba alojado en la Alcaidía Departamental III de Melchor Romero, pero el viernes fue llevado hasta una cárcel común ubicada en la localidad bonaerense de José León Suárez, que desde ahora y probablemente hasta que sea juzgado en un debate oral, será su lugar de detención.

Las fuentes explicaron que el traslado se debió únicamente a cuestiones operativas y a que las alcaidías funcionan como centros de detención provisorios hasta que se resuelve la situación procesal del imputado y, en el caso de Farré, ya desde el viernes pasado la Justicia dictó su prisión preventiva.

Según el sitio web del SPB, la Unidad 46 comparte el mismo predio que las unidades 47 y 48 y nació como una cárcel para mujeres, pero desde 2009 pasó a alojar internos de ambos sexos.

Tiene capacidad para 424 detenidos -360 cupos masculinos y 64 femeninos- distribuidos en diez pabellones masculinos y cuatro módulos para mujeres, donde los internos tienen programas laborales, educativos y talleres de todo tipo.

La pericias clave para determinar cuál era el estado de salud mental de Farré al momento del hecho empezarán 66 días después del crimen y estarán a cargo de la Asesoría Pericial San Isidro.

Las evaluaciones psiquiátricas serán los días 26 y 27 de octubre y 3 y 9 de noviembre, mientras que las psicológicas serán el 9, 11 y 12 de noviembre.

El juez de Garantías 6 de Pilar, Nicolás Ceballos, dispuso que el viudo no pueda ser visitado en la cárcel por ningún psiquiatra o psicólogo como una medida de restricción impulsada por la querella y avalada por la fiscal para evitar que pueda ser preparado para los peritajes clave.

La salud mental de Farré es clave en la causa, ya que su defensa anticipó en varias oportunidades que intentará demostrar que su cliente es inimputable, que pudo padecer un estado de emoción violenta o que podría caberle alguna circunstancia extraordinaria de atenuación.

En cambio, según fuentes judiciales, para la fiscal Carballido Calatayud, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Especializada en Violencia de Género de Pilar, Farré tenía planeado asesinar a Schaefer ese día y, por ello, incluso se preparó y tomó los dos cuchillos de cocina con los que cometió el ataque, antes de que su esposa llegara al country.

El viernes el juez Ceballos dictó la prisión preventiva para Farré por "homicidio doblemente calificado por el vínculo y por haber sido cometido en un contexto de violencia de género" y rechazó la posibilidad de una prisión domiciliaria con tobillera electrónica como había pedido la defensa.

En la resolución, el magistrado calificó el hecho como un "cruel ataque" que "escapa a la comprensión del hombre común".

Schaefer (44) fue asesinada el 21 de agosto por la mañana por su marido Farré (52) en el country Martindale, de Pilar, cuando fue a retirar con dos valijas sus pertenencias de la casa que alquilaba el matrimonio, en el marco de un divorcio conflictivo y luego de que ella lo denunciara por violencia doméstica ante la Oficina de la Corte Suprema.

Cuando la mujer fue al dormitorio a recolectar su ropa, Farré cerró la puerta del vestidor con llave y allí la atacó con dos cuchillos que había tomado de la cocina.

Ni la madre de Farré, ni la abogada que acompañaba al ahora imputado, ni el abogado que había ido junto a la víctima, pudieron intervenir para impedir el asesinato.

Farré salió del vestidor, se sentó en un sillón y esperó allí la llegada de la Policía que lo detuvo por el femicidio.

La autopsia reveló que Schaefer murió degollada y que el ataque fue con tal saña que su cuerpo presentaba un total de 74 lesiones, la mayoría punzocortantes y algunas incluso provocadas post mortem.

 

Fuente: Minuto Uno

Comentarios