La terapia de los botines

Desamparados tiene quien lo escuche

Por primera vez en la historia del fútbol local un club incorporó institucionalmente la psicología. Desde hace unos meses el plantel de Víbora tiene el apoyo de un especialista. Cómo es esta nueva “incorporación” en un tema señalado como tabú en el mundo de la pelota. Por Fabio Cavaliere.
martes, 17 de enero de 2012 · 09:42

Por Fabio Cavaliere
fcavaliere@tiempodesanjuan.com

Hace algunos años nomás, un técnico de la primera división del fútbol argentino rechazó tener un psicólogo dentro del equipo. Se especuló con que iba “a llevar o traer” y la intimidad del plantel se iba a transformar en un cabaret.  Hasta hoy en día es visto con recelo por algunos, que un profesional que no haya pateado una pelota conforme el equipo de trabajo dentro de un plantel.   

 Sin embargo, desde octubre Desamparados incorporó al Licenciado en Psicología Carlos Cepeda (MP 712) quién presentó un proyecto y fue aprobado por los dirigentes. El hecho no tiene antecedentes en el fútbol provincial ya que Sportivo es el primer club que integra la psicología en forma institucional. “Es un proyecto integral para optimizar el rendimiento del equipo”, define Carlos quién recibe la colaboración de Mariano Carrizo, estudiante avanzado de psicología.   

El plan fue presentado en septiembre después de que asumió el presidente Ricardo Salvá. “Lo pensaron y nos juntamos con la Comisión Directiva a charlar, luego lo evaluaron y nos incorporamos”, cuenta el psicólogo.     

Puesto que una cuestión inédita en San Juan y que puede generar desconfianza en el ambiente, Carlos, ante todo, remarca que “el liderazgo principal lo tiene el técnico, que es el líder futbolístico y anímico del grupo” y que “el secreto profesional rige a muerte”.
Tanto Carlos como Mariano destacaron que el nivel de exigencia cambia por el Nacional B ya que se debe trabajar  como se adapta un equipo a una nueva categoría aunque ambos destacaron  que se encontraron con un grupo humano muy bueno y que se puede trabajar cómodamente.

Según Cepeda se trabaja a nivel grupal con charlas para lograr la cohesión, comunicación, resolución de conflictos. Y a nivel personal se trabaja con la consulta del jugador, con el planteo que él haga.  En tanto, Mariano lo acompaña con la observación y la dinámica del grupo.

Se definen como un soporte que está para cuidar el aspecto afectivo: “Nosotros recolectamos datos, luego los elaboramos y los contrastamos. Por ejemplo si el técnico, me pregunta cómo lo veo a tal, ‘le digo mejor o bien’ pero no le puedo decir nada de lo que el jugador charló personalmente conmigo. No puedo filtrar información a nadie”. 

Carlos explica que la psicología busca fortalecer aspectos que los jugadores ya traen y se trata  de potenciarlos: “El fútbol es un trabajo pero no deja de ser un juego”.

Aunque saben que los jugadores deben bancarse la presión de la familia, del técnico, de los dirigentes, de la hinchada: “Si un jugador es líder o tiene fortaleza, buscamos que dure más o se afiance en esa fortaleza” cuenta el ex docente de la Universidad Católica.

Uno de los problemas que más abundan en los futbolistas por ejemplo es el desarraigo. “Nosotros lo  trabajamos para que lo lleven bien o mejor. O si un jugador va al banco, trabajamos tratando de sobreponer los objetivos grupales por sobre los individuales”, dice el también hincha puyutano.

Los jugadores se adaptaron rápido ya que la mayoría se acercó a charlar: “Vos te ganás el respeto mostrándote muy cercano pero siempre profesional” expresa el hombre que admite que los jugadores lo llaman “licenciado o tordo” y que hasta alguna vez lo invitaron a patear penales y se   puso a trotar con ellos.    

Con respecto al publicado enfrentamiento, un tiempo atrás, que se dio en el seno del plantel entre uno de los referentes del equipo Mauricio Del Cero y el anterior DT Marcelo Bonetto, Carlos sólo dijo que ellos no participaron y que “sólo sugerimos que se acercaran al diálogo”.
“Es difícil formar un solo grupo porque siempre te llevás mejor con otro y no se puede ser amigo de todos, pero por lo menos tener un buen trato y llevarte bien. Porque si se forma varios grupos se pierde sinergia”, explica el psicólogo.      

Por último, Carlos y Mariano dan su visión con respecto al equipo con el que trabajan y se la juegan “es un grupo buenísimo, seguro que se van a salvar del descenso”.   

Para Dillon es una herramienta más

En Nuevo técnico de Desamparados, Ricardo Dillon, ya tiene experiencia de trabajar con psicólogos en su plantel: “Estoy de acuerdo con que trabajen, me parece que es una herramienta más, como el kinesiólogo, el médico, el preparador físico”.  Según el psicólogo Carlos Cepeda con Bonetto (anterior DT) charlaron “muchísimo” y ahora el “Flaco” los “incorporó con la misma línea”.

En tanto, para el presidente “víbora”,  Ricardo Salvá el trabajo fue positivo: “Sirvió para enlazar a los jugadores ya que mucho no se conocían y es fue bueno para el grupo. Está demostrado que la psicología en el deporte sirve y es una ayuda extra”


Comentarios