COPA LIBERTADORES

Corinthians amargó a Boca sobre el final

En el partido de ida de la Copa Libertadores, los de Falcioni ganaban con un gol, pero Corinthians le empató sobre el final y Boca va sin ventaja en su visita a Brasil la semana que viene. Los goles los convirtieron Roncaglia y Romarinho para el empate. Mirá los goles.
miércoles, 27 de junio de 2012 · 23:32

Habrá que mirar y mirar, analizar y analizar esa jugada del empate, cuando parecía todo cocinado. Pelota perdida por Riquelme en mitad de cancha, salidas en falso y gol de Romarinho, el pibe que en Olé te presentábamos el lunes por sus goles en el Brasileirao. Cuando daba la sensación de que Boca se iba feliz con el 1-0, pese a que no sacaba una gran diferencia, apareció el del Corinthians para el mazazo en el final. Habrá que mirar también la repetición del cabezazo de Viatri en el travesaño, la pelota que después no pudo empujar al gol Cvitanich. ¿Y ahora? Ahora a hacer la heroica, a ganar en Brasil como en 2003 o en 2007, finales en las que venció pero después de un triunfo en la ida, con margen de goles. O si no, empatar y soñar con los penales.

Es duro este Corinthians, que empató en el momento menos pensando. Lo fue durante toda la noche y seguramente lo volverá a ser en el caliente Pacaembú de San Pablo. Nunca des muerto a Boca, claro, tan claro como que será complicada en la vuelta de esta final de Copa. En la ida, este bravo equipo brasileño, con oficio, sin temores, bastante más defensivo que ofensivo en esta visita, muy firme, se la hizo difícil. Sobre todo en el primer tiempo, en el que Boca sólo tuvo una chance de gol. En el segundo, en cambio, Boca fue bastante más, tuvo el dominio de la pelota y generó algunas jugadas antes del gol. Hasta que llegó el córner de Mouche (Riquelme no fue a patearlo esta vez), el cabezazo de Caruzzo, uno de Silva y en el rebote la empujó Roncaglia. A esa altura, por cómo se había dado la final, el 1-0 era un resultado genial. Y había tiempo para el 2-0.

Parecía que tenía la victoria en el bolsillo, hasta que llegó esa jugada fatídica que terminó en gol de Romarinho. Fue un baldazo, pero hubo reacción. Y Viatri, que había entrado, hasta tuvo tiempo de meter un cabezazo en el travesaño, que no pudo empujar Cvitanich. La semana que viene será otro partido, claro, con un Corinthians más exigido, con más obligaciones ofensivas. Será otra historia, complicada. Pero con los antecedentes de Boca en Copa, teniendo en cuenta que no perdió como visitante (incluso les ganó a Fluminense y Unión Española), cómo no confiar en este equipo.

COMO SE DEFINE

Será campeón el que gane el partido de vuelta, que se juega el miércoles que viene. Si empatan, habrá penales. Un dato importante: no cuenta doble el gol de visitante, con lo cual con cualquier igualdad definirá desde los 12 pasos. Fuente: Olé






Comentarios