Tremenda reacción de "El Che" antes de morir

El guerrillero falleció un día como hoy hace 48 años, fue ejecutado por soldados bolivianos. Recordamos sus últimas horas.
viernes, 09 de octubre de 2015 · 16:35

Un día como hoy, pero hace 48 años, falleció fusilado el líder revolucionario Ernesto "Che" Guevara. Fue uno de los ideólogos y comandantes de la revolución cubana que quiso expandir su causa por el mundo, pero encontró la muerte en Bolivia.

Después de triunfar en la revolución cubana y en su afán por expandir las guerrillas por el mundo, lo llevaron a renunciar a todos sus cargos, incluso a la nacionalidad cubana para emprender la "lucha" en otras partes.

El Che partió al Congo, donde intentó replicar la experiencia cubana, pero “fue un desastre”, según terminó confesando el propio Guevara, según recordóAlejandro Osorio S. para el diario La Tercera. 

Después de unos meses en Europa, decidió llevar la revolución a Bolivia, pero nuevamente la experiencia terminó siendo un fracaso, tanto política como militarmente. El partido comunista boliviano no le brindó apoyo y la población tampoco se sumó a su movimiento guerrillero.

 

Los últimos días del Che estuvieron lejos de aquella mítica figura que inmortalizan los posters. El grupo de guerrilleros sólo se concentraba en sobrevivir, escapar del ejército y buscar medicamentos para el asma de Guevara.

El 8 de octubre, las fuerzas bolivianas cerraron el cerco sobre el grupo en que se encontraba el Che, en la Quebrada de Churo. Guevara dio la orden de que los enfermos avanzaran y él junto a otra combatientes inician la resistencia. Después de más de tres horas de combate directo, el Che es capturado con una herida leve en la pierna, y es trasladado al poblado de La Higuera.

El 9 de octubre de 1967, los militares bolivianos recibieron la orden de asesinar a Guevara junto a su compañero Simón Cuba. El mensaje se dio en forma de clave: "Saluden a papá".

El sargento Mario Terán recibió la orden de ejecutarlo, después de ser interrogado por Felix Rodríguez, una gente de la CIA. 

El militar le entregó un informe al ministro del Interior de Bolivia, Antonio Arguedas, en el que se narran los últimos minutos del héroe cubano:

“Cuando llegué, el Che estaba sentado en un banco. Al verme me dijo: "Usted ha venido a matarme". Yo me sentí cohibido y bajé la cabeza sin responder. Yo no me atrevía a disparar. En ese momento vi al Che grande, muy grande. Sentía que se me echaba encima y cuando me miró fijamente me dio un mareo. Pensé que con un movimiento rápido podía quitarme el arma. "¡Póngase sereno —me dijo— y apunte bien! ¡Va a matar a un hombre!". Entonces di un paso atrás, hacia el umbral de la puerta, cerré los ojos y disparé la primera ráfaga. El Che cayó al suelo con las piernas destrozadas, se contorsionó y comenzó a regar muchísima sangre. Yo recobré el ánimo y disparé la segunda ráfaga, que lo alcanzó en un brazo, en un hombro y en el corazón...".

Terán fue entrevistado el año pasado por el diario español El Mundo y recién ahí reconoció por primera vez haber sido el asesino del Che.

Comentarios