Un personaje que despierta amores y odios

Luego del fallecimiento del gurú informático hubo adhesiones. Pero también muchas críticas.
lunes, 10 de octubre de 2011 · 18:52
Steve Jobs declaró en alguna entrevista que “en tercer grado junto a unos compañeros, básicamente destrozamos a la maestra” y este es el argumento de sus detractores para graficar el espíritu del creador de Apple.

En un ámbito en donde no tenía límites era en su trabajo. Abundan las historias que lo describen diciéndoles con vehemencia a los empleados de Apple que un producto no era suficientemente bueno. "Hiciste una torta preciosa", le dijo una vez a un ingeniero, antes de aclararle al pobre tipo que lamentablemente la había decorado con excremento de perro. "Hazla más pequeña y mejor", le ordenó.

Pero quizás su peor faceta fue ante sus competidores y particularmente con Microsoft. La empresa de Bill Gates , que durante las décadas de 1980 y 1990 hacía parecer a Apple del tamaño de un enano, no era según Jobs de segunda, sino de cuarta categoría. Peor aún: ni siquiera competía. “El único problema con Microsoft es que no tienen gusto alguno", dijo Jobs en una de sus típicas salidas. "No tienen el menor gusto. Y no me refiero a lo chico, sino a lo grande, en el sentido de que no se les cae una idea, que sus productos no tienen cultura".

El creador del IPod, IPhone y el IPad tiene tantos amigos y fanáticos como detractores. En el medio la empresa que creó sufrió caídas en la bolsa de valores y tuvo algunas pérdidas luego del fallecimiento de Jobs.