"Dirigir me hace abrir la cabeza"

sábado, 25 de julio de 2015 · 12:45

En las conferencias siempre arrancan preguntándote si tenés los 11. ¿Los tenés? 
-¡Qué quilombo con eso! Me caga a pedos mi señora cuando digo Pachi, Pichi, Pochi. El otro día Caruso, en el programa de radio, me dijo que lo único que me iba a criticar era eso, porque la gente no sabe los apodos...

-Una vez lo dijiste así.
-Cuando me refiero a alguno también soy de nombrar por apodo... Le dije a Caruso que como mi señora piensa igual que él estoy viendo si me separo o no.

 
 

-¿A vos siempre los técnicos te dijeron Vasco? 
-Don Angel (Zof) sí, porque no le salía el apellido. Carlos siempre Rodolfo. Después, la mayoría me decía Vasco, incluso en España.

-En tu casa sos Martín...
-Mi señora, mi madre, mis amigos que me conocen así. En algún momento me dijeron Chino.

-¿Tu papá sigue acompañándote a algunos entrenamientos? 
-Los domingos viene y cada tanto, a algún entrenamiento. Trato de no traerlo mucho porque es muy crítico.

-¿Critica al hijo? 
-Pregunta por qué hago una cosa u otra. Hay veces que le contesto y veces que no. Cuando no le quiero contestar no lo invito al entrenamiento.

-¿Cuál es la principal discrepancia? 
-La atención a la prensa, ja. Acá ve que aparezco mucho.

-¿Y futbolísticamente qué te discute más? 
-Algunos nombres que a él no le gustan, a mí sí me gustan. ¿Por qué éste? ¿Por qué no el otro? No es tanto la idea, sino los gustos. Algunas cosas las hablo, le explico. Hasta que en un momento termino con la típica de los entrenadores: "Lo que pasa es que yo los tengo toda la semana, vos los ves por televisión”. Lo corto con eso.

-¿El puesto se gana en la semana o el domingo? 
-Es un conjunto. Pero lo más importante es el día del partido. También hay frases hechas que son verdad: hay jugadores de partidos y de entrenamientos.

-Vos tenés facilidad para cambiar.
-Sí, sí. Los cambios se pueden hacer, pero tenés que saber los momentos. Soy de cambiar. En Tigre, en Nacional, siempre cambié. Pero depende de los jugadores que tenga.

-Es ideal tener un plantel de 31 jugadores para el recambio en caso de lesiones, pero también tiene una contra...
-Muchas veces uno cree que es injusto. Entran 11 y capaz que el 12 ó el 13 están bárbaros.

-Te pasa hoy, con Meli, Bentancur, Palacios...
-Con ellos y varios más a los que veo bien. Siempre va a haber fastidio, uno que quiera jugar y tal vez no tiene lugar ni siquiera para concentrar. Hay que hablar, pero tampoco hablar mucho, porque si no el jugador dice "este me habla lunes, martes, miércoles, jueves...”.

-¿Como jugador preferías que se repitiera el mismo equipo o la rotación? 
-En Boca, con Carlos era difícil que un jugador estuviera más de dos partidos. En Villarreal casi siempre me tocó jugar, pero no a todos... Todo depende... del nivel de juego, del nivel que veas de los jugadores y sobre todo, de que no repercuta en lo colectivo.

-¿Bianchi qué decía? 
-Siempre dijo que era difícil que en los grandes, cuando hay que jugar dos veces por semana, el jugador pueda mantener la atención. Siempre hay un torneo al que le das más importancia, entonces el jugador se prepara para ése y cuando le toca el otro baja su atención. Son puntos de vista. Por eso el técnico tiene que ir viendo.

-Ahora está más claro. Se acabó la rotación.
-Una rotación menor, porque hay menos continuidad. Jugamos el 29 por la Copa Argentina y después no sé cuándo jugaremos si nos clasificamos. El torneo termina en noviembre si salís primero o segundo. Es todo muy cortito y tal vez no haya tantas rotaciones, pero necesitás de todo el plantel porque hubo lesiones musculares en el inicio del torneo.

-¿Y si se lesiona Calleri qué harías? 
-Buscar otras opciones.

