jueves 7 de julio 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cumbre de las Américas

Alberto Fernández complica la relación con Estados Unidos para endulzar el oído del kirchnerismo

Otro discurso confuso del Presidente sumó desconcierto respecto a su posición dentro del escenario político regional.

Por Ramiro Salsamendi Leuman 26 de mayo de 2022 - 19:30

El presidente Alberto Fernández abandonó el lugar del cantor, y tomó el del payador, al decidirse a improvisar su discurso en el Palacio San Martín, sede de la Cancillería argentina, durante la III Reunión Regional de Ministras y Ministros de Educación de América Latina y el Caribe.

Fernández advirtió, antes de comenzar su mensaje, que “me prepararon un discurso que no voy a leer, prefiero reflexionar algunas cosas".

El mandatario decidió limar una posición de alineamiento con Estados Unidos, que se había reforzado durante la negociación con el FMI, en el que el país que preside Joe Biden juega un papel clave, para defender los gobiernos de Venezuela y Cuba.

Tanta Cuba, como Venezuela y Nicaragua, no serán invitados a la Cumbre de las Américas que se desarrollará en los primeros días de junio en Los Ángeles, California.

Estados Unidos, como país organizador, decidió excluir de la participación a estos países por no respetar la carta democrática de la OEA. Tanto en Cuba como en Venezuela o Nicaragua, se suman las denuncias por persecuciones políticas, cárcel para los disidentes, e incluso la prisión de candidatos opositores a pocos meses de una elección, como en el caso del país centroamericano que está bajo el mando de Daniel Ortega.

Fernández comenzó su “reflexión” con un clásico, que varios opositores ya institucionalizaron como “Ah, pero la pandemia”. Según el presidente, el coronavirus vino a desnudar la fragilidad del sistema económico mundial. Luego fue por el otro factor al que responsabiliza de su cuestionable gestión de gobierno, la guerra entre Rusia y Ucrania.

Entonces reclamó por el fin de la mirada pasiva “del sur, en un mundo que nos dijeron que se había globalizado, pero donde el sur no es parte, solo mira”.

A continuación, realizó la encendida defensa de los gobiernos, al menos autoritarios, de los tres países en cuestión. Sobre Cuba señaló que “en nuestro continente tenemos un país que lleva 6 décadas bloqueado económicamente y sobrevive como puede; deberíamos estar muy avergonzados de que eso ocurra”.

A Venezuela la consideró como “un país que está bloqueado hace 5 años por una disputa política y en plena pandemia lo bloquearon, cuando la solidaridad era más necesaria que nunca”.

Dentro del Frente de Todos no cundió el pánico por las declaraciones altisonantes del mandatario, ya que asumen que lo que busca es dotar de la mística que le reclama el kirchnerismo a su gobierno. Y Fernández decidió hacerlo desde los gestos estertóreos y apelando a un argumento favorito de sectores populistas: el antinorteamericanismo.

En realidad, la “rebeldía” de Alberto Fernández se cocina en la olla de la retórica, con ingredientes puramente simbólicos, como los billetes y sus próceres, y ahora su “¡no me callo más!”, que rugió ante los invitados a la convocatoria. En realidad, la “rebeldía” de Alberto Fernández se cocina en la olla de la retórica, con ingredientes puramente simbólicos, como los billetes y sus próceres, y ahora su “¡no me callo más!”, que rugió ante los invitados a la convocatoria.

Al mismo tiempo que Fernández hacía su arenga latinoamericanista, llegaban a la Cancillería dos mails; el primero de Joe Biden dirigido a él, invitándolo formalmente a la Cumbre; el segundo, de Jill Biden a Fabiola Yáñez, para sumarla a una serie de actividades paralelas que se desarrollarán durante la Cumbre con el protagonismo de las primeras damas.

Si algo faltaba para que el desconcierto fuera completo, llegó la declaración de la portavoz presidencial, que consultada sobre si Argentina concurriría a la Cumbre en caso de que los tres países cuestionados no fueran invitados, sólo respondió que el cónclave “debe realizarse sin exclusiones”.

Fue lo mismo que dijo semanas atrás, cuando el discurso del Presidente tenía un tono mucho más moderado, y no había decidido enfrentarse con el accionista mayoritario del Fondo Monetario Internacional.

El devaneo geopolítico del Presidente, con su discurso pro aliados de Rusia, promete complicar aún más, si se puede, la relación de Argentina con la región y el mundo en un momento candente, en tiempos en que la llegada de inversiones para desarrollar industria y generar empleo, y el acceso al crédito internacional, son impostergables.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Por culpa de Benedetto la ligó hasta el gavilán de Jáchal: el audio viral de una sanjuanina
Mirá cómo estará el tiempo este jueves en San Juan
Para devolver la doble mano al tramo de Ignacio de la Roza entre General Acha y Rioja, se está por eliminar este triángulo vial. 
Este es José del Tránsito Jaled, hombre que murió tras un vuelco en Pocito.
Ricky Montaner habló del aliento de Stefi Roitman y lo mataron en las redes

Te Puede Interesar