Historia

En el cumple del Diego, el sanjuanino que más lo conoce: "Lo sufrí bastante, era único"

Mario Soto, gloria verdinegra, fue el único futbolista local que enfrentó a Maradona dos veces: en 1979 y 1982. La foto que guarda como un tesoro y la intimidad de los "roces" con el 10.
viernes, 30 de octubre de 2020 · 16:44

El cumpleaños de Diego Armando Maradona le trajo una catarata de recuerdos. A sus 68 años, Mario Soto aún preserva en sus retinas aquellos momentos junto al cracks de todos los tiempos. No es para menos. Fue el único sanjuanino que lo enfrentó dos veces en una cancha, primero con San Martín y después con un combinado sanjuanino que se formó en el ´82 para un amistoso contra la Selección Argentina en el Estadio Abierto del Parque de Mayo. Dos partidos, 180 minutos y una foto que guarda como un tesoro. 

"Es algo que no se borra más, un lindo recuerdo de mi carrera futbolística. Ambos fuimos titulares en los dos partidos. Encima por mi posición de volante de contención me tocó tenerlo de cerca. La verdad es que lo sufrí bastante", contó el ex futbolista a Tiempo de San Juan

Maradona con 19 años, en su visita al Club Atlético San Martín. 

A Mario le tocó "sufrir", como él dice, pero también disfrutar al Diego en dos ocasiones. El 11 de octubre de 1979 fue la primera vez. Ese día "Pelusa" tenía apenas 18 años y enfrentaba con Argentinos Juniors al Club Atlético San Martín, en el marco de la inauguración de luminarias en el Hilario Sánchez. En ese entonces Maradona era el jugador estrella del momento, venía de coronarse campeón mundial juvenil en Japón y su figura estaba en alza. 

"Estaba surgiendo, pero tenía varios pergaminos. Ya estaba demostrando lo que vino después, ser el mejor del mundo. El partido fue muy lindo. Arrancamos ganando 3 a 0, pero hicimos varios cambios y terminamos perdiendo 4 a 3. De hecho el tercer gol de Argentinos fue gracias a una genialidad del Diego, que hizo como siete maravillas dentro del área", señaló Soto.

Maradona jugó los 90 minutos de aquel partido. Mario también. "Estaba intratable. Tuvimos algún roce, contacto, casi permanente. Hubo encuentros dentro de la cancha pero en el buen sentido de la palabra. Nada de enojos o insultos, para nada. Para nosotros que él y su equipo estuvieran en San Juan era un honor, y se lo respetaba. Tratábamos de hacer la menor cantidad de faltas posibles. Ya cuando terminó el partido nos saludamos entre todos. Él se fue al hotel y no lo vimos más". 

Maradona y la Selección Argentina en San Juan, en abril de 1982.

El sanjuanino y el oriundo de Villa Fiorito se reencontraron tres años después, en 1982. El Diego ya no era un pibe, y en esta oportunidad visitaba San Juan con la Selección Argentina, plagada de estrellas, que se preparaba para disputar el Mundial de España. Soto, por su parte, integraba un combinado sanjuanino con muchos referentes. Pero de ese equipo era el único que ya había enfrentado al 10. 

"En ese encuentro el Diego ya venía con todo su esplendor, ya había demostrado que era un jugador superlativo y distinto. Y lo sufrimos bastante, perdimos 9 a 1. Pero el resultado fue anecdótico, había diferencias. Argentina tenía a Maradona, Ardiles, Passarella, Kempes y Gallegos, entre otras figuras. Fue la mejor selección de todos los tiempos, no era nada fácil. Había que marcarlos, sobre todo al Diego. Esa noche demostró una vez más que era un genio", confesó Soto. 

De aquel partido es la foto que tanto atesora. Contó que después de los 90 minutos, cuando ya estaban en el estadio cerrado, se acercó a Maradona y le pidió una foto. "Estaba con mi sobrino y le pedí permiso para fotografiarme con él. La verdad es que fue amable. Se sacó fotos con todos. Después cenamos, habrá durado 40 minutos, y se fue. Fue algo lindo y único para nosotros", agregó el sanjuanino. 

Soto, a la izquierda del arquero, en el partido frente al combinado nacional (1982). "No fue una cosa sencilla enfrentarlo, uno estaba ansioso y nervioso". 

Para Soto fue un partido que marcó un antes y un después en su carrera, ya que después de aquella noche lo ficharon desde Mendoza. En la vecina provincia jugó en Gutiérrez, Maipú de Mendoza y Godoy Cruz, equipo con el que logró zafar del descenso y quedarse en Primera. "El fútbol me ha regalado muy buenos momentos", cerró. 

 

Comentarios

Otras Noticias