Modernización

Empleados Públicos: entran 4.600 y se jubilan 3.000

El programa creado por la Secretaría de la Gestión Pública prevé el ingreso de los contratados y esperan que el año próximo se jubile un grupo importante de estatales. En julio próximo se producirán los primeros ascensos, mientras que los contratados ya están rindiendo su ingreso. Por Viviana Pastor.
lunes, 21 de mayo de 2012 · 19:53

Una movida histórica entre los empleados de la administración pública comenzó en estos días y se extenderá hasta el año que viene con la salida de unos 3.000 trabajadores que se jubilan y la entrada de unos 4.600 contratados que pasarán a planta permanente, según datos aportados por la Secretaría de la Gestión Pública.

El ingreso paulatino de los contratados implicará para el Estado un gasto mensual de 12 millones de pesos adicionales a los 183 millones que se erogan al mes actualmente.

Un equipo interdisciplinario estudió durante dos años el entramado de la estructura de los trabajadores estatales y logró diagramar un sistema único, que no es copia de otros aplicados ni en el país ni el mundo y que se hizo pensando en que debe funcionar para la provincia. Para aplicarlo se sancionó la Ley 8243 que establece cómo serán los ingresos y los ascensos.

Lo primero que se hizo fue recomponer la pirámide salarial, porque la carrera estatal casi no tenía evolución, por ejemplo antes, ascender de la categoría 12 a la 20 significaba un aumento de 8 pesos en el salario, es decir que 2/3 partes de la carrera no significaba nada, económicamente hablando.

Lo segundo fue determinar que cada persona que vaya a ascender o a ingresar debe estar al día en sus cuentas con el Estado y la sociedad, es decir que no debe tener deudas con el IPV o con OSSE, ni tener antecedentes penales que lo inhabiliten. Ahora, cada vez que un empleado ascienda deberá sacar su libre deuda y tener limpia su foja de antecedentes. Además es obligatorio hacer un  curso de capacitación, rendir el examen de ingreso y aprobarlo.

La ejecución de la ley se dividió en dos partes: primero el pase de los 4.600 contratados a planta permanente y en segundo lugar los ascensos del personal que ya estaba en planta.
Los ingresos son voluntarios, es decir que el contratado puede optar por seguir contratado. Los que deciden ingresar tienen condiciones muy duras, desde horarios muy estrictos para los cursos con esperas máximas de 5 minutos de tardanza, hasta los trámites para limpiar toda su situación de deudor del Estado. Hace algunos días -26 de abril- rindieron examen los primeros contratados, 64 personas de las que 58 cumplieron las condiciones de presentismo y rindieron bien; los 6 restantes van a recuperatorio. El grupo que rindió bien y terminó el  primer tramo ahora debe realizar el examen pre ocupacional, para chequear su estado de salud integral y una vez que pase este examen, el contratado pasa a decreto para su ingreso.

La segunda etapa para los trabajadores de planta permanente contempla un ascenso inmediato de la categoría 12 a la 13, para que los nuevos empleados que ingresen entren todos en una categoría inferior que los que llevan años trabajando. Los profesionales ingresarán a la categoría 20 y los que estaban pasarán a la 21. Esto se prevé realizar a partir de julio próximo.

¿Cómo se producirán los ascensos? El secretario de la Gestión Pública, Horacio Cao, explicó que cada director de área, por esta única vez o sea este año, tendrá tantos créditos como personal tenga bajo su influencia con la siguiente característica: por cada categoría 13 tendrá 60 créditos y por cada 24 tendrá sólo 2 créditos, esto fue diseñado así porque se detectaron algunas unidades donde hay muchos empleados de categorías muy altas y pocos de categorías bajas, como una pirámide invertida que “es una mala organización porque hay muchos empleados poderosos”. Entonces cada categoría 13 vale 30 veces lo que vale una 24, para que tengan más créditos.

A partir del año próximo, los créditos –no se puso en pesos para que siempre mantengan el mismo valor- se entregarán a los directores una vez al año según las bajas que esa área haya tenido, las bajas se dan por jubilación o muerte y muy pocas veces por renuncia del empleado. Un dato revelador que apuntó Cao es que la administración pública sanjuanina tiene actualmente una edad promedio muy alta, lo que permitirá que durante 4 ó 5 años se produzca una rotación que posibilitará oxigenar cada área. Por eso, las proyecciones señalaron que el año próximo habrá unas 3.000 bajas en toda la administración.

Por cada baja se entregará al director los créditos, por ejemplo si se va un categoría 13 tendrá 700 puntos y si se va un 23 tendrá 1341 puntos. La suma de estos puntos las podrá asignar una vez al año para ascensos o nuevos ingresos, según lo determine el criterio del director en función de la respuesta de cada empleado en su tarea.

¿Por qué se puso esta responsabilidad en el director? Por la forma en que está organizada la administración, explicó Cao. Los equipos y programas están armados sobre las direcciones y la persona que está en el frente de batalla es el director, que está convalidado por el Secretario y éste por el Ministro y éste a su vez por el Gobernador.

Para facilitar la tarea de la aplicación de créditos, se le entregará al director un software especialmente diseñado para esto, en el que tendrá toda la gente a su cargo con los créditos otorgados y en una tabla podrá realizar movimientos de ascenso y verificar automáticamente si los créditos le alcanzan o no.

“La idea es fijar un horizonte de carrera ligado con el mérito, así todo el mundo entra por la categoría 12 y si sos excelente cafetero pasás de la 12 a la 13. Pero todos deben entrar por el piso y la idea es que hagan carrera en los 25 años, una carrera paulatina y escalonada, para eso se sancionó la Ley”, destacó el Secretario.

Los créditos se pueden convertir en ascensos o ingresos de nueva gente, cada uno de los 120 directores decide, por eso ellos son la figura clave en este sistema. Todos los años en junio se darán los créditos y el director tendrá un mes para aplicarlos; los créditos se pueden acumular y puede haber un año en el que no se dé ascensos a nadie.

“No es difícil el sistema, en el próximas semanas empezamos con los de planta permanente y ese proceso a partir de ahora se hará todos los años”, dijo Cao. Y agregó: “esta ley es muy importante porque  es la primera ley que se saca después de 40 años que genera un cambio estructural y que hemos empezado a aplicar”.

A partir del 1 agosto se prevé poner en funcionamiento el sistema y las propuestas de ingresos se  elevarán a la Cámara; a partir del 1 enero se planea que ingrese la nueva gente y que se apliquen los nuevos ascensos.

En este sistema entran sólo los empelados del Escalafón General, Salud (sólo para contratados porque sus escalafones funcionan bien),  Viales (Vialidad Provincial), Gráficos (Boletín Oficial) y Recursos Energéticos.