la mujer en el cine

¿Cómo saber si una película es sexista?

Este 8 de marzo detona otra vez la eterna pregunta: ¿Se ve representada la mujer en el cine? Recordamos el Test de Bechdel.
miércoles, 8 de marzo de 2017 · 23:53
Todas las películas de James Bond, la trilogía de "El señor de los anillos”, "X Men”, "Avatar” más una lista interminable, hasta las que son aparentemente inofensivas como "Toy Story”. Ninguna de ellas pasa este test: reproducen una visión del mundo desde la experiencia de los hombres y, por ende, contribuyen a la desigualdad de género. 

Lo dicho: no pasan el famoso Test de Bechdel, creado por Alison Bechdel. Desde la aparición de este método para detectar el sexismo en toda producción audiovisual, allá por 1985 (en la tira cómica "The rule”), se abrió un amplio campo para el debate y el análisis. 

Cada vez que vea una película, tenga en cuenta que no será sexista:
-Si hay al menos dos personajes femeninos. 
-Si estos personajes hablan entre sí en algún momento. 
-Y si esta conversación no se refiere a un hombre. Y como el patriarcado es un sistema, no solo quiere decir que no tengan que hablar exclusivamente de un amante: basta con que sea de un padre, hermano o cualquier hombre. 

Vale aclarar que este test también sirve para aplicarse a todas las artes escénicas y literarias (narrativa, historietas, etcétera). 

La fórmula se popularizó durante los '90 y puso en el centro del debate esta cuestión: el cine es una industria exclusivamente masculina, y los valores y formas de ver el mundo que se desprenden de ella están tratados mayormente desde la mirada de guionistas hombres, que escriben argumentos donde casi siempre los héroes son personajes masculinos y están destinados a audiencias masculinas. 
 
No sirvió mucho desde entonces la receta de Bechdel. Según analizó en febrero del año pasado El Diario (España), del 2000 al año pasado, el 45 por ciento de todas las películas que habían sido nominadas a Mejor Película en los Oscar no pasaban el test. Es más, 7 de las 16 ganadoras tampoco lo superaban. 

El artículo, firmado por Raúl Sánchez concluía que en Hollywood "no había tanto sexismo” a primera vista. Es por eso que profundizó el asunto y se dio cuenta que el ojo había que ponerlo en los equipos de guionistas, puesto que son ellos los que escriben las historias, siempre enfocando las situaciones desde un punto de vista masculino. Concluyó que si entre ellos hubiera al menos una mujer, el porcentaje de películas que aprobarían el test  ascendería al 60 por ciento.  

Algunas que sí lo hacen

De las más recientes, la secuela "Mad Max: Furia en el camino” (2015) destaca por mostrar una historia con una heroína, Charlize Theron en el papel de Imperator Furiosa, que salva a un grupo de jóvenes de la explotación sexual. Es una heroína activa, que se une a una comunidad matriarcal: todas están dispuestas a luchar, y con mayor fuerza incluso, con la desenfrenada tropa de villanos.  

Ya desde el propio argumento, "Suffragette” (2015) aprueba el test: a principios del siglo XX, rescata la historia de las mujeres que lucharon por el voto y contra la explotación laboral. "Carol” (también de ese año) enfoca el lesbianismo desde una visión puramente femenina y feminista. Feminista porque tiene la intención política de hacer visible esta historia en la sociedad newyorkina de los '50; femenina porque el guion estuvo enteramente en manos de una mujer, Phyllis Nagy. 

Otras películas que cumplen con este criterio de representatividad de las mujeres son las dirigidas justamente por ellas, como Sofía Coppola ("Vírgenes suicidas”, "María Antonieta”). Se pueden agregar a la lista también "Thelma y Louise" y también "El viaje de Chihiro”. Hay muchas más, por supuesto. 

Un paso adelante

La última noticia que corrió por internet relacionada a este tema dice que la Internet Movie Database (IMDb, en español Base de datos de Películas en Internet) agregó una nueva categoría de clasificación a los filmes. Así pretende poner un granito de arena para derribar una de las críticas más prolongadas que tiene el séptimo arte. 

En definitiva, la clasificación "F” pretende indicar que una cinta ha sido escrita o dirigida por una mujer o que el argumento tiene como protagonista central a una, sin que su conflicto pase por la existencia de un hombre. 

La inmensa database ya le dio esta categoría a cerca de 22 mil películas, aunque el proceso va en aumento, ya que las más recientes todavía no han sido incluidas (como el caso de "Crudo”, de Julia Ducournau, destaca Mikel Zorrilla para Blog de Cine). 

El "F rating”, que ya había sido creado por Holly Tarquini para el Festival de Cine de Bath (Inglaterra), pretende de alguna manera darle nombre al gran dilema del cine mundial: representar cada vez más los puntos de vista, las experiencias y las formas de ser de las mujeres que habitan el mundo.  

Fuente: Los Andes 

Comentarios

Otras Noticias