-¿Las tenés? 
-Con otras características, podés jugar con un nueve falso, con dos por afuera. A Carlos le gusta salir, no ser tan referente de área, porque eso da referencia a los centrales. Y al tener un 9 falso o dos puntas movedizos, los centrales no saben qué carajo hacer.

-La misma característica de Tevez te hace salir de ese esquema.
-Es lógico. Pero en el 4-3-3 hay momentos en los que necesitás un pequeño desorden, si no es muy estructurado, muy previsible. A mí me gusta el desorden ofensivo y eso es lo que nos da Carlos.

-Y ahora perdiste a los extremos...
-Sí, pero ahora tienen que ser nuestros laterales y si tenés un punta que caiga a un lado y al otro...

-Necesitás que Erbes sea un tercer defensor.
-Ahí tiene que saber leer el partido. A la hora de defender es útil porque así ocupás el ancho de la cancha. El 5 se mete y un central puede salir a cubrir a un lateral. Lo que pasa es que a veces los centrales pueden no estar bien o tienen miedo y tiran al equipo para atrás. Pero si pasa eso deben jugar mano a mano y el 5 no retroceder con ellos. Hay momentos en que el equipo está presionando y conviene que el 5 esté apretando más allá. La idea es estar cortitos.

-Tevez te genera todo este cambio.
-Me genera un cambio que hablé con él. Porque en los últimos años sus estadísticas jugando con un 9 son impresionantes.

-¿De qué juega Tevez? 
-Le doy libertad. El juega por delante de los volantes, a veces cae a los costados. Así lo hizo en la final de la Champions, con Vidal, Pirlo, Pogba. Le tenés que dar libertad.

-¿Te pregunta cosas del equipo? 
-Sí, en esta última semana compartimos algunos conceptos ofensivos que nos vienen bien y él ha aportado bastante. Más que nada en cuanto al entendimiento a la hora de tener la pelota con nuestros interiores, nuestros laterales, comprender qué movimientos puede hacer él y cuáles Jony o Palacios.

-La gente espera que Tevez, que volvió en plenitud, gane solo.
-Lo hemos charlado. La gente también quiere que a los diez vayamos 3-0. Lo tenemos muy claro. Es muy difícil. Aunque es verdad que es de elite.

-Ninguno volvió como él, en su mejor momento.
-Esto es de conjunto y no va a variar. Uno solo no gana ni pierde los partidos. Carlos asumió la presión y lo ves, pero nadie se tiene que desentender, ni el técnico ni los compañeros.

-Casi todos los jugadores hablaron de lo que Tevez contagia...
-El vino con una idea que la compartimos todos. Este club no puede estar tres años sin salir campeón, es mucho tiempo. El viene con una mentalidad y con un objetivo muy claro. La verdad es que acá el grupo siempre lo tuvo claro y luchó, y la llegada de Carlos acentuó esa mentalidad. Dirigiendo jugadores como él uno aprende muchas cosas.

-¿Y qué te enseñó Carlos en estos días? 
-Diferentes maneras de pensar que yo perdí viniendo al fútbol argentino.

-Una mirada europea...
-Sí, sí, son cosas extrafutbolísticas, temas organizativos...

-Tevez sube el piso de la exigencia.
-Sí y eso les sirve a todos: al dirigente, al entrenador, al plantel, a los empleados administrativos... Jerarquiza a todos. Dirigir a Tevez me hace pensar, quizá cómo resuelve un tema, cómo lo encara, me hace ver las cosas desde otro punto de vista. Y eso me hace crecer. Me abre la cabeza. Nos viene bien.

-¿Es el ejemplo que necesitabas para los chicos, por la decisión que tomó de volver? 
-Tomó una decisión que demuestra el amor por este club, y no muchos lo hacen. Volvió en su plenitud al club del que es hincha y en el que ya ganó cosas. Para los pibes es una señal, un ejemplo. Y más en la actualidad, que todo es plata y todos queremos rápido el dinero y no se piensa que el dinero vendrá como consecuencia de tu trabajo y de tu esfuerzo. Hoy en día los mercados son mucho más grandes que hace 20 años y cualquier liga pide jugadores. Socialmente la familia influye, hay chicos de 17 años que son el principal sostén, surge una posibilidad y se tienen que ir. Después se van a un país en el que no entienden el idioma, que les cuesta, y a los seis meses los tenés de vuelta, con la cabeza quemada. Carlos es un ejemplo para muchos jugadores de Inferiores, de Primera y de todos los clubes. Además, tiene los objetivos muy claros, igual que nosotros, y nadie duda de eso...

