Caso Bello: el cuerpo podría haber sido “plantado”

La caratula de la causa cambió a homicidio, rige el secreto de sumario y le pedirán a los policías que llevaron adelante el procedimiento que declaren.
martes, 28 de julio de 2015 · 08:21
La investigación en torno a la muerte de Pablo Bello, cuyo cuerpo sin vida fue hallado el pasado sábado en una fábrica abandonada en Cerrito al 700, apunta por estas horas a confirmar la hipótesis que daría cuenta de que el cuerpo podría habría sido plantado en el lugar, dado que el pasado 28 de mayo se realizó un allanamiento con resultados negativos en ese mismo predio y que a escasos metros fue hallado el remís de la víctima. La fiscalía confirmó que la caratula de la causa pasó de averiguación de paradero a homicidio agravado por empleo de arma de fuego. 

De acuerdo a lo precisado por Verónica López Jalil, abogada de la familia Bello, la fiscal del caso, María Isabel Sánchez, se encontraba de vacaciones al momento del hallazgo e interrumpió el receso para hacerse cargo de la investigación. En ese contexto, la funcionaria judicial decretó el secreto de sumario por 48 horas y además no descarta la hipótesis que daría cuenta de que el cuerpo habría sido plantado en el lugar días después del allanamiento infructuoso. A su vez, y con el objetivo de saber qué fue lo sucedido a fines de mayo, los policías que llevaron adelante el procedimiento serán citados a declarar. 

"Lo más difícil para la familia era la incertidumbre de no saber qué había pasado, por lo que más allá del dolor de la pérdida, esto genera una especie de alivio”, sostuvo la letrada, en relación a cómo impactó la noticia en la familia Bello. En ese sentido, explicó que su tarea ahora está centrada en lograr que se avance en la investigación, dado que no están conformes con cómo se desarrolló hasta el momento. Para ellos, Bello fue asesinado en ese lugar, incluso porque los testigos del barrio aseguran que tras el allanamiento se escuchó un disparo de arma de fuego. 

Puntualmente, López Jalil cuestionó el hecho de que en el lugar donde fue hallado el cuerpo –en Cerrito al 700- se haya hecho ese allanamiento el 28 de mayo con resultados negativos. "Sabemos que no se hizo bien, que la policía entró a la fábrica, que no había nadie y que los atendió una persona que les dijo que nunca había visto a Pablo”, repasó y dijo que luego fueron ellos mismos como representantes del particular damnificado quienes constataron que la persona que los había recibido se dedicaba a la comercialización de droga.

"Creemos que hubo una especie de protección policial, de otra forma no se entiende”, apuntó la abogada y confirmó que la semana pasada ella misma le envió una nota por escrito a la fiscal con un pedido expreso para que emitiera una orden de  búsqueda específica del cuerpo de Pablo, pero que la respuesta que recibió fue negativa. "Textualmente dijo que no podían realizar un rastrillaje en la fábrica de nuevo y que no había indicios en la causa que la hicieran pensar que el cuerpo de Pablo se encontraba en algún lugar”, precisó.
 
DESENGAÑO AMOROSO, DROGAS Y ALCOHOL

Consultada respecto a la principal hipótesis en torno a la muerte de Bello, la letrada remarcó que "no hay dudas de que se trató de un homicidio, por la herida que presentaba en la zona baja de la cabeza, a la altura del cuello, en la nuca y compatible con una arma calibre 32” y dijo que para ellos todo apunta a la por entonces mujer de Pablo y su nueva pareja, quien era un amigo de la víctima. "Hubo muchas contradicciones en sus testimonios y por eso nosotros ahora pedimos que los vuelvan a citar a declarar para que expliquen esas cuestiones”, afirmó.
En cuanto a la situación actual de la exmujer de Pablo, la profesional confirmó que actualmente se encuentra en Posadas, Misiones, ya que poco después de la desaparición de Bello se fue a esa provincia con su nueva pareja tras vender "por muy poco dinero la vivienda en la que habitaban”. "En unos veinte días tienen que venir a escriturar la casa y nosotros queremos que la Justicia haga lo que tiene que hacer, que es investigar”, sostuvo.

Por otro lado, y en lo relativo a las versiones que hablan acerca de la existencia de algún tipo de ajuste de cuentas relacionado con el narcotráfico, López Jalil admitió que hay indicios y consta en la causa el consumo de estupefacientes por parte de Bello, pero que se trataría de una hipótesis planteada de manera errónea por su exesposa. "Eso es algo difícil de tener en cuenta dada la gran cantidad de contradicciones de la mujer en sus declaraciones y el consumo de estupefacientes y alcohol por parte de todo el entorno; el amante de la mujer hizo un croquis sobre cómo era esa fábrica, pero nadie le preguntó por qué sabía tanto”, sumó. 
 
(Fuente: El Argentino)

Comentarios