Indemnizan con 500 mil pesos a celadora abusada

El hecho ocurrió en abril del 2008, cuando la víctima se dirigía al establecimiento escolar. La condena la ordenó la Suprema Corte de Justicia.
martes, 28 de julio de 2015 · 21:17
 
La Justicia Laboral ordenó una importante indemnización monetaria para la celadora de una escuela que fue abusada sexualmente cuando llegaba a su trabajo. El hecho ocurrió en 2008 en Las Heras y fue la Suprema Corte de Justicia la que definió el litigio.

La víctima –se reserva su identidad- trabajaba en una escuela ubicada en El Plumerillo. Su vida cambió el 28 de abril de ese año, cuando minutos antes de las 8 se encontraba camino al establecimiento escolar.

En ese trayecto, cuando caminaba por calle Olascoaga, fue interceptada por un hombre que la amenazó con un arma blanca en su garganta y la trasladó hasta un descampado. El abusador la obligó a que le practique sexo oral y luego la golpeó con una piedra en la cabeza, logrando que la víctima se desmaye.

Cuando la mujer recuperó el conocimiento, la pesadilla continuó. El agresor la había tomado de los cabellos y la tenía contra una pared, intentando sacarle la ropa. Sin embargo, un grupo de transeúntes advirtió la situación y el criminal escapó sin ser atrapados.

Además de la investigación en el fuero penal, la celadora realizó la denuncia en la aseguradora de riesgos del trabajador (ART) ya que se trata de un accidente it itinere, es decir, en camino de su casa al lugar de empleo.

Tras el hecho, comenzó un tratamiento psiquiátrico y psicológico por estrés postraumático y reacción vivencial anormal en el Hospital del Carmen pero en un momento fue dada de alta, aunque la actora consideró que necesitaba seguir con el proceso médico. Si bien logró mediante la Subsecretaría de Trabajo que la ART continuara con el pago de tratamiento, otra vez se interrumpió meses después.

Los profesionales determinaron que su enfermedad psiquiátrica se hizo crónica y padece secuelas como depresión, ansiedad, angustia e ideación suicida.

La mujer estaba cursando el segundo año del Profesorado del Tercer ciclo y Polimodal en Lengua y Literatura, aunque debió abandonar ya que no tiene "salud física ni mental” para continuar y además padece temblores que le dificultan la escritura, según reza en el expediente.

Si bien la víctima inició un reclamo indemnizatorio ante la Dirección General de Escuela y La Segunda ART, desistió luego de la primera demandada. La mujer solicitó resarcimiento por la incapacidad laboral de más del 50% que sufre y por la pérdida de chance de seguir estudiando la carrera.

En primera instancia, la jueza Viviana Gil de la Quinta Cámara del Trabajo falló a favor de la mujer y ordenó un pago de 126 mil pesos. Sin embargo, ambas partes dedujeron recursos y llevaron el caso a la Suprema Corte de Justicia.

Palabras más palabras menos, la ART solicitó un monto menor de indemnización difiriendo con la interpretación de algunas leyes. La víctima exigió mayor dinero ya que otras pericias arrojaban una incapacidad del 66%.

Finalmente, los magistrados Mario Adaro y Herman Salvini aumentaron el resarcimiento a 455 mil pesos. La ART deberá también continuar el tratamiento psiquiátrico, farmacológico y médico para no "agravar su actual cuadro de salud”.
 

Valorar noticia

Comentarios