informe

Afirman que la jubilación para amas de casa cambió las relaciones de poder dentro del hogar

Según un trabajo del CEDLAS, las mujeres ganaron más poder de negociación en la casa.
martes, 14 de mayo de 2019 · 18:26

Por Ismael Bermúdez

La jubilación por moratoria, conocida también como jubilación para amas de casa, redujo la dependencia de las mujeres en el hogar e incrementó la participación de los varones en las tareas domésticas y también la probabilidad de separación o divorcio de las mujeres beneficiadas revelando “el alto nivel de dependencia que sufren muchas mujeres mayores por carecer de una fuente propia de ingresos”.

Así lo señala el Estudio “La dependencia en la vejez y las pensiones no contributivas” que publicó el CEDLAS, el Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata.

Las autores -Inés Berniell, Dolores de la Mata y Matilde Machado-- señalan que, por los bajos niveles de inserción en los mercados laborales, la extensión del sistema implementada en 2007 benefició mucho más a las mujeres y resultó en un sustancial aumento de sus ingresos. “Como consecuencia, el porcentaje de mujeres mayores de 60 años sin ningún ingreso personal se redujo notablemente, pasando en zonas urbanas del 35% al 10%”.

Al beneficiar a las mujeres más que a los hombres, “esta reforma alteró de manera permanente y además inesperada la distribución de ingresos dentro de los hogares convirtiéndola en un experimento natural ideal para estimar en qué medida ese shock fue capaz de alterar tanto la estabilidad marital como el poder de negociación de las mujeres en el interior del hogar, en una etapa de la vida que generalmente es considerada de alta estabilidad”.

Las autoras dicen que “la experiencia de Argentina no es única ya que en las últimas dos décadas varios países latinoamericanos introdujeron reformas en sus sistemas de pensiones, incorporando programas de pensiones no contributivas con el propósito de combatir la pobreza y la desigualdad entre los adultos mayores. Estos programas tienen como objetivo extender la cobertura de pensiones a los individuos que no lograron completar los años requeridos de contribución a la Seguridad Social. En el caso de Argentina lareforma previsional benefició a más de 1,8 millones de mujeres”.

La conclusión del estudio es que el cobro de ese beneficio permanente “provocó un incremento estadísticamente significativo en la probabilidad de divorcio/separación de 2,6 puntos porcentuales para las cohortes de mujeres afectadas (un efecto considerable dado que solamente el 14% de estas mujeres estaban separadas o divorciadas antes de la reforma)”.

Y agregan: “ Este impacto agregado, sin embargo, esconde comportamientos muy diferentes entre mujeres con distinto nivel educativo: mientras que las mujeres con alto nivel de escolaridad incrementan la probabilidad de separarse/divorciarse en 5,6 puntos porcentuales, las de bajo nivel de escolaridad optan por mantenerse en pareja pero ganan poder de negociación dentro del hogar (aproximamos el poder de negociación de forma indirecta, utilizando información disponible sobre cómo se distribuyen las tareas del hogar)".

"Entre las mujeres de menor nivel educativo, la ganancia de poder de negociación se refleja en una reducción significativa (7 puntos porcentuales) en la probabilidad de ser la única persona del hogar en ocuparse de las tareas domésticas, con un simultáneo incremento en 6 puntos porcentuales de la participación de sus parejas en esas mismas tareas”, asegura el trabajo.

Comentarios