fútbol de verano

El Rojo y el Ciclón no se sacaron diferencia

En Mar del Plata y por la Copa de Oro, el 'Ciclón' y el 'Rojo' igualaron 0 a 0 en el primer cotejo del año para ambos, que tuvo poco fútbol y algunas situaciones de riesgo para cada uno. Los dos se presentaron con muchos suplentes y serán los próximos rivales de Boca.
jueves, 12 de enero de 2012 · 23:09

Cuando los televidentes son testigos de partidos de fútbol como el que animaron San Lorenzo e Independiente en la ciudad de Mar del Plata, se preguntan verdaderamente para qué se juegan los torneos de verano. Poco fútbol, mucha lucha, abundantes imprecisiones y escasas conclusiones para ambos equipos, que empataron 0 a 0 en el José María Minella de la localidad balnearia y al menos se irán del estadio con la satisfacción de no haber caído en el comienzo del año.

Durante el transcurso del primer tiempo, el cotejo fue parejo. El "Ciclón" empezó mejor y Emmanuel Gigliotti tuvo dos claras ocasiones como para abrir el marcador, sin embargo, y como le viene sucediendo desde los últimos compromisos del Torneo Apertura, el balón siempre finalizó desviado. El "Rojo" levantó con algunas insinuaciones del "Patito" Rodríguez y buenos centros de Walter Busse desde la derecha: uno de ellos, que conectó muy bien de pique al piso Brian Nieva, fue tapado de manera monumental por el arquero Nereo Champagne.

Y en la segunda mitad no cambió demasiado el desarrollo del juego, aunque los dirigidos por Leonardo Madelón lucieron levemente superiores y exigieron en mayor forma a Diego Rodríguez, que ocupó la valla del conjunto de Avellaneda. Igualmente, cada equipo contó con chances peligrosas que se estrellaron en los palos; Nahuel Benítez falló un mano a mano, mientras que el debutante Patricio Vidal estuvo a punto de romper la paridad en la jugada siguiente.

Como positivo, el elenco de Boedo se llevará los buenos papeles de Champagne (pelea palmo a palmo con Migliore la titularidad para el campeonato), de Germán Voboril en su regreso y la grata aparición de Ramiro Arias, un lateral izquierdo que entró por el esguince de tobillo que sufrió José Luis Palomino. Del otro lado, el "Diablo" tuvo la oportunidad de mostrar en cancha a nuevos proyectos como Fabián Monserrat y esporádicas maniobras de Busse, volante al que Ramón Díaz intenta recuperar tras un nefasto 2011.

El resultado fue justo y estuvo bien. Se notó la gran cantidad de futbolistas habitualmente suplentes en el campo y quedó claro que tendrán que mejorar notablemente si desean ganar minutos en las competencias oficiales.

Un buen número de público se acercó al escenario marplatense, aunque la novedad pasó por el lado de Independiente: la "barrabrava" se reunió en la zona alta de la cabecera, se agolpó contra la platea, insultó a la nueva comisión directiva y abandonó la popular.

(Infobae)

Comentarios