-Después de la segunda eliminación con River, ¿no dudaste de tu trabajo? Fueron dos resultados fuertes.
-No, ya lo dije entonces, eso no fue deportivo. Y si hubiese sido deportivo hubiese sido más duro, pero todavía teníamos el torneo... La eliminación nos costó puntos importantes con Aldosivi y Vélez. Haber quedado afuera de la Copa la puta que fue duro, por eso siempre rescato el grupo, si no está bien se rompe todo ahí.

-¿Y vos dudaste de esos objetivos? 
-No, nunca, el grupo siempre estuvo muy claro con sus ideas y con sus pautas de trabajo y sus objetivos. Si el grupo no está bien, siempre aparece una rajadura y por ahora eso no nos pasó. Estamos bastante sólidos como grupo.

-¿Y por qué te pusiste plazos y dijiste que si no ganás te vas a ir? 
-Es mi manera de pensar y de ser. Hay un objetivo común con Boca, pero también objetivos personales. Me pasó en Tigre y Nacional. Mi cuerpo técnico me conoce, es lo que siento, son las obligaciones que tenés en Boca. Yo tengo una meta y trabajo para eso.


"Mi papá me discute algunos nombres, porque no le gustan a él"

-Además del final con escándalo, pesó la imagen del primer partido y de los 45 minutos en la Bombonera.
-Sí, pero los partidos anteriores se definieron en los últimos minutos. Es verdad que en los primeros 45 jugamos a lo que quiso River. Ojo, los clásicos son así, no como el que ganamos 5-0 en Mendoza.

-¿Esperabas un planteo tan áspero de Gallardo? 
-Acá por la Sudamericana fue algo similar. River ya había planteado algunos partidos de esa manera. Cada uno hace lo que más le conviene. Es lo que decía de mi viejo... El que está toda la semana es el entrenador.

-Cuando ves dónde está River, ¿no pensás que ese lugar era de Boca? 
-Si River está donde está es mérito de River. Sería muy mediocre de nuestra parte pensar eso.

-¿Pero no pensás que Boca tiene más plantel que alguno de los que llegaron más lejos? 
-Pero es siempre lo mismo... En el 96 teníamos un equipo lleno de figuras y no pasamos de la mitad de la tabla... Acá no se trata de nombres. Yo creo que tengo un plantel bueno. También puedo decir que soy lindo y rubio de ojos celestes, pero hay que demostrarlo... En la Copa que ganó San Lorenzo, ninguno de los semifinalistas tenía historia. En el fútbol no se gana con los escuditos, ni con los nombres ni con el presupuesto. Se gana corriendo, jugando y siendo mejor del rival.

-¿Quién querés que gane la Libertadores? 
-Quiero que la gane el que juega mejor.

-No te jugás porque la última vez, antes de la revancha en Brasil, dijiste que pasaba Cruzeiro y te salió mal. Pasó River.
-Nooo. Dije: "Empate”. Y pasó lo que pasó. Me da lo mismo. Al hincha no le da lo mismo, a los entrenadores sí.

-¿En Boca hay lugar para no ganar aun teniendo a Tevez en el equipo? 
-La presión en este club la tenés siempre... Ahora más. Antes vos veías 20 ó 30 personas en la puerta, ahora hay más de 200.

-Pero para vos es más presión. Si con Tevez no salís campeón...
-No me vuelvo loco por eso. Si no salgo campeón es porque no salí campeón con Boca... Para mí es un orgullo poder dirigir a un jugador como él.

-¿El capitán del equipo lo elegís vos? 
-Cuando llegué era el Cata y me ha respondido siempre, en cuanto a lo futbolístico y lo extrafutbolístico.

-Igual es un grupo en el que tenés varios capitanes sin cinta.
-Sí, son cuatro.

