Anciana tras las rejas porque su familia no quiere hacerse cargo

La mujer está detenida por el homicidio de su propio hijo, ocurrido en Las Heras, pero por su avanzada edad quieren otorgarle una prisión domiciliaria.
viernes, 18 de septiembre de 2015 · 07:40
Hace dos semanas que Abelina Concepción Antón (75) se encuentra tras las rejas acusada de haber asesinado a su propio hijo y no ha podido salir de la cárcel porque nadie está dispuesto a hacerse cargo. Mientras tanto, el expediente avanza.

La Unidad Penal III, ubicada en la localidad lasherina de El Borbollón, se ha convertido en el edificio que aloja desde 3 de septiembre pasado a la mujer. La anciana quedó tras las rejas luego de ser imputada por homicidio agravado por el vínculo, un delito que prevé la pena de prisión perpetua.

Si bien la fiscal del caso, Gabriela Chaves, se ha mostrado proclive a otorgar el beneficio de la prisión domiciliaria, debido a la avanzada edad de la acusada, esto no se ha concretado. Sucede que ni el resto de los hijos de Antón así como su propio hermano quieren hacerse cargo de ella.

Es por esto que las autoridades del caso remitirán el expediente a la Justicia de Familia y esperarán a lo que proponga el defensor oficial de la presunta asesina para definir como continuará su situación procesal. También esperan una solicitud de cambio de calificación a homicidio por legítima defensa, lo cual determinaría la libertad de la mujer.

Mientras tanto, la fiscal solicitó a las autoridades penitenciarias que se tome una huella palmar de la imputada que será cotejada con los rastros de manos que se hallaron en el cuchillo con el cual hirieron mortalmente a Pablo David Penesi (42). Si este cotejo arroja resultados positivos, quedará más que confirmada la autoría de la progenitora en el homicidio de su hijo.

Cambio de versión

Gritos, una herida de arma blanca y muerte fueron los puntos clave de la noche del 3 de septiembre en una casa ubicada en calle Ejército Argentino al 1100. Abelina Antón salió corriendo a la calle y aseguró que su hijo había sufrido un ataque esquizofrénico, la quiso golpear y terminó quitándose la vida al clavarse un cuchillo en el tórax.

Policía Científica llegó al lugar y comenzó a notar indicios extraños: la casa estaba revuelta y el arma blanca había sido limpiada antes de ser encontrada. Es por esto que dudaron de la versión de la mujer y se convirtió en la primera sospechosa.

Familiares y vecinos de madre e hijo aseguraron que ambos tenían problemas con el alcohol y las peleas en ese domicilio eran un denominador común.

Fuente: Diario Uno 

Comentarios