Tedeum en Buenos Aires

Bergoglio encabezó el Tedeum con una fuerte crítica al poder

En la tradicional ceremonia, el arzobispo de Buenos Aires dijo que “el poder como ideología única es una mentira". Y señaló que “nos escandalizamos cuando los medios muestran ciertas realidades que duelen pero luego volvemos al caparazón".
viernes, 25 de mayo de 2012 · 12:27

Monseñor Jorge Bergoglio encabezó hoy el tradicional Tedeum en la Catedral porteña por el 25 de mayo.

Allí realizó una fuerte crítica al poder al hablar de las “locuras cotidianas que mienten y dañan y terminan impidiendo la realización de Nación: relativismo y el poder como ideología única”.

En una ceremonia en la que estuvo ausente el jefe de Gobierno porteño, Bergoglio criticó “la locura del poder como ideología única” y dijo que “acentúa el foco prejuicioso”.

En una crítica a la clase política, expresó que “todos buscan dominar sobre los otros y se erosiona la confianza social”.

"Es la locura del relativismo que es, curiosamente, absolutista y totalitario, no permite diferir del propio relativismo, en nada difiere con el 'cállese' o 'no te metas'", aseveró el arzobispo.

“Cuando se utiliza el nombre de Dios para violentar se cae en pura idolatría” y sumó que “ningún sistema e ideología asegura el bien de los otros”

"Nos escandalizamos cuando los medios muestran ciertas realidades sociales que duelen pero luego volvemos al caparazón", graficó Bergoglio en la tradicional homilía.

Antes, expresó que “nuestros padres de Mayo, apelaron a la confianza mutua” y que fue necesaria “confianza para sentar las bases y construir nuestro propio destino”.

“Sangre y trabajo, renuncias y destierros llenas las páginas de nuestra historia” y aseguró que “hoy 2012, el sueño está ahí para seguir siendo realizado y nos recuerda el amor fundante”

También criticó la “voracidad insaciable de poder y consumismo” donde “los extremos débiles son desechados”. Habló además de “caprichos adolescentes no resueltos”.

Dijo que en esta sociedad “los extremos débiles son descartados: los niños y los ancianos” y criticó los “tráficos, abusos y explotación de menores”.

“Debe alarmarnos nuestra capacidad de mirar hacia otro lado y hacernos los distraídos. Y nuestra cobardía”, expresó en una dura crítica a la dirigencia política actual.

María Eugenia Vidal estuvo en representación del Gobierno porteño, ya que Mauricio Macri se ausentó por “un compromiso familiar”.

Comentarios