DT Sportivo Desamparados

Ricardo Dillon: “Los que me criticaron se tienen que comer las palabras”

Cuando algunos de los hinchas pedían su renuncia, se quedó en el club y le hizo frente al mal momento que atravesaba el Puyutano en el comienzo del Federal B. Hoy, su equipo es el único en carrera por el ascenso. En la previa al choque con Güemes, habla de todo.
jueves, 03 de diciembre de 2015 · 10:36
Por Carla Acosta
cacosta@tiempodesanjuan.com

Corría el mes de agosto y ya habían pasado diez fechas en las que su equipo sólo había podido cosechar 9 puntos, quedando penúltimo en la tabla y poniendo en riesgo su permanencia en la categoría. Sportivo Desamparados pasaba quizás su peor momento de la temporada y toda la culpa recaía en su DT, Ricardo Dillon.
 
Pese al pedido de renuncia por parte de los hinchas, a través de las redes sociales, se quedó en el Puyutano y lo sacó adelante. Hoy, con el plantel entre los 24 mejores, habla de todo: su relación con la hinchada, su visión en cuanto al juego y su pedido a Dios. 

-Estuvo cerca de dar un paso al costado y acá está…
-Todos los técnicos que estamos en esta categoría lo sufrimos porque no es una categoría demasiado vistosa, es una categoría en donde se juega mucho en la mitad de la cancha y en donde el buen fútbol a veces no se puede imponer. Yo sabía lo que estaba enfrentando pero también necesitaba que los dirigentes entendieran que esto era un proceso. Ellos me preguntaron cómo lo veía yo y les dije que estábamos a punto de madurar, que nos diéramos una oportunidad mas, que el equipo estaba reaccionando. Nos dimos una oportunidad y salimos adelante. Hoy por hoy nos sentimos satisfechos de que arriesgamos en ese momento y hubo un fruto y resultado. 

-¿Cómo vivió aquella situación de mucha crítica hacia usted?
-Fue difícil porque uno es agradecido del club y uno también pretende que la gente sea agradecido de uno porque nunca le dije que no a Desamparados. Tuve otros ofrecimientos y aunque es verdad que me quería quedar acá porque mi señora no había estado bien de salud, apenas me llamó Desamparados no lo dudé. Estas situaciones a uno le duelen, sobre todo porque mis hijos son hinchas y la mayoría de los dirigentes son amigos. Me duele que haya gente que lo único que pretende es saber más que uno de fútbol. A Davio lo criticaban y hoy es el segundo goleador del torneo con 17 tantos. 

-Después de la clasificación, ¿hubo algún hincha que se acercó y le pidió disculpas por algún insulto?
-Son cuatro o cinco los que se ponen en el mismo lugar y siempre me putean, no puedo saber quienes son porque no puedo mirarlos e identificarlos. Pero la hinchada no. Ellos vinieron a hablar un día, no menos de 12 personas, y entraron a mi camarín. Hoy por hoy están conformes y yo con ellos. La verdad  es que una gran parte de esta clasificación es del hincha de Desamparados que colmó la cancha y nos hizo ser locales cada vez que fuimos de visitantes al estadio. Los que criticaron y que siempre se ponen en el mismo sector han tenido que comerse sus palabras aún perdamos. Si yo fuese ese hincha no vendría más a la cancha, diría ´yo de fútbol no sé nada´. Ya está. No puedo vivir de lo que el hincha quiere pero sí de la hinchada ya que tengo muchas coincidencias con ellos, los conozco de hace años y me bancaron en los momentos difíciles. 

-Supo cómo manejar las opiniones de los hinchas como también al equipo, tuvo importantes bajas y pudo arreglárselas…
-El plantel es todo nuevo y necesitamos tiempo para encontrarlo. Uno se imagina un equipo antes de empezar un torneo pero después la realidad indica que nos tenemos que acomodar a las circunstancias. Sufrimos las bajas y a pesar de eso nos hicimos fuertes con otros chicos del club. Y en eso movimos las fichas, encontramos un estilo de juego y aprendimos de los errores. El grupo es una gran virtud que tenemos y eso nos hizo fuerte en los momentos más difíciles. Creo que ahí nos propusimos salir adelante entre todos. Éramos bastante criticados, tanto los jugadores como el cuerpo técnico, y nos hicimos fuertes para adentro y nos propusimos ir partido tras partido. Metimos 11 partidos sin perder y nos hicimos fuertes, pudimos creer en nosotros. Lo que uno pretende es que ya no duden del técnico, que sepan que esto es un proceso y que los procesos necesitan hasta dos años.
 
-Ahora se viene el partido decisivo…
-Nos estamos abocamos al estudio del rival. En cuanto a nosotros sólo descansar y tratar de recuperar los jugadores. Nos queda estas tres semanas, una o dos, eso lo dirá el destino, y hay que  planificar muy bien los descansos y los viajes. En eso venimos recuperándonos. Hicimos varias veces pileta y fisoterapia. Les dimos bastante descanso a los jugadores porque necesitan estar bien en los partidos, ya que no solamente es el esfuerzo físico sino también el psicológico.
 
-¿Qué opinión tiene de su rival, Atlético Güemes de Santiago del Estero?
-El rival es difícil, parejo como todos los de este torneo. Tengo la sensación que todos los partidos de esta fase van a ser con resultados muy cerrados. El primer objetivo es ganar. Lo que hay que preocuparse acá es que no haya algo extrafutbolístico, que influya en el resultado. Lo demás es capacidad del equipo, planificación y saber qué queremos. Yo conozco bastante al rival, tiene jugadores difíciles que tienen experiencia. Somos muy parecidos en cuanto al esquema de juego y riesgo que uno asume de local. Supongo que van a ser partidos cerrados.
 
-¿Cuándo habla de extra futbolístico se refiere al arbitraje?
- Todos los sentimos y lo sabemos. A mi me tocó perder una final dirigiendo Estudiantes de Río Cuarto y hasta el día de hoy me duele en el alma porque futbolísticamente estábamos al mismo nivel que Deportivo Madryn. Antes de empezar el segundo partido el mismo presidente de ellos me dijo sobre eso y me parece que son cosas que existen. Después hay circunstancias y errores. Lo importante es que hay que tratar de dejar todo para que uno se sienta satisfecho si después te toca perder. Lo malo es cuando uno se deja algo o comete errores y después no se lo perdona nunca más.
 
-Por otra parte, ¿se necesita de cábalas o se pide alguna promesa especial en esta etapa?
-No. Yo le pido a Dios que me ilumine para no equivocarme. No le pido a Dios que ganemos porque el que está del otro lado le pide al mismo Dios para ganar. 
 
-¿Cómo se ganan estos partidos?
-Se gana con el corazón, metiendo todo en cada pelota, siendo ordenado. 

Galería de fotos

Comentarios