En California

De locos: alquila un departamento por 1500 dólares al mes, ¡a dos gatas!

Louise y Tina son las dos gatas que viven solas. Conocé su historia.
jueves, 17 de enero de 2019 · 10:15

Cualquier propietario estaría más que contento: las inquilinas de su estudio en la ciudad de San José no le dan preocupaciones ni dolores de cabeza.

Louise y Tina, las dos gatas a las que le alquila su propiedad en Silicon Valley, son tan silenciosas que apenas se hacen sentir.

“No beben. No fuman, no ponen música a todo volumen”, asegura David Callisch, el propietario de este estudio de 425 pies cuadrados (unos 40 metros cuadrados).

El sitio le queda a Callisch al fondo de su casa, y si algo le agrada a este hombre es que sus nuevas inquilinas no se hacen notar.

Tal vez sea por eso que les cobra 1.500 dólares al mes (casi 60 mil pesos argentinos), en una ciudad en la que el promedio para un estudio similar es de alrededor 1.900 dólares, de acuerdo con Rent Café.

“Tener gatos como inquilinos no era para nada el sueño de mi vida, pero así ha terminado sucediendo”, apuntó Callisch.

“Ellas nunca pueden estropear los electrodomésticos -agregó en son de broma sobre las gatas que ahora viven en su estudio, que dispone de un baño, un baño y un televisor-. Y esta es otra de las cosas buenas”.

¿Por qué viven las gatas solas?

Callish acababa de preparar el estudio para rentarlo a través de Airbnb, pero se enteró de que un amigo se mudaba y que, al mismo tiempo, su hija, Victoria Amit, debía trasladarse para estudiar en la Azusa Pacific University, donde no podría llevar a sus gatos.

No sabían dónde meter a las mascotas y finalmente se decidieron por alquilarles el apartamento del amigo.

“No tengo estándar tan alto como ‘Mis gatas necesitan una casa entera para ellas solas’, pero así fue como sucedió”’, aclaró Amith.

Y del otro lado, es su padre quien paga el alquiler.

Las críticas

Sin embargo, apenas se supo que semejante espacio había sido destinado para dos animales, empezaron las críticas, sobre todo porque el Área de la Bahía se encuentra en medio de una crisis residencial por el encarecimiento y la falta de viviendas.

Es por ello que no pocas personas creen que el estudio de David Callisch debería ser usado por personas.

“Preferiría tener gente aquí que pudiera usar el lugar, pero no hay otro uso que no sea quedarse una noche o tener gatos”, insistió el propietario.

Por su parte, tanto la joven universitaria como su padre garantizan que pasarán algunas noches con sus mascotas.

Y una vez que se mude del campus, Amith espera llevarse a sus gatas.

Lo llamativo es que apenas está en primer año de la carrera, por lo que, al parecer, Louise y Tina tendrán espacio propio y contrato de arrendamiento para rato.

(Fuente: https://es-us.finanzas.yahoo.com)

Comentarios

Otras Noticias