Palpitando San Martín-Boca Juniors

El pibe verde y oro

Es Mauricio Aubone, una joyita sanjuanina que emigró a uno de los clubes más importante del mundo, Boca Juniors. Hizo las inferiores en San Martín y a los 12 emigró. Hoy está en la reserva y cuenta su amor por las dos camisetas. Por Carla Acosta.
domingo, 11 de marzo de 2012 · 11:51

Por Carla Acosta
Tiempo de San Juan

El próximo fin de semana San Martín de San Juan y Boca Juniors se verán las caras por la 5° Fecha del Torneo Clausura de AFA en San Juan. Mauricio Aubone, el sanjuanino que vistió las dos camisetas y es hincha de los dos equipos desde que nació, adelanta para Tiempo de San Juan lo que será ese duelo tan esperado: “Me parece que va a salir un partido lindo, San Martín tiene buen equipo y de local se hace fuerte”.

Mauricio integró las inferiores de San Martín desde los 6 años. No lo hizo solo, porque junto a su hermano Federico, fueron parte del semillero verdinegro. Claro, ambos jugaban en posiciones diferentes, Mauricio un delantero nato y Federico de mediocampista.

En Concepción, “Mauri”, como lo llama su familia, se cansó de ganar torneos infantiles y de hacer goles con su categoría, la 92´. Ese pequeño plantel verdinegro fue tan ganador que entre los padres decidieron hacer una “vaquita” y llevar a los chicos a probarse a Boca Juniors. El viaje se realizó en el 2001 y él viajó acompañado de su abuelo Fernando Aubone. En la Boca el equipo de Concepción enfrentó en un amistoso al plantel local de la misma categoría. De esa forma el sanjuanino dejó una muy buena impresión en Rubén Maddoni, un “caza talentos” que descubrió jugadores como Gago, Insúa, Redondo, Cambiasso, Tevez. Igual, todos los chicos verdinegros hicieron la prueba y volvieron con la ilusión de que en días llegaría un llamado desde Buenos Aires. Ese llamado existió y fue justamente para Aubone: “Nadie me dijo nada, con el tiempo preguntaron sobre mis datos para que empiece a venir –a Buenos Aires-. Me puse muy contento, nunca pensé que iban a querer que vuelva a jugar”, dice. Durante un tiempo viajaba a Buenos Aires solamente a los partidos, pero ya en el 2003 decidió irse definitivamente y se instaló en la pensión que tiene el club en la casa amarilla.

Hoy, con presente en Boca, todavía sigue recordando a un amor que todavía sigue presente, San Martín de San Juan. “Soy hincha de San Martín también, tengo muchos amigos jugando en el club”.  Recuerda el ascenso del verde como si hubiese sido ayer, de hecho, cuanta que cuando San Martín jugó con Boca en la Bombonera, él pidió ser alcanza pelotas. Y así fue, estuvo a metros del campo de juego y vio a sus dos equipos enfrentándose. Durante el partido saludó sólo a un amigo que había viajado con la delegación porque al resto no los conocía: “De los jugadores con los que jugué en inferiores en San Juan está Emanuel Más y Franco Lepe.
Con Emanuel jugábamos de chiquitos juntos y él se acuerda. Y con Franco siempre que lo veo me saluda y conversamos”. También le tocó estar en el segundo partido de ambos equipos en San Juan, pero esta vez desde la tribuna ¿Qué tribuna? La de San Martín. Allí estuvo junto a su familia mientras que unos tíos de Buenos Aires estaban en frente junto a la “12”. Cuenta que entre ellos se cargaban con señas y muecas respecto al resultado. Pero sólo eran cargadas porque según Mauricio si gana Boca o gana San Martín, le parece bien. Es decir, nunca hay parcialidad entre sus dos amores y no se anima a dar un resultado para el próximo fin de semana: “Cualquier resultado me gusta”, dice.

A los dos equipos los sigue tanto de local como de visitante. Siendo jugador de Boca no se pierde un partido del plantel profesional en la Bombonera. En cuanto al equipo sanjuanino, trata de ir a todos los partidos en los que juega en Buenos Aires. Al resto los ve por televisión.

Un sueño de Primera

Mauricio tiene 20 años y forma parte de la reserva Xeneize. Durante sus 9 años de estadía en Boca, el sanjuanino ganó todo integrando ese equipo. Japón, Alemania, España y Suiza, son algunos de los países que visitó junto a la reserva boquense. Entre sus títulos, el año pasado se consagró campeón Sub-19 del Torneo Internacional Bellinzona (Suiza) al vencer en la final al Ticino (Italia). Ese mismo año, junto al combinado Sub 20, salió campeón del Torneo Internacional de Ergenzingen,  en Alemania.

En el 2010 Claudio Borghi lo incluyó en el plantel profesional. Tuvo la posibilidad de compartir entrenamientos con sus ídolos: Román Riquelme, Sebastián Bataglia y Martín Palermo. No llegó a disputar en Primera y al año siguiente lo bajaron a la reserva. Según él, el “Mundo Boca” es muy grande y hay muchos chicos que buscan el mismo sueño que él: “Estoy esperando que se me de alguna oportunidad y tratar de aprovecharla”, dice.

El año pasado tuvo un ofrecimiento del Málaga (España). De un día para el otro, su representante, Eduardo Gamarnik, le dijo que armara la valija que en dos semanas viajaban hacia Europa. Por problemas de contrato el pase se cayó y Aubone continúa entrenándose en la Boca a la espera de cumplir su sueño: ser de Primera.

 Además, también Integró el seleccionado nacional: Sub 15 y Sub 17. En el sudamericano de la categoría sub 15, que se disputó en octubre del 2007 en Brasil, fue titular y marcó dos goles.