-A ver si podemos ser menos mentirosos que en la conferencia de prensa. ¿Esperabas un gesto más generoso de Román cuando habló de vos y del equipo? 
-No, pero la verdad… 

-Dale, Vasco. Dijo que fue el peor Boca de los últimos 20 años.
-Pero en serio, no soy de calentarme en eso. No me enojo, cada uno tiene su forma de pensar. Después podés estar de acuerdo o no. Yo me enteré cuando estaba en Estados Unidos y no pienso como él. Román es un pibe que jugó al fútbol, vivió el fútbol y al que le tengo un aprecio muy grande.

-Si Markic agarra un equipo solo, vos no vas a decir algo así...
-La verdad, no me calenté. Decían que estaba caliente con Román y que por eso no fui a lo de Sebastián. Y Sebastián sabía desde antes de irme a Estados Unidos que no iba a estar, porque me iba 20 días de viaje y a los dos días que llegaba mi familia se iba a España, así que tenía planeado cenar con mi señora. Si no, me separaba y perdía el 50%, ja. Aunque la mayoría no me cree, no me caliento por esas cosas.

-No parece el peor Boca de los últimos 20 años...
-Pero es lo que piensa Román. Y está en su derecho. Es un pibe que siempre expresa sus decisiones. Pasó en Boca, en la Selección, en todos lados...

-Los diarios y los análisis periodísticos de los partidos, ¿los lees? 
-No. Gustavo (Roberti), Diego (Markic) y Mauro (Navas) miran, leen y me cuentan. Yo no tengo Facebook, Twitter, nada.

-¿Tu mujer y tus hijos no miran nada y te dicen? 
-No. Tienen 17, 9 y 3. Ahora están todos en España.

-¿Con quién festejaste el cumpleaños, si se habían ido de viaje? 
-Festejé el día anterior, que tuvimos fin de semana libre, con mis amigos de la primaria y mi padre. Me llevaron a Navarro, a un lugar donde se come muy bien, pero no tenés que entrar a comer rápido los primeros platos porque no llegás al postre, je. Después estuve en el club almorzando con el cuerpo técnico y algún allegado. Y a la noche me junté con amigos y sus hijos, fuimos a cenar.

-¿Los jugadores te saludaron por tu cumpleaños o por el día del amigo? 
-Nooo, por mi cumpleaños. Por el día del amigo me pegaron, me hicieron pasar por el puente chino, pero me saludaron por mi cumpleaños, ja.

-Cambiaste la ropa de los partidos y también estás más flaco. Se ve que estás cuidando la imagen.
-Sí, mi señora empezó una dieta y dije: "Te voy a seguir”. Y ahora me enganché yo. No es nada raro tampoco, como cualquier cosa, ahora voy a casa y agarro un chocolate. Pero todo agua, sin pan, gaseosas light. Cuando jugaba tomaba Coca Cola, ahora cambié por las aguas saborizadas...

-¿Hacés actividad física? 
-Sí, salgo a correr.

-¿Jugás al fútbol? 
-Sí, tengo un grupo de amigos con el que nos juntamos los sábados. Pero salgo a correr bastante. Diez o 12 kilómetros. Llega un momento en el que me aburro, me hincha las pelotas la música, empiezo a caminar, me aburro de caminar… -¿No te ayuda a pensar? -Sí, pero… Cuando quiero estar tranquilo y pensar voy a pescar.

-¿Y ahí, cuando vas a pescar, pensás en el equipo que vas a poner? Saco a éste, pongo al otro… 
-Ja, a mí en invierno me gusta ir a buscar pejerrey. Es una cosita chiquita, pero que te hace mucha fuerza y parece un tiburón. Y me gusta tirar, estar 30 minutos y que pique...

-¿A dónde vas? 
-A veces en el barrio, pero antes íbamos a Bahía Blanca, que hay unos matungos más grandes.

-¿Los tirás o los comés? 
-Los como.

-¿Ahora que sos técnico de Boca no vas más? 
-A ese lugar no estoy yendo ahora, pero sí me gusta ir. Aparte los pescadores son todos mentirosos, te cuentan historias, que son grandes porque abajo hay un cementerio... Si no me voy a Marcos Paz, todo muy tranquilo.

-Vos sos de Marcos Paz. Estás tranquilo hasta que tu papá te critica y te pide jugadores. ¿A quién te pide? ¿Cuál es su jugador preferido.
-Carrizo, Pachi Carrizo.

Comentarios